Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El Tema Madre

| 11 diciembre 2014 | Global-Local: Mirador Internacional | 138 vistas | comentarios

Marisol Reyes Soto*

Libertad de Palabra. Justicia en México

Imagen: Especial.

Muchas naciones que han experimentado situaciones de violencia extrema originadas por una guerra, terrorismo, dictaduras represivas, limpiezas étnicas o el crimen organizado, coinciden en el hecho fundamental de haber afectado los Derechos Humanos fundamentales de grupos de civiles, no combatientes. Ante tales circunstancias, sólo los regímenes que parecen tener confianza en su legitimidad interna y que cuentan con una sólida fortaleza institucional han tenido la capacidad de identificar los mecanismos más convenientes para conseguir un propósito esencial: Procurar Justicia a fondo.

En los últimos veinte años en que han transcurrido las transiciones políticas de países como Argentina, Chile y Uruguay, diferentes gobiernos se dieron a la tarea de investigar los crímenes y violaciones llevados a cabo por los regímenes militares y han llevado a los responsables de estas acciones a cortes nacionales e internacionales. En su segundo periodo de gobierno, la Presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, ha tomado la decisión de empezar a recorrer la misma ruta con la creación de una comisión para la verdad. En Colombia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó recientemente al gobierno de Juan Manuel Santos la indemnización de los familiares de 10 personas desaparecidas, así como el de una ejecución extrajudicial ocurrida en 1985. Incluso en países con estructuras gubernamentales más precarias como Guatemala, se está siguiendo un largo juicio para valorar la responsabilidad del octogenario General, Efraín Ríos Montt, por los delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad.

El caso mexicano tiene sus propias singularidades, pero sin duda, hoy por hoy, Ayotzinapa representa algo más que un acto de brutalidad, es la prueba de fuego de un régimen político que debe enfrentar y juzgar al crimen organizado que opera, incluso, dentro de sus estructuras. Reducir su estrategia de acción a un decálogo de acciones de corto plazo y centralizadas en el gobierno federal, está muy por debajo de los retos que involucran la seguridad de la nación.

Un país donde no imperan las condiciones esenciales de la Ley no puede ser considerado una democracia. Bajo estas circunstancias, los temas emblemáticos del 2015 como los procesos electorales, la creación del mando único de las policías, o las grandes obras de infraestructura, pasarán a un segundo plano mientras la ciudadanía no perciba que hay un cambio fundamental en aquello que realmente le importa y le afecta.

El tema madre de México hoy es la Justicia.

*Académica.

Correo electrónico: mreyess@itesm.mx

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner