Banner Jurídico.
Banner Sorriso

José Miguel Urbina Franco, un “homicida prefabricado” en Querétaro

277 | 12 febrero 2013 | El Marqués | Querétaro | 302 vistas | 1 comentario
  • La revista Proceso difunde que el expediente del joven de 19 años, preso en Querétaro, está plagado de inconsistencias y anomalías.

Redacción

Presentan a Miguel Urbina Franco

Presentan a Miguel Urbina Franco con la camiseta de los Gallos Blancos de Querétaro. Foto: PGJ.

La revista Proceso difundió en su portal de Internet un reportaje sobre el joven de 19 años, José Miguel Urbina Franco, acusado de asesinar a un porritas del equipo del América.

El texto firmado por la corresponsal de Proceso, Verónica Espinosa, expone las omisiones en un caso donde también advierte “inconsistencias y anomalías” en el expediente.

A continuación un extracto del reportaje especial, que detalla varias de las irregularidades en el caso de Urbina Franco, difundido por Proceso:

Lo que nunca se dijo, ni en la presentación de El Tortillas ni en el comunicado de prensa, fue que el muchacho no llevaba puesta –ni tenía– la playera de los Gallos, sino que uno de los policías ministeriales se la colocó para las fotografías.

Urbina Franco, además, había rendido una primera declaración en calidad de testigo y para la que acudió de manera voluntaria, misma que no obra en el expediente, sin que medie explicación alguna.

En su segunda comparecencia, el 10 de enero, acude también como testigo y repentinamente el MP cambia la situación jurídica del muchacho y lo señala como probable responsable.

Para ese momento, el joven mostraba huellas de golpes en el rostro que, de acuerdo con la denuncia que posteriormente presentaron sus familiares ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), le fueron causadas por los agentes ministeriales que lo detuvieron, y recibió toques eléctricos en los testículos hasta que se declaró culpable.

En los registros de la averiguación previa consta una llamada hecha desde la Fiscalía al coordinador de la defensoría de oficio, tres horas antes de la comparecencia de José Miguel Urbina ya como presunto homicida, por medio de la cual se le impuso a un defensor de oficio, Jaime Espinoza Robles, que al mismo tiempo atendió a seguidores del América que también comparecían, según detalló a Apro el abogado del joven.

A lo largo del proceso, el expediente fue integrando declaraciones de testigos que no sólo han aclarado la inocencia de El Tortillas, aun cuando éste efectivamente participó en la riña, sino que incluso han proporcionado las características de quien habría sido el verdadero homicida de Cristian Shair Bringas, así como las circunstancias de su muerte.

Nuevamente la revista política más importante del país exhibe que en la Procuraduría General de Justicia de Querétaro, a cargo de Arsenio Durán Becerra, tuercen la Ley.

En una franca contradicción señalada por el abogado defensor de Urbina Franco, la juez Consuelo Rosillo Garfias desestimó estas declaraciones y admitió como válida la supuesta confesión de El Tortillas, en la que éste no logra describir siquiera el lugar exacto del cuerpo de Shair Bringas donde habría clavado la navaja ni las circunstancias de lugar y tiempo.

Doña Ofelia, la madre de Urbina Franco, cuenta en entrevista con Apro que su hijo fue a declarar como testigo un día después del partido y la riña ocurrida en El Colorado. El lunes, afirma, su hijo “salió a pagar la luz” y el martes 10 se fue a trabajar.

Cuando volvió, ella le informó que le habían llamado los agentes ministeriales, con quienes se quedó de ver en la ermita que está en la entrada de El Colorado.

“El que nada debe, nada teme, mamá”, le dijo José Miguel. Varias horas después, el muchacho era presentado como el presunto homicida de Cristian Shair Bringas, aficionado del club América.

Una joven que lo acompañó hasta que los agentes ministeriales lo recogieron en la ermita, atestiguó que José Miguel no mostraba huellas de golpes, como las que exhibió en el rostro, especialmente bajo el ojo izquierdo, cuando lo mostraron ante la prensa.

“Mi hijo me dijo que los ministeriales lo comenzaron a golpear desde que lo subieron a la camioneta; que le dijeron ‘ya te pusimos el dedo, ya te llevó la chingada’ y le quitaron el teléfono celular”, refiere doña Ofelia.

Para el abogado que defiende a El Tortillas, lo único medular de la averiguación previa en su contra es la confesión, misma que presuntamente le fue arrancada mediante la tortura, asunto que tampoco ha podido ser dilucidado en el expediente de queja ante la CEDH.

Hasta aquí el extracto de la publicación en la revista Proceso, que además añade la aceptación del presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Miguel Nava Alvarado, en la demora para atender la queja de los familiares de José Miguel Urbina Franco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. Siguen las “simulaciones” en todo. Pobre estado de Querétaro con la mafia en el poder.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner