Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Vende su casa para tratar de liberar a su hijo de prisión

397 | 4 agosto 2015 | El Marqués | Querétaro | 226 vistas | comentarios
  • La señora Ofelia Franco Muñoz a 3 años del encarcelamiento de su hijo.
Vende su casa para tratar de liberar a su hijo de prisión.

Una fractura en su brazo le complicó visitar a su hijo. FotosLibertad de Palabra.

Iván Aldama Garnica

Querétaro, Qro.- Desde que su único hijo cayó preso en el Penal de San José El Alto, la señora Ofelia Franco Muñoz tuvo que vender su casa, el patrimonio que sus padres le habían heredado, y arreglárselas ella sola para sobrevivir.

Una parte de la venta la destinó para pagar a un abogado, el cual no le dio resultados.

“El caso iba bien”, son algunas de las palabras que la señora Ofelia recuerda que le decía el abogado. Mientras tanto, ella veía desesperada cómo su hijo seguía acumulando días, semanas y meses en prisión.

Al paso de 3 años, que para ella han sido eternos, la señora Ofelia ha visto cómo el resto del dinero se le ha ido diluyendo en un trajinar por bufetes de abogados, peritajes, audiencias en juzgados y visitas al Penal.

A sus 66 años de edad, sola, enferma de diabetes y sin un soporte económico adicional al que obtiene de la venta de elotes y esquites de maíz en la entrada de la casa que renta, sigue intentando liberar a su hijo de prisión.

A lo largo de este tiempo, la señora Ofelia ha recibido apoyo de su familia e incluso de vecinos de su localidad.

“Yo pienso que él debería de haberle enseñado (cómo le quemaron sus testículos) a la jueza y ya con eso me lo hubieran dejado salir rápido porque hubiera  dicho: ‘mire cómo estoy’, pero le dio pena bajarse su pantalón y miedo porque ha de haber dicho: ‘no, pues si allá (en la Procuraduría) casi me mataron, acá (en el Penal) me van a acabar de matar’”.

“Aquí toda la gente sabe que mi hijo no fue el culpable, por eso la gente me da muestras de apoyo”, afirma.

Hace poco más de un mes la señora Ofelia se resbaló de las escaleras de  la vivienda que le alquilan por 2 mil pesos al mes en la localidad de El Colorado, municipio de El Marqués.

En la caída se descalabró la cabeza y se fracturó el brazo derecho.

“El que uno usa para todo”, lamentó.

Antes de su accidente, la señora Ofelia –quien no tiene vehículo– trataba de visitar a su hijo hasta dos veces por semana, pero ahora no se atreve a viajar en autobús hasta el Penal por temor a caerse.

TIEMPOS MEJORES

Vende su casa para tratar de liberar a su hijo de prisión.

José Miguel durante su graduación de la Primaria.

El rostro de doña Ofelia cambia su expresión triste al momento en el que recuerda cuando organizaba viajes y excursiones a diversos destinos turísticos del país como Acapulco, en los cuales iba acompañada de su esposo y su hijo Miguel.

En esos tiempos su esposo aún no contraía la enfermedad de la que falleció y su hijo tenía 8 años de edad.

10 años después ese niño que disfrutaba viajar, ingresó al Cereso Varonil de San José El Alto, acusado por la Procuraduría de Querétaro de asesinar a un porrista del equipo de fútbol América.

El pasado 20 de julio Miguel cumplió 22 años de edad, ese día fue particularmente triste para la señora Ofelia, así como las navidades, días de las madres y otras festividades y fechas significativas para ella y para su hijo.

A lo largo de sus tres años de encierro, Miguel se ha empleado en el taller de Carpintería del Cereso donde fabrica marcos para cuadros, contó su madre.

En la pared de la sala de la casa en la que vive, la señora Ofelia colgó uno de los cuadros que Miguel le regaló por el Día de las Madres.

“Me sentí muy a gusto de que se acordará de mí”.

SUEÑO DE LIBERTAD

Vende su casa para tratar de liberar a su hijo de prisión.

Recuerda cuando su hijo disfrutaba de su libertad.

Los ojos de doña Ofelia se cargan de lágrimas cuando habla de la tarde en la que su hijo fue detenido.

Ella denunció que en la Procuraduría de Querétaro lo torturaron para que declarara que él había cometido el crimen.

“Él se culpó porque sentía que ya nunca me iba a volver a ver ”.

La señora Ofelia acudió a la entonces Comisión Estatal de Derechos Humanos para pedir ayuda, pero su caso no prosperó.

En el organismo defensor de derechos humanos detectaron que la detención de Miguel fue ilegal, al cambiar su situación jurídica de testigo a probable responsable, pero descartaron que fuera víctima de tortura.

“Ahí no me ayudaron en nada”, lamenta doña Ofelia respecto de la ahora Defensoría de los Derechos Humanos.

A lo largo de estos tres años y más de 6 meses, tres jueces han revisado su caso, pero ninguno le ha dictado sentencia.

Su actual abogado, Arnulfo Moya Vargas, expuso que dicha medida es para alargar y desgastar el procedimiento.

No obstante, el pasado 29 de junio Moya Vargas presentó las conclusiones de no responsabilidad de su cliente, José Miguel Urbina Franco.

En dicho documento expone que no hay sustento en las acusaciones y declaraciones de testigos y de agentes de la Procuraduría para acreditar la responsabilidad de José Miguel en el homicidio del menor Cristian Shair Bringas Pérez.

En vísperas de la última etapa del procedimiento, el abogado Arnulfo Moya Vargas considera que existe una posibilidad de que José Miguel obtenga su libertad.

La señora Ofelia defiende que su hijo no es un asesino pues en este tiempo ha reanudado sus estudios de preparatoria –los cuales dejó truncos para  trabajar cuando su padre enfermó–, sigue disfrutando de jugar al fútbol soccer y mantiene un buen comportamiento en la cárcel.

Desde su casa en El Colorado les pide a los familiares de Cristian Shair, joven asesinado la noche del sábado 7 de enero del 2012 tras un partido de futbol, que exijan a las autoridades que busquen y encuentren al verdadero asesino.

Ella dice que si supiera que su hijo es culpable no les haría esta exigencia ni le pediría ayuda a nadie.

En dos ocasiones la señora Ofelia le ha solicitado ayuda al gobernador José Eduardo Calzada Rovirosa.

La primera vez se le acercó con otras personas que tenían diversas peticiones para el mandatario.

Recordó que el gobernador le dijo que su caso le interesaba por encima de los demás.

Sin embargo, no cree que haya sido sincero, pues aunque volvió a pedirle ayuda en mayo pasado y Calzada le contestó que “no se preocupara, que todo iba a salir bien”, su hijo continúa preso.

“A veces no le creo porque si me quisiera ayudar, que él como, me imagino que también es padre, que se consideré de mí y ya me de a mi hijo”.

Hace unos meses, derivado de aquel encuentro con el mandatario en la sede del Gobierno Estatal, soñó que su hijo ya estaba de regreso en su casa.

En su sueño, Miguel le decía que juntos saldrían adelante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner