Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La globalización del pasamontañas

281 | 10 marzo 2013 | Una Temporada en el Infierno | 146 vistas | comentarios

Ramón Martínez de Velasco Molina

“Los títeres no están en el escenario, sino en el público”: Juan Villoro.

Las Pussyriots.

La banda Pussy Riot (“Vaginas Amotinadas”). Foto: Especial.

No sólo en los pueblos más aislados de México recurren al pasamontañas y, en su caso, a las armas.

Hace un año la banda de punk-rock feminista, “Pussy Riot”, compuesta por tres mujeres rusas que cubrían sus rostros con coloridos pasamontañas, entró al escenario mundial.

Una es estudiante de filosofía, la otra es fotógrafa, y la tercera estudia periodismo. Dos de ellas ya son madres.

En febrero de 2012 decidieron ofrecer uno más de sus conciertos-relámpago callejeros, e ingresaron a la Catedral de Cristo Salvador, en Moscú, para pedir a la Virgen Santísima que acabe con el corrupto presidente Vladimir Putin, bajo cuyo primer mandato fue asesinada la inolvidable periodista Anna Politkovskaya (7 de octubre de 2006).

El tirano y el patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa mandaron encarcelar a las tres valientes anarquistas en la prisión de Butyrskaya, donde persistieron en su derecho a criticar al presidente, a expresarse libremente, y en no pedir perdón. “Si la Policía putinista nos mete en la cárcel, cinco, 10 ó 15 chicas más se pondrán pasamontañas de colores y continuarán la lucha contra sus símbolos de poder”. Y así sucedió, no sólo en Rusia, sino también en Nueva York, Londres, Praga, Varsovia y París, por ejemplo, donde los pasamontañas coloridos se convirtieron en emblema de rebelión e indignación.

-¿Cómo veis a Rusia bajo un nuevo reino con Putin?, les preguntaron.

-Como una dictadura del Tercer Mundo, con todo su mierdoso glamour, niveles de corrupción escandalosos, falta de independencia parlamentaria, un sistema político disfuncional y un gran conformismo con respecto a la política oficial del Gobierno.

Así respondieron las activistas, dos de las cuales continúan en prisión.

La otra huyó, con rumbo desconocido.

No hacia México, claro está, si nos atenemos a aquella respuesta.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner