Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Consideran al “Capasits” insuficiente para atender enfermos de VIH en Querétaro

366 | 3 diciembre 2014 | Querétaro | 477 vistas | comentarios
  • Y es que el llamado “piso libre de discriminación” del IMSS no es suficiente para atenderlos, reportan.

Iván Aldama Garnica

Libertad de Palabra CapasitsQuerétaro, Qro.- Para un número creciente de personas que está contagiándose con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) en Querétaro, el Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasits) de la Secretaría de Salud resulta insuficiente.

Esta es una de las ideas que sostienen activistas a favor del respeto a los derechos humanos de las personas con VIH/Sida, quienes desean que existiera otro centro especializado en municipios poblados de la entidad como San Juan del Río o en la zona serrana para evitar que la población de esos lugares infectada con el virus tenga que trasladarse a Querétaro para recibir atención.

“Antino”, nuestro entrevistado que lleva 14 años sabiendo que tiene el VIH, exige la creación de una clínica especializada en VIH/Sida pero al interior del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en donde preside el Comité de Bioética desde hace 3 años.

El entonces director del Seguro Social, Salvador Malfavón Prado, fue quien lo invitó a integrarse al Comité tras escuchar sus quejas por la mala atención que había recibido.

Si bien, reconoce que en esta institución ya existe un área en la cual sólo tratan pacientes con VIH, denominado “el piso libre de discriminación”, considera que no es suficiente para el número de personas que necesitan atenderse.

“… ningún doctor quieren comenzar a hacer una clínica, a llevar papeleos y a tratar a única y exclusivamente a pacientes con VIH porque no les importa, como tal, dicen que somos los pacientes que a la larga nos vamos a morir, entonces que prefieren otros pacientes con otras enfermedades”: “Antino”, presidente del Comité de Bioética del Instituto Mexicano del Seguro Social en Querétaro.

Y es que cuando este piso está saturado que es casi siempre, ninguna enfermera ni ningún doctor quieren hacerse cargo del nuevo paciente.

“… las jefas de enfermeras son las primeras en oponerse, en pedir que los manden a los lados aislados donde deberían estar los quemados (…) me tocó oírlo, no para mí, sino para otra gente que por desgracia le tocó que el piso 3 estaba lleno y obviamente nadie lo quería atender, y no lo hacen a voz bajita o sin que nadie se entere, lo hacen a grito en cuello donde todos los demás pacientes y los familiares de los pacientes se enteran de esa situación”, lamentó.

“Antino” atribuye estas actitudes discriminatorias a la falta de interés y de preparación del personal de salud y a su condición casi “intocable” por pertenecer al sindicato, el cual es un organismo con mucho poder dentro de la institución de salud.

“… ningún doctor quieren comenzar a hacer una clínica, a llevar papeleos y a tratar a única y exclusivamente a pacientes con VIH porque no les importa, como tal, dicen que somos los pacientes que a la larga nos vamos a morir, entonces que prefieren otros pacientes con otras enfermedades”.

Aunque nuestro entrevistado está consciente de que su reclamo va a tardar muchos años en concretarse, sabe que existen otros ámbitos donde también puede ayudar y en donde ha logrado avances.

Por ejemplo en que no falten medicamentos para los pacientes con VIH.

Calcula que en un período de 8 meses en el IMSS han logrado mejorar de un 70 a un 98 por ciento el abasto de medicamentos antirretrovirales.

CLANDESTINO

“Antino” conoce casos de personas que han sido despedidas por tener VIH. Sin embargo, no demandan o emprenden acciones legales por temor a que sus familiares se enteren de su condición.

El hombre de 44 años que tuvo que llegar a tomar más de 70 pastillas diarias para librarse del Sida y controlar el VIH le contó a sus conocidos –por recomendación de su doctor– que tuvo leucemia.

Sólo sus padres sufrieron con él esa etapa en la que estuvo cerca de la muerte.

Él considera que al vivir con VIH también vive en una especie de clandestinidad para evitar sufrir discriminación y rechazo.

“Sí conozco a las gentes que por lo menos te dicen joto sin saber que a lo mejor tenías leucemia y por una transfusión (de sangre) te contagiaste; si lo hiciste con una mujer que a su vez lo hizo con un camionero y a su vez lo hizo con otro hombre; para ellos eres el depravado sexual de la vida que se merece la muerte, ese es el estigma con el que hay que seguir luchando”.

Pero pondera lo bueno que le ha dejado el VIH como aprender a disfrutar y a valorar la vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner