Banner Jurídico.
Banner Sorriso

A Rosendo lo ejecutaron, aseguran sus familiares

335 | 29 abril 2014 | Corregidora | Querétaro | 302 vistas | comentarios
  • Uno de sus amigos sostiene que, incluso, vio el orificio del disparo en su cráneo, el cual no aparece en la acta de defunción.

Redacción

Erick Alfonso.

Erick Alfonso, fue uno de los jóvenes que resultó herido por un impacto de bala en la espalda, el pasado 30 de marzo,. Foto: Libertad de Palabra.

Corregidora, Qro.- El domingo 30 de marzo, tras un día de trabajo, 4 jóvenes decidieron salir a tomar unas cervezas en Corregidora, Querétaro, municipio conurbado con Guanajuato.

Todos son compañeros en un negocio de carnitas, al que acostumbran ir a alimentarse elementos de la Policía Municipal.

Rosendo, Martín, Rodrigo y Omar empezaron a beber desde las 3:30 de la tarde de ese domingo.

Alrededor de las 10 de la noche, se dirigieron hacia la localidad de La Cueva, en el municipio de Corregidora, ahí encontraron a su compañero Alfonso, joven de 17 años de edad, quien se unió al grupo para convivir y pasar el rato.

Los jóvenes que viajaban en una camioneta, identificaron a un conocido cuando presuntamente estaba siendo extorsionado por elementos de una patrulla de la Policía Municipal.

Con los ánimos encendidos por el alcohol, se atrevieron a hacer señas obscenas y a gritarles a los oficiales: “puercos” y siguieron su camino.

Cuatro de los ocupantes de la camioneta aseguraron, en entrevista con Libertad de Palabra, que jamás habían tenido problemas con la Policía.

“… como andábamos tomados los agredimos”, admitió Omar.

Los jóvenes no creyeron en que los policías los seguirían tras este incidente, sobre todo porque se introdujeron al estado de Guanajuato.

Las patrullas los siguieron, pero Rosendo Mendoza Estrada, quien conducía la camioneta, trató de calmar a sus compañeros al insistir en que no avanzarían muy adentro.

Los jóvenes a bordo de la camioneta pasaron diversas localidades, entre ellas, Sabanilla, Puerto de Sabanilla, y pensaron que al atravesar la localidad de Charco Blanco, los policías se detendrían y regresarían a Corregidora.

Sin embargo, empezaron a escuchar que los elementos realizaron detonaciones al aire y después directo al vehículo.

Uno de los impactos acertó en la espalda de Alfonso, quien recordó que escuchó al menos 30 detonaciones por parte de los policías.

Rosendo, lo tranquilizó y le prometió que lo llevarían a curar a la localidad de Coroneo.

“Disparaban del lado izquierdo, del lado del conductor, para que nos detuviéramos”, recordó Omar.

Una de las balas impactó primero en un neumático del vehículo, y otra encontró después a Rosendo.

Los servidores públicos, a bordo de la unidad número C-005, les dieron alcance y los embistieron, la camioneta en la que viajaban los jóvenes quedó fuera de la carretera.

Rosendo detuvo y apagó el vehículo. Y salió con los brazos hacia arriba.

– “Ya estuvo”. Esas fueron sus últimas palabras.

Un policía se acercó a él y lo ejecutó con un disparo en la sien. Sus amigos relataron que lo vieron desplomarse. Alfonso, el joven que consumió menos alcohol y quien tiene recuerdos más vívidos de aquella noche, incluso recordó que el impacto fue en la sien.

Tres de los cinco varones que fueron agredidos, narraron a Libertad de Palabra, que ellos ofendieron a los policías de Corregidora, quienes balacearon la camioneta en que viajaban y le dieron el tiro de gracia al chofer en el estado de Guanajuato.

De nada sirvió que una mujer policía se atravesara para decirle a sus compañeros que dejaran en paz a los jóvenes.

Tampoco resultó útil que les advirtiera que el herido era el del negocio de las carnitas a donde suelen ir a desayunar.

– “Es el de las carnitas, es el de las carnitas”.

– “Nos vale madre, vamos a ver quién es más hombre. Aquí los vamos a enterrar vivos a los hijos de su puta madre”, recuerdan los jóvenes que les dijeron.

Con pistola en mano, los policías les ordenaron a los demás ocupantes de la camioneta que salieran.

Pensaron que a ellos también los ejecutarían.

Alfonso, quien fue sacado del vehículo del lado del chofer, recuerda haber visto el orificio en el cráneo de Rosendo, a quien vio quejarse en el suelo con los ojos entreabiertos.

También que los policías no lo ayudaron, al contrario comenzaron a golpear su cuerpo moribundo.

Alfonso y sus compañeros también recibieron el castigo de los oficiales hasta que un soldado se acercó y les preguntó a los oficiales: “¿todo bien?”.

“Todo bien, jefe”, recuerdan que le contestaron y dejaron de golpearlos.

No obstante, trataron de intimidarlos para que declararan que traían armas y que accidentalmente hirieron a su compañero Alfonso y mataron a Rosendo.

Pero los 4 jóvenes rechazaron llevar armas o drogas.

Rosendo Mendoza Estrada, dejó a dos niños, uno de 4 y otro de 5 años de edad.

Su familia, está exigiendo que los policías –a los que acusan de actuar de manera cobarde– paguen.

Su hermano Gustavo Mendoza no quiere que el nombre de su hermano quede como el de un criminal, como lo han difundido en los medios oficiales del Gobierno Municipal de Corregidora.

“Por qué no ponen la realidad en sus boletines (…) dicen que mi hermano era delincuente, que era narcotraficante, que traía armas y drogas, que burló un retén judicial y disparó de una pistola 9 milímetros”.

Rosendo era una persona que no permitía abuso por parte de los policías, los cuales trataron de evitar, en varias ocasiones, el pago de su consumo cuando visitaban el negocio donde trabajaba, dijeron sus familiares.

Su cuñada, Lichenidd Rodríguez Jaramillo, comentó que esto le generó complicaciones, pues los uniformados lo hostigaban y pretendían levantarle una infracción por cualquier motivo.

La madre de Alfonso, Adela González Villegas, recordó que no es la primera vez que los policías agreden a su hijo. El pasado 25 de noviembre lo confundieron con un joven que había robado una camioneta y le propinaron una golpiza.

“… no sé por qué sean así. Se supone que están para cuidar, no para maltratar”, cuestionó.

Por el momento, los familiares tienen previsto iniciar una queja en la Defensoría de Derechos Humanos de Querétaro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner