Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Ecología para Todos

299 | 23 julio 2013 | Fuera de Foco | 141 vistas | 1 comentario

Jorge Filipponi Schpilman*

Mensaje tigre zoológico.

Una de las imágenes que circulan en redes sociales. Foto: Internet/Facebook.

Con cierta frecuencia, llegan a mi página de Facebook, anuncios con imágenes de animales torturados, que –acompañadas de un texto– demuestran la inusitada crueldad de la que son capaces algunas personas.

En una de las tantas que he recibido, se observa un imponente tiburón blanco en su hábitat, y junto a él, un buzo que al parecer lleva en sus manos una cámara fotográfica. El texto de esta imagen es el siguiente: “Este es el animal más peligroso del mundo –en referencia al buzo–responsable de millones de muertes al año, a su lado podemos ver un tiburón blanco nadando tranquilamente”. Finalmente, y en la parte inferior de la imagen, dice: “HUMANOS Los verdaderos depredadores a los que temer en este planeta”.

Para comenzar, creo poco feliz meter a todos los humanos dentro de la misma bolsa, ya que en el decurso de la historia, han existido mujeres y hombres –conocidos y anónimos–, que dieron su mejor tiempo, dejaron de lado todo beneficio personal, y hasta dieron su vida en pos de beneficiar a la humanidad.

Sin embargo, algunas personas, “bondadosas y comprometidas con la causa”, parecen ser parte de una cofradía en donde solo ellos parecen tener conciencia moral, y por lo tanto, desconocen esta realidad insoslayable, etiquetando de majadero a todo ser humano que deambula por el planeta tierra y que no adhiere a sus conceptos.

Otro dibujo que he recibido muestra a una persona abrazando un perro, cuyo texto afirma: “Ante la gran estupidez humana no queda más que abrazar a tu perro”. ¿No es esto una apología del odio hacia la raza humana, al tildar a todos de ser unos desgraciados?, de lo contrario, el texto podría decir: Ante la gran estupidez de “algunos humanos” –y que cada cual con su conciencia, se haga cargo de lo que corresponda.

En líneas generales, sería bueno saber, qué hacen por el mundo los que diseñan estos carteles. Me gustaría además, conocer sobre su nivel de compromiso por la causa que dicen defender, porque es cierto que han existido, existen y existirán personas deleznables, pero en lo personal, sé de mucha gente a la que quisiera parecerme.

Además, es evidente que este tipo de anuncios, que se comparten en las redes sociales como si fueran dulces, pasan a ser obra de algunas pocas personas que probablemente guardan un profundo y solapado rencor hacia la gente, vaya a saber uno porque razón… ¡Un psicólogo por aquí…!

Otra “raza superior”, es la nuclea a los ecologistas, que también abundan en imágenes y textos que son de lo más retorcidos, y que inducen a planteamientos como: ¿Puedo usar desodorante y ser verde?”; “¿Puedo usar determinado shampoo y ser verde?”; “¿Puedo desayunar yogurt con cereal y ser verde?”; “¿Puedo descargar música pirata y ser verde?”; “¿Puedo tomar Coca Cola y ser verde?”; “¿Tatuarse es ecológicamente permitido?”; ¿Tomar café es verde?”, y así, cientos de frases irracionales que solo provocan aburrimiento, e incitan a que uno termine por salir corriendo en busca del local de carnitas más cercano…

Estoy de acuerdo en que debemos ser cuidadosos con el medio ambiente, y eso incluye, tratar con respeto a todos los animales; sin embargo, creo muy lejano que se logre concientizar a alguien con este tipo de anuncios que solo denotan desprecio por la raza humana, y nos etiquetan como genocidas ecológicos. Más bien diría, que con este tipo de mensajes, aparentemente banales, se corre el riesgo de provocar algo tan delicado y destructivo que se denomina: rencor, confusión, fastidio y rechazo.

Por eso finalizo diciendo: Celebro que abraces a tu perro, a tu gato y a tu tiburón. Te felicito por comer vegetales y llevar una vida sana, pero también merece respeto la decisión de los demás porque en definitiva, y como dijo el filósofo William James: “Cuando debemos hacer una elección y no la hacemos, esto ya es una elección”.

*Teólogo, musicólogo y veterinario frustrado.

Conductor del programa “El Guardián de la Memoria”, que se transmite por Radio UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario

  1. Coincido contigo en cuanto a que, no se debe generalizar, o etiquetar a todos los seres humanos de los peores depredadores. Sin embargo existen especímenes que realmente no deberían de ninguna manera llamárselos humanos, por su alto grado de violencia y crueldad y no solo con los animales, si no con sus congéneres. La naturaleza se ha encargado de eliminar, si me es permitido el termino, a algunas especies, por no haberes adaptado, o por otras condiciones. Sin embargo el ser humano, si lo ha hecho y con plena conciencia de sus actos y quizás de sus consecuencias, pero lo sigue haciendo. Ya es un hecho declarado sobre el rinoceronte negro y su extinción. Y creo que no viene al caso, decir que otras especies de animales o plantas han sido extintas, gracias a la acción del hombre. Sobre que motiva a quienes realizan estos cartones, quizá sea hacer conciencia de que no debemos de actuar o atentar contra otras vidas, sin motivo o razón alguna. Quizás, cuando debemos hacer una elección y no lo hacemos, dependiendo del caso de que se trate, yo lo llamaría apatía, desinterés o mala elección. Recomiendo el libro el Quinto Día del autor alemán Frank Schätzing.

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner