Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Si no pagas, no corres

393 | 7 julio 2015 | Medio Ambiente | 146 vistas | comentarios
Si no pagas, no corres

Hacen negocio con las carreras y maratones. Foto: Anaximandro Flores Valderrama.

Anaximandro Flores Valderrama*

El hombre no se construye en la comodidad sino en el esfuerzo: sin el humanismo la sociedad no será sino un grupo de apacibles bestias”, Rubén Bonifaz Nuño, filólogo, poeta y escritor mexicano.

El deporte, la actividad física practicada por la humanidad es ciertamente milenaria. En retrospectiva, diversas culturas alrededor del mundo llevaban a cabo prácticas que, sin estar relacionadas directamente con la preservación de la salud, se llevaban a cabo a partir de ceremoniales religiosos: en nuestro país las culturas precolombinas como las mayas, teotihuacanas, mixtecas, toltecas y –que sin ser propiamente una cultura– podemos atestiguar las edificaciones construidas por los asentamientos chichimecas en nuestro estado como es el caso de la zona arqueológica de Ranas en el municipio de San Joaquín con los clásicos Juegos de pelota.

Qué decir de esas construcciones en Chichén Itzá, Yucatán; Monte Albán, Oaxaca; El Tajín, Veracruz, y muchas más, invariablemente aun pasados cientos de años quedan esos vestigios en donde se practicaban dichos juegos, reitero, vinculados con ceremoniales religiosos y no sólo eso, también tenían objetivos relacionados con el reconocimiento de la naturaleza, la lluvia, el Sol, la Luna, los solsticios y equinoccios, que de ello sabían a la perfección, el inicio de las actividades agrícolas o el fin del ciclo.

En la actualidad los rarámuris en la Sierra Tarahumara conservan la tradición centenaria de que tanto mujeres, niños y hombres llevan a cabo las carreras de campo traviesa haciéndolo totalmente descalzos y por varios días, sin que aquello se deba entender por nosotros como la práctica de un deporte, en cualquier caso se trata de usos y costumbres, parte de su cosmovisión.

Del otro lado del mundo en Olimpia, Grecia, hace más de dos mil años en una visión totalmente distinta de nuestras culturas precolombinas, nace el deporte como tal (sin duda Grecia la cuna de cultura y civilización occidental y nación que realizó múltiples aportaciones filosóficas, científicas, arquitectónicas, etc.), se llevan a cabo los primeros Juegos Olímpicos, ya como disciplinas atléticas y deportivas.

Lanzamiento de bala, de jabalina, saltos de altura, lo que conocemos hoy en día como box, lucha olímpica y sin duda alguna la competencia reina: el Maratón.

La finalidad de la práctica deportiva de la cultura griega iba sin duda alguna tomada de la mano por el pensamiento filosófico de los grandes pensadores como Aristóteles, Sócrates en donde se plasmaba la importancia de la preservación del cuerpo y del alma humana a través de la actividad física.

En Oriente, no es la excepción, otra interpretación de la vida dando origen a actividades físicas estrechamente relacionadas con el espíritu, en la búsqueda de la armonía, la paz interior y el equilibrio con la naturaleza, el yoga por ejemplo.

Hoy día, vaya que han cambiado las cosas con la práctica deportiva, ni qué espíritu, ni qué alma, ni qué equilibrio, ni qué paz interior, ni qué nada. Ahora el deporte es un negocio más, en cualquiera de sus formas.

Me quiero referir en particular a lo que en los últimos 5-6 años por lo menos en nuestro país ha venido ocurriendo con el asunto particularmente de los maratones, sin que el que esto escribe menosprecie o devalúe la sana práctica deportiva, de ninguna manera, pues años atrás practiqué la disciplina del football americano durante cerca de 18 años, hoy con más añitos cumplidos, aunque en menor calidad y cantidad sigo medianamente activo y reconozco la bondad de haberlo hecho en beneficio de mi propia salud.

El asunto está en que ahora la práctica de los maratones masivos resultan ser jugosos negocios para los organizadores de los mismos, asociados convenientemente con la autoridad en turno: el maratón de la tienda OXXO; el de Kellogs; el “Querétaro Maratón” a llevarse a cabo en octubre, por cierto la última carrerita del Ejecutivo del estado; el de la Cd. de México; el de Monterrey, y un sinfín de ellos por toda la geografía nacional en donde miles de participantes pagan religiosamente su registro como si solamente en dichos eventos se pudiera correr, pero en fin, es voluntario.

Sería una larga lista de “patrocinadores” y organizadores, que de hacerlo por lo menos llenaría una cuartilla, desperdiciando y contaminando el ambiente.

Me pregunto en dónde queda la política deportiva, la tan cacareada Ley de Activación Física y Deporte en tiempos de Felipe Calderón, y la Conade y las Federaciones Deportivas y la SEP.

No cabe la menor duda, esta espiral privatizadora en la cual vivimos en este descompuesto y decadente modelo económico ha alcanzado incluso el deporte, es decir, la salud de la población, en donde a todas luces resulta más fácil, más cómoda y más rentable para el Estado, entregar en manos de particulares envileciendo la esencia fundamental de toda práctica deportiva, convirtiéndola en una vulgar, una más, mercancía.

No sería remoto que a este paso “reformador”, dentro de poco en este país se legisle y se haga una ley en donde quede prohibido practicar deporte, cualquiera que este sea, sino lo haces previo pago, y aquel despistado que se atreva a irse por la libre, el peso de la ley justiciera irremediablemente le caerá, entonces de deportista a delincuente quedará.

Qué lejos estamos de Olimpia, qué lejos del Juego de Pelota, qué lejos de la cultura, qué abandono total. A la deriva, igual como nos ha dejado la “reforma educativa” a los que nos dedicamos a las aulas.

*Docente/Asesor externo.

Correo electrónico: anaximandrofv@yahoo.com.mx

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner