Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Desconocen a peregrino muerto porque no pagó su distintivo

400 | 25 agosto 2015 | Cadereyta de Montes | Querétaro | 122 vistas | comentarios
  • En la Asociación de Peregrinos de Querétaro lo consideran como un “caminante”.

Iván Aldama Garnica

El presidente de la Asociación de Peregrinos, Jaime Rojo Rojo.

El presidente de la Asociación de Peregrinos, Jaime Rojo Rojo. Foto: Libertad de Palabra.

Querétaro, Qro.- El presidente de la Asociación de Peregrinos a Pie de Querétaro al Tepeyac, Jaime Rojo Rojo, se “lavó las manos” sobre el peregrino que falleció solo, de neumonía y con un alto grado de deshidratación.

En entrevista con Libertad de Palabra, alardeó que la delegación Gustavo A. Madero los reconoció como la peregrinación más organizada, e incluso, el día de la entrevista  no tenía el reconocimiento porque lo había enviado a enmarcar.

Para la agrupación, Leonardo Barrón, el peregrino fallecido, no existió durante la 125 peregrinación, sino hasta cuando se enteraron el martes 28 de julio pasado por medio de redes sociales de su desaparición.

“Desgraciadamente nosotros tuvimos que también aportar y apoyar a la familia, digo, cuando menos hasta por humanidad. Que fue peregrino, sí, sí fue peregrino, pero esta vez quién sabe qué eligió”:

Jaime Rojo Rojo, presidente de la Asociación de Peregrinos a Pie de Querétaro al Tepeyac.

Nadie en esta asociación –que lleva organizando 4 peregrinaciones desde el siglo pasado– registró o se dio cuenta que el señor Leonardo iba acompañando a los casi 33 mil varones que este año se dirigieron hacia la Basílica de Guadalupe, en el Distrito Federal.

Al menos es lo que dice Jaime Rojo, quien explicó que solamente 14 mil de los 33 mil peregrinos varones que llegan a la Basílica, van dentro de la peregrinación, el resto expuso que ni siquiera son “peregrinos”, sino que los tildó de “caminantes”.

Los caminantes son definidos por Jaime Rojo como aquellas personas a las que les faltó conciencia para integrarse al contingente de la 125 peregrinación a pie de Querétaro al Tepeyac.

“¿Usted cree que van peregrinando? (los caminantes) van plática y plática, van fumando su cigarro, se salen, se sientan un ratito, se acuestan, se levantan y vuelven a ir caminando y lo más triste y doloroso es que llevan al hijo, al sobrino y le están enseñando ese vicio, es algo muy triste, la mera verdad”.

Así, el trayecto de casi 100 kilómetros de peregrinar del señor Leonardo, desde Cadereyta hasta Jilotepec, como lo hizo durante 25 años antes, esta vez para la Asociación de Peregrinos es como si lo hubiera realizado un fantasma.

La razón la esgrime con frialdad el presidente de la Asociación de Peregrinos de Querétaro, Jaime Rojo Rojo:

“Si hubiera ido en algún grupo, a lo mejor sí lo detectan, lo encuentran con el distintivo (…) Nadie, es que nadie sabía de él, le digo que nadie supo, hasta que la hija se dio cuenta, yo creo”.

El distintivo al que se refiere el presidente de la asociación, Jaime Rojo, muestra al frente el número del grupo con el que avanza el peregrino y –una vez que este lo adquiera tras pagar 150 pesos– al reverso le agregan su nombre, el nombre y número de teléfono de algún familiar o conocido al cual llamarle en caso de emergencia e información relacionada con enfermedades o padecimientos.

“Solamente él y Diosito saben por qué escogió esa situación, qué fue lo que pasó (…) No se puede entender que haya tomado una decisión así este hermano”, repuso Jaime Rojo.

A LA BUENA DE DIOS

El jueves 23 de julio la lluvia recibió a los peregrinos a su llegada a Jilotepec.

El presidente de la asociación, Jaime Rojo, sostiene que no hay peregrino que no sepa a dónde guarecerse u hospedarse en esta localidad del Estado de México donde siempre les llueve, recordó.

Incluso los “caminantes”, como van desordenados y se adelantan son los primeros en encontrar refugio, puntualizó.

Sin embargo, desde esa fecha y tras partir de Jilotepec ya nadie supo nada del señor Barrón hasta el 31 de julio, cuando sus familiares reconocieron su cuerpo –fulminado por neumonía y la deshidratación– en la morgue de dicha localidad.

Como nadie dio aviso porque nadie sabía de él, según las galimatías de Jaime Rojo, ni los integrantes de la Asociación de Peregrinos ni la comunidad de la Diócesis de Querétaro realizaron alguna búsqueda para localizarlo.

Sobre todo porque señaló que su hija Reina quiso manejar el asunto con mucha reserva.

  • Libertad de Palabra (LP): ¿Habló Usted de esto con alguien de la Diócesis?
  • Jaime Rojo Rojo (JRR): No, no, no, no, ¿para qué?, nosotros hicimos más o menos lo que… para hacerlo así…”
  • LP: Pues para buscarlo.
  • JRR: Pues le estoy diciendo que con la hija, eso fue lo que ella me dijo, ya cuando yo le dije: ‘si a partir del jueves (30 de julio), no sabe nada, entonces nosotros hacemos un grupo y vamos a darle una buscadita’, así le había yo dicho a ella y ya cuando ya le hablo yo en la tarde, es cuando me da esa triste noticia”.
  • LP: ¿Y por qué consideró pertinente esperar hasta el jueves (7 días después)?
  • JRR: “Bueno, yo… pues porque ella ya lo había hecho, ella me comentó: ‘mire, yo ya hice esto’. Entonces le digo: ‘gusta algo’, yo le ofrecí el asesoramiento jurídico, y me dice: ‘no, no, mire yo ya di parte (a las autoridades), yo ya esto’, así”.

Desde la Asociación de Peregrinos de Querétaro sólo se limitaron a circular el miércoles 29 de julio las fotografías del señor Leonardo a la Delegación Gustavo A. Madero del Distrito Federal –la cual días antes les entregó un reconocimiento por organizar la “peregrinación más grande y ordenada” de todas las que llegan al Tepeyac.

Jaime Rojo insistió en que no hizo más, salvo pagar los gastos funerarios, porque la señora Reina y la familia asumieron una postura muy cerrada.

“Quedó la cosa ahí entre la familia ya como muy ‘cerradón’, la hija no quiso… ya también no quise ser, tampoco ya decirle nada. Ya el Señor lo recogió (a Leonardo), hasta ahí terminó su peregrinar, que Dios lo perdone de sus pecados”, expresó.

Así, el presidente Jaime Rojo no ve viable pedir a las autoridades de la Procuraduría de Querétaro que investiguen el caso para deslindar responsabilidades, ni pagarle a la familia para que jurídicamente se asesoren.

A casi un mes de la muerte por neumonía y deshidratación del señor Leonardo Barrón, en la Asociación de Peregrinos de Querétaro planean diseñar otra estrategia que les permita tener un control más adecuado de los participantes, pero rechazan la idea de dejar de cobrar el distintivo porque no podrían solventar los gastos de la peregrinación, exponen.

Inclusive rehúsan la posibilidad de pedirle a la Diócesis que sufrague los gastos de la peregrinación al Tepeyac, los cuales ascienden a 1 millón 200 mil pesos, calculó Jaime Rojo.

El presidente de la asociación explica que sólo se trata de una cuestión de “tomar conciencia”, es decir que los caminantes y los peregrinos avancen de manera ordenada sin separarse de sus grupos para evitar situaciones que lamentar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner