Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Una historia entrelazada: desigualdad, inseguridad y desconfianza

277 | 12 febrero 2013 | En Pocas Palabras | 292 vistas | comentarios

Nahum G. Hernández B.

Desigualdad.

La desigualdad es una forma de violencia. Foto: revistamascaro.com

Independientemente de las expectativas que se puedan tener en torno al nuevo Gobierno, en materia de seguridad, difícilmente encontraremos resultados respecto del ya tortuoso tema en este país, simplemente porque uno de los factores fundamentales para resolver tal ecuación es disminuir considerablemente la desigualdad social. En tal sentido, las esperanzas son pocas y los discursos vanos.

En el ámbito de lo cotidiano, a un gran sector de la población lo único que le interesa es sobrevivir, se encuentra desencantado de las instituciones y se asume desprotegido, ese es el verdadero capital de la delincuencia, mientras que exista alguien con la necesidad de trabajo y mejores condiciones de vida, se continuarán engrosando las filas de los sicarios del hambre, aquellos que están dispuestos a todo para subsistir.

Por su parte, las prácticas mal calculadas para combatir el crimen, es decir, aquellas que violentan los derechos humanos, las cuales no se justifican en un estado democrático, más bien provocan miedo y desconfianza, con ello debilitan el tejido social, cerrando así el círculo vicioso de la inseguridad.

Puntualicemos que cuando no hay confianza en las instituciones, los grupos sociales se mueven por intereses privados y las situaciones que les afectan se deciden por lógicas de poder y necesidad, esto tiene efectos disgregadores en la sociedad. Así, para tener una sociedad responsable que asuma con decisión la urgencia de responder a los desafíos de la inseguridad y la violencia, es necesario recuperar la confianza y credibilidad social.

La inseguridad no se detiene por el sólo hecho de ajustar sus impactos mediáticos. Ahí continúa y persistirá con su cauda de crueldad inexplicable. La peor noticia de todas, es que la violencia puede llegar a transformarse en una forma de sociabilidad, como tristemente ya se puede apreciar.

Finalmente, debemos señalar y reconocer que la inseguridad es una realidad compleja, difícil de explicar en una sencilla relación de causalidad, sin embargo, se ha demostrado que si bien no hay correlación directa entre violencia y pobreza. Sí la hay, en cambio, entre violencia y desigualdad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner