Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Brayan, un expediente más en Querétaro, en el olvido

345 | 9 julio 2014 | Corregidora | Querétaro | 462 vistas | comentarios
Señora María Cruz.

El apoyo que el gobierno de Corregidora dio a la señora María Cruz de León, fue de 500 pesos. Foto: Libertad de Palabra.

  • Si pudiera, la señora María Cruz de León, dice que buscaría todos los días a su hijo desaparecido en septiembre de 2013.

Iván Aldama Garnica

Querétaro, Qro.- Con la impotencia de no poder emprender una búsqueda para localizar a su hijo Brayan, la señora María Cruz de León Apolonio, reclama a las autoridades tanto del Gobierno Municipal de Corregidora como de la Procuraduría de Querétaro, que hayan olvidado el caso de su hijo.

Han pasado 9 meses desde que José Jesús Brayan Cruz de León desapareció después de hacer un encargo en el taller mecánico donde trabajaba, ubicado en la colonia Santa Bárbara del municipio de Corregidora, pero las investigaciones no avanzan.

En el caso de Brayan, las autoridades de la Procuraduría de Querétaro sí iniciaron una averiguación previa, a diferencia de otros casos de personas desaparecidas en los que levantan una constancia de hechos. Sin embargo, la señora Cruz de León denunció que el expediente de su hijo está en el olvido.

Con un sueldo de 116 pesos diarios, la señora María Cruz de León Apolonio, tiene que soportar –sola– los gastos de su casa y mantener a tres hijos.

Una mitad de su pago como vendedora de mostrador en una farmacia de medicamentos genéricos, se le va en la renta y gastos de la casa. La otra mitad la destina para útiles, material escolar, uniformes y pasajes de autobús para que sus tres niños asistan al colegio.

Le gustaría recorrer el país para buscar a Brayan en cada calle, cada colonia, en cada terreno baldío, inclusive debajo de las piedras, pero no tiene los recursos ni el tiempo para hacerlo.

“(Tengo) la limitante de querer llegar lejos, buscarlo, de repente, el llegar al extremo de decir, pues me salgo a buscarlo, al saber que él no está, pero que están mis hijos pequeños por los que tengo que ver día con día”.

Tras solicitar ayuda en la Presidencia Municipal de Corregidora, únicamente le llamaron para avisarle que le entregarían una beca de $500 pesos para uno de sus hijos.

La señora creyó que sería durante el ciclo escolar, pero sólo fue en una exhibición.

CONTRADICCIONES

El 20 de septiembre de 2013, Brayan se alistaba para salir a su trabajo en un taller mecánico de la colonia Santa Bárbara. Se despidió de su madre quien le dio la bendición y él le prometió regresar al día siguiente.

“Se despidió para dirigirse a su trabajo y prometiendo volver el día sábado a casa con nosotros, con sus hermanos y pues ya no llegó, ya no llegó nunca más, ya ese sábado lo esperamos y hasta el día de hoy seguimos esperándolo, ya no volvimos a saber nada”.

El joven le avisó a su madre que sus patrones le habían permitido quedarse en un cuarto para cuidar el taller, por lo que pasaría la noche ahí y regresaría a su casa al día siguiente.

La noche del 20 de septiembre a Brayan supuestamente lo mandaron a dejar unas llaves a otro taller, propiedad de los mismos dueños, el cual está ubicado en la misma colonia.

“… (Brayan) es un archivo más, es un folder más que está guardado en una bodega donde a nadie le interesa como muchas personas desaparecidas tanto de aquí de Querétaro como de todo el país. Es un archivo más, simplemente para ellos, no tiene la mayor importancia, no es un ser humano el que nos falta, al que hay que encontrar”:

María Cruz de León Apolonio.

Los patrones de Brayan sostienen que el joven salió del primer taller para hacer el encargo, pero que no regresó y que desde ahí ya no lo volvieron a ver.

Sin embargo, por lo que ha investigado con vecinos de lugar, la señora Cruz Apolonio señala que su hijo nunca abandonó su lugar de trabajo.

“… ninguno de los colonos de Santa Bárbara corrobora, nadie lo volvió a ver, a partir de que lo vieron dentro del taller trabajando, ya no lo volvieron a ver fuera”.

Según la señora María, en la primera declaración de los patrones de su hijo –ocurrida semanas después de su desaparición–, ellos negaron haber ordenado a Brayan hacer ese mandado.

No obstante, en posteriores declaraciones admitieron que sí lo enviaron a hacer el encargo, que Brayan sí salió de su negocio, pero que ya no regresó.

La señora Cruz de León asegura que su hijo es un joven responsable y trabajador que quiere mucho a sus hermanos y a su familia, por lo que no cree que se haya ido por voluntad propia.

Al contrario, sospecha que a Brayan se lo llevaron, motivo por el que pidió al procurador, Arsenio Durán Becerra, una investigación a fondo con los dueños de este taller mecánico.

Mientras una lágrima resbala por su mejilla derecha, la señora Cruz de León reclama que las autoridades no mandaron llamar inmediatamente a declarar a los dueños y trabajadores del taller donde su hijo trabajaba –a pesar de que fueron los últimos que lo vieron–, lo que les dio tiempo para armar una coartada y así desentenderse del asunto.

“… algo esconden estas personas (…) (la investigación) la dejaron muy por encima, muy a la ligera, como si no se tratara de un ser humano el que desapareció, y que es un delito más, un delito más que se comete en este estado donde todo está en silencio, donde todo está callado, donde tenemos un Querétaro bonito en el que nada pasa, que todo está bien”.

A 9 meses de que Brayan desapareció, no hay sospechosos ni detenidos y el taller donde laboraba fue cerrado.

OLVIDADO

El 12 de enero pasado Brayan habría cumplido 20 años de edad al lado de su familia. Su madre ya no quiere que los días sigan acumulándose en el expediente de su hijo.

Ya va para un año sin verlo, sin abrazarlo, sin poder estar con él.

En noviembre de 2013, cuando Brayan llevaba dos meses desaparecido, la señora participó en el programa Derecho a Saber que transmite la radiodifusora de la Universidad Autónoma de Querétaro, en el cual denunció que los elementos de la Procuraduría asignados para investigar el caso de su hijo no le reportaban avances (Libertad de Palabra edición número 316).

Además dijo que la fecha de desaparición de su hijo que difundían en la página de Internet de la Procuraduría General de Justicia era incorrecta, pero actualmente sigue igual.

Quienes han aportado más elementos para el expediente de Brayan son sus propios familiares, pero la madre de Brayan sostiene que las autoridades no investigan.

Durante las primeras semanas del mes de diciembre, la señora María recibió una serie de llamadas a su teléfono celular. Del otro lado del teléfono escuchó una voz masculina que le ofrecía información acerca de quiénes y porqué se habían llevado a Brayan, pero a cambio le exigió el pago de $10 mil pesos.

La señora fue a denunciar el hecho ante las autoridades ministeriales y recuerda que el licenciado Vicente Pérez Hierro, a quien recuerda que se identificó como director de Investigaciones del Delito y del Secuestro de la Procuraduría, le hizo el compromiso de iniciar una investigación sobre la línea telefónica de la cual le llamaron.

Sin embargo, hace tiempo que de Pérez Hierro no ha tenido respuesta.

Hace un par de meses, recibieron otra llamada telefónica de alguien que les reportó haber visto a un joven parecido a Brayan en el estado de Guanajuato.

Con sacrificios, la señora Cruz de León hizo el viaje hasta allá. Vio al joven y se entrevistó con él, pero resultó que no era su hijo. Ese encuentro también lo integraron en el expediente de la Procuraduría, el cual permanece inmóvil.

“… incluso he ido al Ministerio Público a revisar los archivos, si hay algo nuevo y ver en qué siguen y se quedó parado nada más en un trámite meramente formal y legal, nada más (…) (Brayan) es un archivo más, es un folder más que está guardado en una bodega donde a nadie le interesa como muchas personas desaparecidas tanto de aquí de Querétaro como de todo el país. Es un archivo más, simplemente para ellos, no tiene la mayor importancia, no es un ser humano el que nos falta, al que hay que encontrar”, lamentó.

Los familiares de Brayan mantienen activa la página de Facebook, “Buscando a Brayan Cruz”, en donde colocan fotografías e información del joven. Es una de las formas que tienen para seguir buscándolo.

La señora María piensa que las autoridades no reaccionan y buscan a su hijo porque no tiene dinero ni es una persona influyente o con poder.

“No tengo dinero, no tengo posesiones, que lo único que tengo es una necesidad enorme por encontrar a mi hijo”, finalizó.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner