Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Más allá del resultado

248 | 4 julio 2012 | En Pocas Palabras | 719 vistas | comentarios

Nahum G. Hernández Bolaños

Movimiento YoSoy132.

Después del 1 de julio, los ciudadanos debemos seguir participando para consolidar nuestra incipiente democracia. Foto: eleconomista.com.mx

Escribo estas líneas en total ignorancia de lo que sucederá el 1° de julio, tampoco es de mi interés comentar el hecho en sí, más bien señalar lo que como sociedad tendremos que resolver más allá del resultado.

En primer lugar, por la propia lógica de nuestro comportamiento, habrá que dar un tiempo para visualizar la realidad que se nos presente y la estrategia, es decir, la forma de vivir ante tal perspectiva. Así, primero habrá que esperar a que se forme el sedimento social, por ahora suspendido todavía entre consignas partidistas, la algarabía de la victoria y las exclamaciones de la frustración.

Sin duda, el principal reto será lograr la paz en el país y en ello tendrá que involucrarse ineludiblemente los distintos sectores de la sociedad, sólo con ellos se logrará fortalecer a las instituciones, este es un verdadero cambio estructural, además de aquellos que tanto se mencionan, hasta el punto que a nadie ya le quedan claros.

En teoría una democracia no puede subsistir sin un cierto grado de adscripción de los ciudadanos a una ética institucional; tampoco puede hacerlo si la ciudadanía no desarrolla un sentido de pertenencia y apropiación de las instituciones. Fortalecer la democracia implica entonces reducir la distancia entre gobierno y los ciudadanos, de ahí la importancia de ambos en la construcción y fortalecimiento de las instituciones y de la propia democracia. Se deben crear condiciones que fomenten el sentido de apropiación de las instituciones y, en consecuencia, recobrar la confianza en ellas, esto abre las posibilidades para que los ciudadanos se adscriban y actúen con base en principios democráticos y, además, impulsen su organización y fortalezcan la opinión pública, de forma tal que ello propicie cambios en las prácticas políticas más allá de los principios procedimentales de la “democracia”.

Así, una cultura democrática equilibrada debe basarse en una relación de apropiación de las instituciones, lo cual sustenta la confianza hacia ellas y consolida al mismo tiempo la identidad ciudadana. La ciudadanía y las instituciones pues, no se construyen autónomamente ni distanciadas, sino en correlación.

La lógica más fundamental indica que todo gobierno naciente no podrá enfrentar ningún reto sin antes fortalecer a sus instituciones, la debilidad del Estado en el sexenio que agoniza es evidente, ningún muro se sostiene sin cimientos y para muestra ahí están los resultados. La gran pregunta es saber si los mexicanos estamos conscientes de nuestra responsabilidad en la delimitación y fortalecimiento de cada institución; me temo que no,  desde ese momento todo inicia mal y se vuelve un círculo vicioso. Es por ello que movimientos como #YoSoy132 dan muestra de que al menos esa conciencia existe y puede crecer más allá de la coyuntura electoral. Al tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner