Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Los institutos electorales ¿desaparecerlos o fortalecerlos?

298 | 16 julio 2013 | Reflexiones y Propuestas | 101 vistas | comentarios

Cecilia Pérez Zepeda*

Decrédito del IFE

Una manifestación de ciudadanos tras los resultados electorales del año 2012. Foto: www.lajornadajalisco.com.mx

No tengo la menor duda que una de las reformas más importantes que desde ahora se apuntala para el siguiente periodo legislativo es la Reforma Política, y en ella la férrea idea de transformar al Instituto Federal Electoral (IFE), en Instituto Nacional Electoral (INE), así como también la eliminación de los treinta y dos institutos electorales estatales en el país.

Primero fueron los partidos políticos PAN, PRI y PRD quienes anunciaron (dentro del marco del “Pacto por México”), la creación una autoridad electoral de carácter nacional, que se encargaría de organizar, y vigilar tanto de las elecciones federales, como estatales y municipales.

Hoy hace unos días, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), ha manifestado que hará llegar al órgano rector del “Pacto por México”, su propuesta de reforma relativa a sustituir a los treinta y dos institutos electorales locales por un organismo nacional, “es momento de sustituirlos” expresó con énfasis su presidente Juan Pablo Castañón.

Al parecer de un tiempo para acá, a las mudas autoridades electorales locales el tiempo no les ha favorecido en lo más mínimo, veamos:

En el informe legislativo que dieran a conocer los diputados y senadores integrantes de la comisión especial para el seguimiento a los procesos electorales resaltaron por lo menos tres situaciones preocupantes:

  • a) La sumisión de algunos institutos electorales a los intereses de las administraciones estatales en estos comicios;
  • b) La intromisión/injerencia de los gobernadores y servidores públicos;
  • c) Institutos electorales serviles a intereses partidistas (casos Hidalgo, Aguascalientes y Veracruz).

Es imposible dejar de mencionar el inoperante programa de resultados electorales preliminares (PREP), en el estado de Baja California, cuyo costo de contratación por parte de la autoridad a la empresa PROISI, alcanzó los cinco millones de pesos, para que al final del día nadie haya podido conocer los resultados preliminares de esa elección (una rayita más al tigre).

Y el estudio denominado “Parámetro Estatal 32” ejecutado por Parametría en marzo de este año, mediante el cual explica que la confianza que los ciudadanos depositan en estos organismos cambia de estado a estado y que ha venido disminuyendo a lo largo del tiempo, propiamente desde el año dos mil siete.

El 51% de los entrevistados dijo tener “mucha” o “algo” de confianza en ellos, para el año en curso las opiniones se muestran invertidas: el 52% dijo tenerles “nada” o “poca” confianza. Según la carta paramétrica de 2007 a 2013 hubo un aumento de seis puntos en la desconfianza que tienen los ciudadanos de estos órganos locales, un elemento de impacto en la imagen de los mismos, es la elección de los funcionarios que integran los consejos, es decir, los tomadores de decisiones, los casos de cumplimiento de cuotas por parte de los propios partidos para integrarlos y no los méritos propios de los aspirantes, lo que contribuye a la imagen de imparcialidad que estas instituciones deben tener.

El estudio señala que comparando los resultados sobre la confianza que la ciudadanía tiene del Instituto Federal Electoral (IFE) con los obtenidos por los institutos locales, podemos observar que el IFE hasta el año 2011 gozaba de mayor confianza. En 2009, el 57% dijo tener mucha o algo de confianza en esta institución; para 2011 ese porcentaje disminuyó a 49% y en la más reciente medición, la tendencia se invirtió; 51% dijo tener nada o poca confianza en el IFE, a lo largo de cuatro años, el Instituto Federal Electoral ha perdido diez puntos en la confianza que le inspira a los ciudadanos.

El documento concluye que los institutos electorales locales, presentan grandes retos para su supervivencia, y que llama la atención las reglas no estandarizadas de los mismos, en cada estado el funcionamiento de estos órganos se rige por diferentes lógicas, incluso no hay un parámetro para la duración de los cargos de los consejeros que los integran o el número de consejeros, el reparto de puestos y la disputa entre partidos y gobiernos locales por mermar su autonomía, lo que podría representar un problema en la legitimidad de los “árbitros” electorales.

Por muchos estudios que se hagan y resultados negativos que siga arrojando cualquier instrumento respecto “del actuar” de estas instituciones, sigo pensando que no son las instituciones como tal, las que “han dejado de ser útiles” como se pretende justificar hoy.

No hace mucho, México contó con treinta y dos institutos unidos y fuertes que levantaron la voz logrando revertir esta misma idea que se había plasmado en la reforma política constitucional del año 2007. Y hay que decirlo fuerte y claro, si hay que voltear a ver “a alguien” debido a la situación que atraviesan los agonizantes institutos electorales y a su inminente desaparición, indudablemente tendrá que ser a las y los consejera/os electorales del país y a sus presidentes porque no se han atrevido de una buena vez a levantar la voz para defender con argumentos sólidos (que sobran), con numeralia, con tenacidad, astucia, y una buena estrategia nacional a tan noble e importante institución y porque en algunos casos su conducta ha dejado mucho que desear.

Los consejeros electorales están mal si no hacen nada al respecto (como hasta hoy), de hecho van retrasados en cualquier defensa, y no debieran seguir sentados observando cómo van muriendo, no deben jugar el papel de los “convidados de piedra” en el tema, al contrario, ellos son candidatos naturales/ actores principales para revirar otra vez esta idea.

Sería muy grave permitir la desaparición de los institutos electorales solamente por revanchas políticas, ¿Por qué desaparecerlos? ¿Y si mejor se pensara en fortalecerlos? Otorgando las verdaderas herramientas para hacerse obedecer, porque si los legisladores están pensando en la creación de un INE, con los vicios de origen que actualmente tenemos como el procedimiento de selección de quienes lo integrarán (bajo cuotas partidistas), el resultado será exactamente el mismo que tenemos hoy solo que ahora la institución se llamará diferente.

Uno de los temas medulares en este asunto es, que los partidos políticos, mejor deberían preocuparse por mantenerse al margen (incluidos los gobernadores) de la elección/selección y nombramiento de los consejeros electorales, es decir, consensuar un procedimiento diferente al que se tiene ahora. Aseguro que con esta reforma tan simple para los ciudadanos, pero tan difícil para los partidos ganaríamos más que con la idea de desaparecerlos.

Otro tema sería unificar en todo el país criterios de integración, género, salarios, duración, facultades y competencias como órgano colegiado, ¿será necesario borrar la experiencia adquirida para empezar de nuevo

Ojalá que no, ya hemos visto lo que pasa cuando se toman ese tipo de decisiones.

*Abogada. Estudiosa del Derecho Electoral y Constitucional.

Ex presidenta del Instituto Electoral de Querétaro (IEQ).

Twitter: @CEPEREZZ001

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner