Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Las nuevas leyes en telecomunicación

345 | 9 julio 2014 | En Pocas Palabras | 81 vistas | comentarios

Teresa E. Hernández-Bolaños

Cabina de radio indígena.

Según expertos, la legislación secundaria de telecomunicaciones propina el tiro de gracia a los medios comunitarios e indígenas. Foto: revoluciontrespuntocero.com

Después de aprobadas las reformas constitucionales, que han distinguido el sexenio de Peña Nieto, sigue la tarea legislativa de “discutir” y aprobar las llamadas leyes secundarias cuya importancia y trascendencia es aún mayor que las propias leyes generales y las reformas debido a que éstas describen la operatividad, es decir, las reglas del juego. El Gobierno mexicano ha traído a bien empalmar la discusión y aprobación de dichas leyes con el calendario futbolero de la Copa Mundial. Durante el mes de junio el Congreso discutió y aprobó las leyes secundarias en materia energética y prolongó a julio la aprobación de las leyes secundarias en materia de medios audiovisuales y de telecomunicación.

El dictamen dado a conocer este miércoles 2 de julio para la aprobación de las leyes secundarias en materia de telecomunicación ha sido sumamente polémico, dando continuidad a las manifestaciones de protesta por parte de varios sectores ligados a la comunicación y de ciudadanos que se han venido manifestando en contra de que se apruebe de una vez por todas la llamada Ley Televisa o Ley Peña-Televisa.

Lo que está realmente en juego es sumamente importante para la sociedad mexicana y sumamente redituable para quienes hasta ahora conservan los monopolios en esta materia. Para los expertos, el proyecto de dictamen de legislación secundaria en telecomunicaciones que se aprobó este 2 de julio en comisiones en el Senado y que se hará ley, aumenta el poder monopólico de las televisoras (entiéndase Televisa y TV Azteca), mientras que restringe al mínimo a los medios comunitarios e indígenas.

Mientras que el proyecto de dictamen permite a Televisa y TV Azteca incrementar el porcentaje de comercialización de sus espacios de 18 por ciento, porcentaje actual, a 38 por ciento (un aumento del 20%), sin que con ello sean consideradas monopólicas, ya que no se establece que la preponderancia se defina por servicios, lo que implica que la empresa Televisa, por ejemplo, que concentra más del 50 por ciento de televisión restringida, no puede ser declarada monopólica. Por otro lado, se restringe al mínimo a los medios comunitarios e indígenas, lo que le daría el tiro de gracia a los medios alternativos comunitarios, ya que se les impide acceder a las frecuencias de alta potencia y cobertura, además de que se les prohíbe comercializar su espacio o recibir patrocinios.

Con todo ello, como dice Jenaro Villamil en Proceso: “no se van a democratizar las estructuras de los medios de comunicación, no habrá diversidad y pluralidad de contenidos, no se combate a los monopolios, por el contrario, se les fortalece, y en lugar de ser una ley convergente mantiene por separada la posibilidad de que México entre a una legislación moderna en materia de contenidos, de libertad de Internet y de acceso de la población a las nuevas tecnologías”.

Como siempre, juzgue Usted mismo.

Twitter: @estelabol

Correo electrónico: estelahdzb@gmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner