Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Carmen Aristegui y las dudas fundadas

| 31 marzo 2015 | En Pocas Palabras | 283 vistas | comentarios

Nahum G. Hernández Bolaños

Carmen Aristegui y las dudas fundadas.

Imagen: Especial.

Más allá de llegar a probar la injerencia de Peña Nieto en el caso Carmen Aristegui (imposible), lo alarmante y aún más significativo, considero, además del asunto en sí, lo constituye lo que genera socialmente, esto por encima del  hecho, lo importante es el sentido que genera, la representación formada entre la población y ello es justamente la sospecha, la duda, que termina por afectar aún más la credibilidad y la confianza en las instituciones, y sobre todo en la propia representación gubernamental.

Y es que en la memoria colectiva de todos los mexicanos vive la limitación a la libertad de expresión orquestada por el autoritarismo, recordemos que para tronar cualquier publicación incómoda en el pasado se recurría a estrategias lo mismo burdas que sutiles (y digo sutiles, sólo por no utilizar la violencia explícita), desde cortar el suministro de la luz, el papel, o restringir la publicidad, hasta utilizar métodos propios del crimen organizado en aquel ya famoso golpe a Excélsior de Julio Scherer en 1976.

Imposible entonces no caer en suspicacias cuando todos los indicios al parecer conducen a la misma conclusión, y el pasado está ahí, renace cuando hay un poco de memoria y conciencia, y condena irremediablemente, luego entonces ¿qué suerte podía correr, tarde o temprano, la periodista que durante años le ha dicho al poder lo que éste no quiere escuchar?

Ahí queda el caso de la empresa Higa, ampliamente beneficiada durante el peñismo que finalmente vincula a la Casa Blanca de la señora Angélica Rivera, con la de Luis Videgaray, secretario de Hacienda, en Malinalco. Y ahí queda, porque más allá de repasar el hecho, lo que importa, como he dicho es el efecto, y parte de éste es pensar en un error absoluto, ya sea que fuera originado por un arrebato patronal o la intervención del poder, el caso en particular es un error por cualquier costado que se le quiera ver.

Y lo es por el papel que juega la periodista, indispensable en un país tan ofendido en un sinnúmero de aspectos en donde la válvula de escape se torna vital, en este sentido, haciendo uso de un mínimo de razonamiento, no puedes afectar la libertad de expresión concebida colectivamente, que constituye el contrapeso natural de los sistemas y las sociedades dañadas, pues este cauce proporciona cierto equilibrio, que al final suministra voz a los que se les niega por las vías eminentemente coludidas con el poder, ello sin dudarlo ya ofrece dignidad a todos aquellos que sin doblegarse buscan información menos contaminada por los intereses del poder, esto, claro, para aquellos que no creen ni consumen la basura televisiva a la que arrinconan a las masas ignorantes y pobres; por supuesto, también su esfuerzo periodístico se convirtió con el paso de los años en fuente de identidad, precisamente, como se ha expresado, de todos aquellos que buscan una alternativa informativa a la presentada por la mayoría de fantoches de la televisión y radio, esos que abusando del micrófono y las cámaras han hecho de la forma fondo y cuyo evidente sesgo raya en lo absurdo o lo patético.

En fin, la imprudencia nuevamente deteriora el logro democrático y erosiona el tejido social. Aquí todos perdemos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner