Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La condena de la humanidad

348 | 29 julio 2014 | Columna invitada | 13 vistas | comentarios

Manuel Ovalle Araiza*

En la modernidad se está padeciendo la corrupción del deseo de la conciencia en la persona: “llegar a ser” o “tener para ser” son los anhelos de una mayoría que compromete la sustentabilidad de la vida en el planeta como la conocemos. La humanidad se perfila a provocar la primera extinción de una especie perpetrada por la ambición distorsionada de esa misma especie. El ser humano, atrapado en una inercia vertiginosa por encontrarle sentido a su existencia, ha construido un sistema que tiene como objetivo primordial la acumulación. Y, a pesar de estar dotado de la capacidad de autocrítica, consciente de que es consciente, pareciera no reparar de que se encamina al suicidio.

En el torbellino de la subsistencia diaria, la generalidad de la gente no alcanza ni puede asomarse a ver qué depara el destino. Otros tantos, los portadores de la codicia desmedida, están muy ocupados en la rutina, pensando que mañana cuando acumulen suficiente poder, dinero, fama o sensaciones, serán felices. Del resto, los menos, los reflexivos que comprenden, (o tan siquiera tienen la noción), que se camina en sentido contrario a la naturaleza del ser, hay de tres tipos: los que cierran los ojos y, por breves momentos cuando los interpela su conciencia, sienten culpa o repulsión, para inmediatamente después de ese ataque de cordura, retomar su agenda e indiferencia; los que asumen el principio de realidad tal como se presenta, fluyen y están comprometidos con su armonía, satisfechos de que al menos no contribuyen con la fatídica confusión; y los que en ejercicio de su vocación luchan con todo para remendar las consecuencias, atender los efectos, ser testimonio, pero sin lograr algo significativo que resuelva las causas.

…necesitamos gobernarnos a nosotros mismos o sucumbiremos porque no somos capaces de estar a la altura de la civilización que en los hechos fuimos desarrollando. José Mujica

*Discurso ante la Asamblea General de la ONU, 24 de septiembre de 2013.

Esta inercia abrumadora –que tiene como motor al mercado; de gasolina a la descomunal ambición individual; de camino al arrasamiento de los recursos naturales; y por meta, la falsa realización personal en la acumulación– se ha convertido en una superestructura que no la controla nadie: subordina a los estados nacionales, organismos internacionales, y de ahí para abajo, a todo. El mundo es una inmensa nave que ya no la dirige nadie. Una vez globalizado, totalmente interconectado, la organización política y social de la humanidad ha arribado a su frontera de máxima eficiencia. En la actualidad, las diferencias culturales, la lengua, la territorialidad limitada de las instituciones, los diferentes regímenes de gobierno, la desigualdad, la disparidad en el desarrollo humano local, etcétera, son los obstáculos para integrar un gobierno mundial que le permita al ser humano reconducir su nave hacia más elevados niveles de conciencia individual.

Por ahora, no se sabe si la humanidad consumará su autodestrucción. Quizá la naturaleza nos conceda la oportunidad de experimentar una gran crisis que entrañe un viaje al infierno de nuestras pasiones, al borde de la sobrevivencia de la especie, y que implique la consecuente toma de conciencia y la rectificación del camino. O tal vez, a tiempo, pronto, nos despojemos de creencias absurdas y caigamos en cuenta de que somos ciudadanos del mundo, seres completos con el reto de conocernos a nosotros mismos y de realizarnos en la experiencia de lo otro y el presente: lo que éste sea.

*Coordinador general del proyecto Esencia PAN.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner