Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El priísmo está para Kafka

252 | 31 julio 2012 | Desde Nuestra América | 226 vistas | 1 comentario

Oscar Wingartz Plata*

Priístas.

Con sus dichos, algunos priístas han caído en una serie de sinsentidos. Foto: Especial.

Vamos más allá de un mes de las elecciones efectuadas en nuestro México con los resultados conocidos por todos, es decir, de una catarata de denuncias, desaseos, triquiñuelas, simulaciones y demás “linduras” que arrojaron los comicios celebrados. Entre otros asuntos a considerar está el hecho de la escasa probidad mostrada por los órganos electorales para atender con solicitud, prontitud y atingencia el cúmulo de denuncias vertidas a partir del proceso comicial. Esto ha dejado una cauda de inconformidad que un sector representativo de nuestra sociedad ha puesto sobre la escena social.

No podemos simular ni ser omisos ante las demandas ciudadanas como lo ha querido hacer ver la televisión y los demás medios de comunicación masiva. Se hace esta puntualización porque –una vez más– de manera reiterada se quiere imponer la idea de que las elecciones “no tienen vuelta de hoja”, que todo ya está dicho. Falso de toda falsedad. Estas elecciones todavía tienen un largo trecho por delante, esto no se ha terminado, se deben aclarar de manera puntual todas y cada una de las denuncias para tener certeza, credibilidad, probidad y legalidad. De no ser así se cometerá –una vez más– otro atraco a la voluntad ciudadana. Afirmar o decir lo contrario es engrosar las filas de la simulación, el solapamiento, así como estimular los juegos sucios y truculentos.

Este aspecto debe ser retomado con suma pertinencia: las elecciones para considerarse concluidas deben estar circunscritas en un marco donde los diversos actores políticos, sociales y electorales estén de acuerdo en la forma y en el fondo. No se trata de amañar de forma aviesa los procedimientos para beneficiar a una agrupación en lo particular, esto es precisamente lo que no se desea. Este es el escenario que se nos ha querido imponer, el de una contienda concluida. Como se puede apreciar, no se puede aceptar una conclusión de ese calibre, porque, objetivamente las elecciones estuvieron viciadas de origen. Este elemento se ha visto enriquecido con las pruebas aportadas por el Movimiento Progresista sobre la forma tan desaseada como se desarrollaron las elecciones. No son impertinencias ni exageraciones, son pruebas que tienen una enorme consistencia y fuerza argumentativa.

En este tenor, en días pasados leí una noticia que confirma el título de esta entrega. Ante la avalancha de pruebas en contra del PRI, respondieron de la manera más increíble, absurda y desproporcionada al retomar uno de los argumentos más manoseados y remanidos: “López Obrador nuevamente muestra sus delirios mesiánicos y la vocación autoritaria que siempre lo ha caracterizado” (La Jornada, 27/07/2012). El planteamiento es, ¿qué argumento pueden proponer ante el supuesto autoritarismo de López Obrador? Si precisamente una de las “piedras angulares” del PRI ha sido su vocación autoritaria y antidemocrática. Esto realmente es para Kafka por lo insólito, increíble, descabellado. Parece que los priístas vivieron en Praga, después llegaron a nuestro país, por lo absurdo de su proceder. Podemos preguntarle a la cúpula priísta ¿cuáles han sido sus formas fundamentales de Gobierno? Podemos proponer dos ejemplos elocuentes: Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez, “preclaros demócratas y estadistas de altura”.

Más adelante lanzan otra “perla kafkiana” al afirmar que López Obrador: “apuesta a la insensata ruptura institucional”. Esta “obra maestra de la oratoria” es para los anales de lo inconmensurable, del sinsentido, del mundo bizarro. La pregunta de rigor es: ¿Qué entiende por la ruptura institucional? Si precisamente ellos se han pasado la institucionalidad por donde han querido, muestra de ello es el total desaseo de las pasadas elecciones, donde los gastos de campaña realizados por esa agrupación política rebasan con creces lo permitido por la ley, sólo es cuestión de ver la cantidad de dinero que se gastaron sólo en el Estado de México, “baluarte electoral” del PRI. ¿A esto le llaman respetar la institucionalidad? Simplemente estas afirmaciones no tienen ni píes ni cabeza. También podemos preguntar con total pertinencia, “la institucionalidad” de la que tanto se jactan ¿dónde está?, ¿quién la práctica?, ¿realmente la conocen? El concepto que se enuncia tiene un carácter polisémico, se pueden proponer dos sentidos de la misma: Primero, se refiere al respeto que nos merecen las instituciones en sus diversos grados y niveles, donde la competencia de cada una de ellas es respetada y promovida como una forma de vida hasta alcanzar contenidos de una auténtica vida democrática y participativa, sin mañas, manipulaciones, coacciones ni miedos. Segundo, puede hacer referencia a una uniformidad acrítica, autoritaria, ciega entendida como la decisión unipersonal emanada del “jefe” que dice qué es “lo institucional y qué no lo es”.

En este sentido, el uso que hacen de las palabras los priístas es literalmente faccioso y oscuro, al querer aplicarle un sentido que objetivamente no tienen, y que ellos le quieren atribuir como sensores del sentido de la realidad. Debemos decir que su comprensión de “la institucionalidad” es todo, menos lo que ellos están afirmando. No nos dejemos confundir, ni manipular, el uso de los conceptos tienen un sentido claro y explícito. Lo demás es una burda manipulación.

Para rematar advierten que el PRI no permitirá “el resquebrajamiento del orden institucional y democrático de la República (y) seguirán acreditando ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la legalidad de la elección presidencial y la solidez del sistema electoral mexicano”. Con esta afirmación podemos comprobar una vez más que el priísmo vive en un mundo paralelo, en un mundo donde la mentira es la moneda de uso corriente; lo realmente importante para ellos es “ganar la elección a como dé lugar”, lo demás son fachadas legaloides y simulaciones pseudodemocráticas. El cuestionamiento es: ¿cuál orden institucional y democrático? Parece que tienen una idea bastante sui generis de ambos conceptos. Hay que decirlo una vez más, el priísmo desde su fundación nunca ha sido una agrupación democrática, menos participativa, ha sido una agrupación vertical con mando único, entendido como “el jefe único”, es decir, el personaje que estaba en la Presidencia en turno. No se pueden aceptar estos “argumentos”, no son otra cosa que cortinas de humo para distraernos de los asuntos realmente medulares.

Rematan sus acusaciones diciendo que: “México no puede ser rehén de los caprichos de un mal perdedor”. Aquí tenemos que ir por partes, primero, ¿por qué el Movimiento Progresista debe aceptar un resultado viciado y fraudulento? ¿Acaso la aceptación de un resultado amañado y turbio es síntoma de buen perdedor?, ¿por qué debemos aceptar como Presidente a un personaje salido de una elecciones por demás cuestionadas y desaseadas? Finalmente, el Movimiento Progresista junto con millones de ciudadanos merecemos un país verdaderamente renovado, probo, solvente, honesto; no el remedo de política y políticos que se nos quiere imponer. Estas elecciones no han concluido, debemos exigir la plena limpieza del proceso y la sanción de los delincuentes electorales.

*Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. En Mexico se necesitan lideres de carne y hueso reales y con convicciones, o al menos UNO y yo no veo a NADIE .Estamos inmersos en una corrupcion que ojala las siguientes o la siguiente generacion supere.Muchos candidatos electos de diversos cargos dan pena ajena,no me explico como los diversos partidos los postularon y me refiero a todos los partidos sin exepcion.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner