Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Tenemos un Gobierno ciego y sordo

394 | 14 julio 2015 | Desde Nuestra América | 559 vistas | comentarios

 

Gobierno sordo

Miles de maestros protestaron frente a la sede del poder ejecutivo. Foto: Agencia Siete Foto.

Oscar Wingartz Plata*

Una vez más nuestros maestros son puestos en el “banquillo de los acusados”, por considerarlos inconsecuentes, altaneros y revoltosos. En este orden, es de absoluta evidencia que se ha ido orquestando todo un “plan de acción” que dirige sus baterías en esa dirección, denostar y enjuiciar al Magisterio nacional. Esto no es nuevo, porque llevamos toda una cauda de declaraciones, agresiones, epítetos, señalamientos de todo calibre hacia los mentores. Una de las supuestas razones es que se oponen a ser evaluados, dicho de esta forma por parte de las autoridades educativas y federales, y por los medios de comunicación es un verdadero simplismo y una provocación hacia la labor docente.

La cuestión de fondo es que no se explica ni se dice con claridad que hay en el fondo de la dichosa reforma. Todo, absolutamente todo son afirmaciones periféricas, redundantes, circulares, que no dicen nada, empezando por el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet que no atina en sus declaraciones, es realmente triste, patético, por decirlo lo menos, que tengamos un secretario de ese nivel, ¡peor todavía!, que la autoridad federal lo sostenga en el cargo. ¡Para los anales de lo increíble!

Muchos estudiosos y analistas del fenómeno educativo lo han dicho con fundamentos claros y objetivos: Lo que se pretende es tener un control absoluto sobre el Magisterio mexicano. Puestas así las cosas, proponemos algunas reflexiones y consideraciones de primera línea, empezando por decir que, esta “reforma educativa” pone por delante argumentos de todo tipo, menos de carácter académico, educativo, pedagógico y formativo, en consecuencia, se ha privilegiado la periferia de la discusión, es decir, los asuntos de orden laboral y legal, en ningún momento se ha dicho que la preparación docente tendrá una elevación sustancial, a través de la mejora en  la enseñanza y la formación normalista. En este punto hay un asunto que las autoridades educativas le han sacado la vuelta, no han dicho de manera explícita ¿qué va a pasar con las Normales del país? No se ha dicho nada en ese sentido. La discusión se ha ido por la vertiente que más le acomoda a las autoridades y “Mexicanos Primero”, el “caballito de batalla” ha sido: la calidad. Término eminentemente productivo, fabril, empresarial.

Estos términos y conceptos los han traído de otro mito que está en boga, que lo siguen como si fuera un texto sagrado, con todo respeto para la Sagrada Escritura, ese mito es el orden neoliberal. Es decir, aquí hay todo un miasma aberrante y mal intencionado que nos quiere hacer ver puras bondades. Esta mescolanza de ideas, conceptos y términos lo único que ha hecho es confundir y desviar la atención de lo medular. Aquí lo medular es que nuestros maestros los quieren tratar como totales subordinados, como lacayos. No se les respeta en la digna que tienen, ser los formadores de la niñez y la juventud mexicana. Esta es la discusión de fondo. Lo demás es “pura pirotecnia verbal”, como diría Jesús Reyes Heroles, por cierto, secretario de Educación Pública en el sexenio de Miguel de la Madrid. Otro sexenio para el olvido.

La reforma educativa que se quiere imponer de manera autoritaria por la SEP (con Mexicanos Primero como ariete) y avalada en días recientes por la Suprema Corte de Justicia de la Nación obedece a un pensamiento moldeado por los mitos neoliberales, que visualizaban un paraíso mercadotécnico y que olvida los procesos de inequidad social y depredación ecológica que desencadenan.

Víctor M. Toledo

Para completar el cuadro, los magistrados de la SCJN, literal ya le dieron “carpetazo” a las demandas que formularon los maestros sobre la legalidad, constitucionalidad y procedencia de esta reforma, al decir, que todo es “legal”. Lo triste del caso es que los magistrados, una vez más, se fueron por las ramas, al meterse por una vertiente que desconocen, el estricto quehacer docente. Esto es, querer hablar de calidad educativa es en extremo complejo, porque la labor docente no se puede medir como si fuera producción en masa, como si fuera un proceso estrictamente cuantificable.

La labor docente contiene en su seno una serie de realidades que van muchísimo más allá de la simple  mensurabilidad, lo que hicieron los magistrados fue tomar la vía más fácil, convenenciera y simplista al “dictar” que la reforma no atenta contra los derechos de los maestros. Una vez más, ¿qué nos pasa? Todo se quiere dictar por consigna, por dedazo, por golpes de autoridad.

Al paso que vamos, efectivamente, nos vamos a quedar sin maestros de educación básica. El núcleo más sensible, más delicado y más rico de la formación escolar. Este ciclo es realmente el más importante, porque de él se desprende todo. Es donde se aprenden toda una serie de hábitos, habilidades, conocimientos, formas de vida, de socialización. Es sin estridencias de ninguna naturaleza, el ciclo clave en el desarrollo futuro de nuestros niños y jóvenes. Como podemos ver, parece ser que eso les tiene totalmente y absolutamente sin pendiente a las autoridades federales, el quedarnos sin maestros. Por ello hemos titulado esta entrega así.

El actual gobierno está empeñado en hacer de nuestro país una inmensa maquiladora. Un inmenso taller donde sus habitantes se conformen con cualquier cosa. Seguir reproduciendo el esquema de la subordinación y la dependencia hasta el infinito. A todo mundo le espanta lo que está sucediendo en Grecia, un país dependiente y depauperado. Pero no nos ponemos a pensar en qué condición está nuestro México, está exactamente igual que los griegos, pero sin estar en zona euro. Esa es una de las pocas diferencias.

A estas alturas de la coyuntura, debemos reflexionar críticamente sobre estas realidades. Los maestros tienen razones poderosas para oponerse a una reforma educativa que es altamente lesiva, porque atenta frontalmente contra su forma de vida, atenta contra su fuente de trabajo, atenta contra su dignidad personal y profesional, atenta contra su propio desarrollo. No es ninguna exageración lo que se ha dicho. Otro elemento central de esta discusión, ¡Su propio sindicato, el SNTE, ya se deslindó de todo compromiso con su base, ya los abandonó a su propia suerte! ¡Increíble!

Estamos en una etapa histórica que muestra la urgentísima necesidad de pensar y actuar en otra dirección, porque la actual coyuntura nos está llevando por un rumbo realmente insospechado. El actual gobierno, efectivamente, está ciego y sordo. Ya lo montaron en una lógica que nos va a subordinar más de lo que estamos Todas y cada una de las reformas que se han implementado van en una dirección muy clara, hacer de México un país cada vez más pobre y dependiente. Pensemos y actuemos en consecuencia.

*Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la  UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner