Banner Jurídico.
Banner Internet Predial Octubre.
Banner Lluvias Corregidora

El suelo, un recurso natural no valorado

237 | 17 abril 2012 | Recursos Naturales | 1.096 vistas | comentarios
Sé sociable, comparte esta noticia

    César Chávez Nava*

    Suelo degradado.

    Terreno con erosión hídrica severa con presencia de cárcavas. Foto: Comisión Nacional Forestal (Conafor).

    Dentro de los recursos naturales, el suelo es uno de los más importantes ya que éste soporta la producción primaria. Para que se forme se requieren de cientos de años y sin embargo, en una sola lluvia, puede perderse.

    La erosión de suelos es un proceso físico que significa el desprendimiento y arrastre de las partículas que forman el suelo a través del agua, del viento o por la acción humana. Se entiende como degradación de suelos al proceso que disminuye la capacidad real y/o potencial del suelo para producir bienes como la producción de alimentos o prestar servicios ambientales tales como la infiltración de agua (FAO,1997).

    La principal causa de la erosión de suelos es la deforestación asociada a los cambios de uso de suelo y actividades agropecuarias. Se han calculado diversas cifras de deforestación que van desde las 350 hasta 800 mil hectáreas por año (Semarnat,Conafor,UNAM).

    En épocas recientes, el suelo ha sido considerado como un recurso natural no renovable por lo difícil y costoso que resulta recuperarlo o mejorar sus propiedades después de haber sido erosionado o deteriorado de manera física y química.

    El 64% de los suelos de México presentan problemas de degradación en diferentes grados que van desde una degradación ligera a una extrema. Sólo el  23% del territorio nacional cuenta con suelos que mantienen actividades productivas sustentables o sin degradación aparente.

    De la superficie degradada, el tipo de erosión más importante es la hídrica (causada por el agua) que afecta el 37%; la erosión eólica (causada por el viento)  que afecta el 15%; la degradación química (salinización y contaminación por desechos urbanos e industriales) que afecta a 13 millones de hectáreas (Conafor, 2006).

    En Querétaro, la erosión hídrica muestra un valor de pérdida superior a las 200 toneladas por hectárea cada año en las regiones de la Sierra Gorda, Sierra El Rincón (Huimilpan y Amealco) y Cerro El Zamorano (El Marqués y Colón), cifra que representa una afectación del 23 % del territorio estatal con erosión muy severa. La erosión severa está presente en el 24% con tasas de pérdida de 50 a 200 toneladas, 21% tiene erosión moderada al registrar una pérdida de 10 a 50 toneladas y en el restante 32% se tiene una erosión ligera con valores menores a las 10 toneladas de pérdidas de suelo por hectárea por año (Sedesu, 2002).

    Las cifras anteriores muestran la necesidad que existe de privilegiar políticas públicas que combatan las causas de la degradación de suelos y no solamente sus consecuencias. Para ello es necesario que los programas oficiales y las practicas de conservación de suelos que se promueven, sean con el objetivo de hacer las tierras productivas ya que “para pensar en cuidar el medio ambiente, es necesario comer por lo menos una vez al día” (WWF).

    *Ing. Forestal, Maestro en Ciencias en Ingeniería (Hidráulica).

    Correo Electrónico: cesar.chavez66@gmail.com

    Twitter: @chanace

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

    Comentar

    Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

     Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

    Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

    * campos requeridos

    Comentario

    ¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

    Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

    Ingresa tu e-mail:

    Actualizaciones entregadas por FeedBurner