Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Suman 34 muertes por Sida en el 2014

366 | 3 diciembre 2014 | Querétaro | 128 vistas | comentarios
  • La falta de acceso a los medicamentos antirretrovirales ocasiona que los pacientes con VIH desarrollen una etapa terminal de la enfermedad.

Iván Aldama Garnica

Suman 34 muertes por Sida en el 2014

Si enfrentara el problema del desabasto, César tendría que pagar más de 10 mil pesos para adquirir ambos medicamentos. Foto: Libertad de Palabra.

Querétaro, Qro.- En lo que va del año 34 personas han fallecido a causa del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida).

Esta cifra fue compartida por el coordinador estatal del Programa de Prevención y Control de VIH-Sida en Querétaro, Jesús Gutiérrez Mora, en el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Acción contra el Sida en la entidad.

El coordinador lamentó que parte de las defunciones por Sida hayan ocurrido debido a que los pacientes con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) no lograron acceder de manera oportuna al tratamiento con medicamentos antirretrovirales.

Por ejemplo, César Hernández quien fue diagnosticado con VIH/Sida el pasado 13 de marzo accedió a su tratamiento 40 días después.

A diferencia de muchos César accedió y continuó con su tratamiento, gracias a la intervención de personal del Centro de Orientación e Información para el VIH/Sida (Coivihs).

Y es que a pesar de que en el consultorio privado donde lo diagnosticaron, consideraron que debía recibir de manera “urgente” el tratamiento, en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) le habían indicado que debía realizarse más estudios.

MALA EXPERIENCIA

Desde que César acudió a su clínica familiar del IMSS notó ciertos detalles que no le dieron confianza y que mermaron su ánimo –como ocurre con otros pacientes– para seguir acudiendo.

El primer día tuvo “la suerte” de que su médico familiar estaba de vacaciones por lo que tuvo que ser atendido por un pasante de medicina quien no lo pudo ayudar y sólo le recomendó que se hiciera otra vez la prueba a pesar de que llevaba consigo la orden de su médico particular para recibir el medicamento con carácter de “urgente”.

“… yo desconozco qué es lo que se tiene que hacer, necesito preguntar para decirte, necesito que saques una nueva cita y necesito volverte a ver, pero ya no me vas a ver a mí, vas a ver a tu doctora”, recordó que le dijo el pasante que lo recibió.

Esa respuesta implicaba que César tenía que esperar por lo menos una semana más para que en el Seguro Social le suministraran el medicamento que necesitaba.

Así, tuvo que volver a realizarse un análisis más, pero cuando regresó a su clínica de salud familiar le avisaron que no encontraban sus resultados.

“Creo que es importante que (los trabajadores de Salud) se sensibilicen al tema, que conozcan el tema, que conozcan la enfermedad y el contexto, desde la atención, un trato digno y respetuoso donde le garanticen al paciente su confidencialidad, que le den confianza, hasta que ellos puedan conocer, desde la recepcionista, el protocolo de acción porque no es posible que llegues con tu médico familiar y no sepa qué va a hacer”:

César Hernández, paciente con VIH.

Esa vez sí lo atendió su médico familiar pero tampoco lo ayudó para recibir el tratamiento:

“Me comentaron de tu caso (…), necesito preguntarle a la jefa de clínica qué voy a hacer contigo”, recordó que le dijo.

Debido al descuido administrativo, César tuvo que volver a realizarse la prueba.

En total, César fue 6 veces al Seguro Social (2 veces para consulta; 2 para hacerse sus análisis; y 2 más para recoger los resultados de su estudios), pero así no tenía la certeza de poder acceder a su tratamiento.

Para César es lamentable que aún existan este tipo de tratos en las instituciones de salud para los pacientes con VIH.

Y es que este tipo de actitudes y negligencias pueden incidir de manera negativa en la salud de los pacientes, reflexionó.

“… seguramente hay gente que lo está viviendo de manera aislada y que estás personas están aventándose todo el protocolo y lo viven solo, de ahí que muchas gentes deciden ya no medicarse, mucha gente decide no hacerse nada, muchas gentes deciden no entrar a un tratamiento médico porque cuando lo vives de esa manera, es muy triste y aparte piensas en que no hay solución”.

Durante ese tiempo César no recibió atención psicológica.

“Lo vives solo, lo vives totalmente en la clandestinidad”, contó.

Los únicos que sabían era un amigo que vive en la Ciudad de México y personal de una organización que apoya a personas portadoras de VIH y enfermas de Sida.

EL TRATAMIENTO

El presidente de Coivihs, Felipe Zamudio, fue quien lo orientó y lo contactó con un especialista del IMSS para que agilizaran su trámite.

En dos días César fue a su primera cita con el especialista en VIH.

El 23 de abril recibió su tratamiento, pero decidió esperar unos días más para iniciarlo.

Y es que explicó que antes de tomar la primera pastilla tenía que estar preparado físicamente y mentalmente, pues además de que puede causarle efectos secundarios, tenía que mejorar sus hábitos para cambiar a un estilo de vida más saludable.

Cada día, entre las 7:45 y las 8:15 de la mañana, César tiene que tomar dos pastillas de “Kaletra”, uno de sus medicamentos antirretrovirales. 12 horas más tarde tiene que repetir la dosis pero agrega una tableta de “Truvada”.

Ambos le duran un mes.

La directora del Instituto Municipal de Querétaro para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Inmupred), Lídice Rincón Gallardo, reportó que desde finales del año pasado hasta octubre de este 2014, ha recibido 10 quejas contra en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y contra el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) por desabasto de medicamentos para pacientes con VIH.

Para su fortuna a César aún no le ha tocado enfrentar el desabasto del medicamento. Calcula que por fuera tendría que pagar más de 10 mil pesos para adquirir los dos frascos que necesita para seguir su esquema de tratamiento.

Hasta la fecha pocas personas saben que César vive con VIH. Él como muchos portadores del virus optan por guardar el secreto para evitar consecuencias negativas en su trabajo, en la escuela o con su familia.

La familia de Hernández sabe que está tomando un tratamiento para el riñón, nada mas.

Él no quiere preocuparlos.

Actualmente César tiene 31 años. Hace ejercicio, come a sus horas. Evita el refresco, el alcohol, el cigarro y el estrés. Trata de descansar y cuidarse, pero aún se divierte, sale con sus amigos y sigue trabajando.

Decidió participar en una organización nacional que se llama “Alianza”, una hermandad de jóvenes portadores de VIH.

Marchan por las víctimas del Sida

Suman 34 muertes por Sida en el 2014

Foto: Inmupred Querétaro.

Suman 34 muertes por Sida en el 2014

Marchan por las víctimas del Sida.

Marchan por las víctimas del Sida. Fotos: Libertad de Palabra. Da clic en la imagen para ampliar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner