Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La contrainteligencia de Osejo

402 | 8 septiembre 2015 | Columna invitada | 298 vistas | comentarios

Augusto Sebastián García Ramírez*

La contrainteligencia de Osejo

Luis Gabriel Osejo y José Calzada. Fotos: Especial.

En Querétaro, estado donde no pasa nada fui invitado a trabajar en el Área de Contrainteligencia, cuyo titular es el director del “portal más visitado de Querétaro”. Fui invitado. Me ofrecían 25 mensuales. 50 mil a los seis meses. El ofertante fue Luis Gabriel Osejo. Creador de la página Ciudad y Poder. Me citó. Otra vez. En una semana me había cancelado la cita en cuatro ocasiones. Me quedaba claro que el poder ya estaba mareando al periodista preferido del priismo queretano.

Se tituló de licenciado en Derecho pero su ejercicio profesional es el periodismo. Bien o mal, no lo sé. La objetividad per se, inmaculada, no existe en periodismo. Pero la verdad, aunque deban usarse varios espejos, debe reflejarse en todo texto, nota, historia. Se presentó. “Yo soy el jefe del Área de Contrainteligencia”. Y recalcó “yo soy el jefe y soy amigo de Pepe Calzada, desde la infancia, por eso me dio esta área”. Así me lo dijo con pasión, casi con furor. El periodista estaba viendo los cielos abiertos. El abogado metido a periodista estaba cerca del gobernador. Cerca de la ubre oficial.

Los tentáculos del poder priista me habían alcanzado y me subieron al carro de trabajar en un área dedicada a la contrainteligencia. Su titular un abogado metido a periodista. El periodista favorito de los priistas queretanos. Uno de los periodistas favoritos. Disfrazaba su cuerpo con un traje-chaqueta gris perla. No pude estrecharle la mano y tampoco pude regalarle un abrazo porque llegó a sentarse y preguntando. Definitivamente ya estaba en el poder. Todo depende del tiempo y las circunstancias. Digamos que estoy reflexionando y procesando lo sucedido. Pero no me importó.

¿Sabes quién soy, verdad?, me preguntó. Soy amigo de Pepe. Soy su amigo. Somos desde la infancia. Él mismo se contestó. A mí me daban ganas de salir corriendo. No había diálogo. No había con quién dialogar. Otro más que decía que era amigo del gobernador. Otro más.

Haciendo bailar un bolígrafo entre sus dedos de forma exasperante. Se había dejado crecer la barba. “Mira, yo soy el coordinador del Área de Contrainteligencia. Me dijeron que te diera trabajo. Que tienes mucha experiencia. De entrada te digo, no me caes bien. Todo lo que huele a PAN no me cae bien”, me dijo insolente.

La contrainteligencia de Osejo

Osejo con Sandra Albarrán y el gobernador José Calzada.

“Yo soy cien por ciento priista. Lo has de saber. Soy amigo de Pepe”, gritó a todo pulmón. “Pero bueno, me dijeron que te incluyera en este proyecto del cual soy el coordinador. Mira te voy a ofrecer de entrada 25 mil mensuales. Poco a poco podrás ganar más. Hasta 50 mil mensuales a los seis meses”. Me lo dijo sonriendo como si anunciara pastas dentales. Una sonrisa que, al no ser franca, me resultaba estúpida. La contrainteligencia no es suficiente con decir, estuve a punto de contestarle.

Quién sabe cuánto presupuesto estaba mamando para dicho proyecto. Quién sabe cuánta lana era su sueldo tomando en cuenta el ofrecimiento. Quién sabe cuánto. Luis Gabriel Osejo recalcaba ser amigo del gobernador y militante priista, instituto en el que no hay políticos pobres, luego no habría políticos pobres. Por eso de su gran sonrisa dentífrica. No por otra cosa. No por darme trabajo, porque él tenía muy bien claro que yo no era de su agrado por haber trabajo en la administración panista. Me lo recalcaba mientras el bolígrafo seguía bailando entre sus dedos largos y acróbatas. “Todo depende del trabajo. De entrada son 25 mil pesos. Eso sí, nada de decir que yo soy el coordinador o que existe esta área. Pepe me asignó esta área. Son instrucciones del gobernador de que funcione esta área. Y me dio la encomienda porque soy su amigo”, me comentaba como ninguna otra expresión de la inteligencia.

El requisito fundamental de la contrainteligencia es que sea observadora, inteligente, precavida y ágil de mente. Esas no necesariamente son las armas del periodista preferido del priismo queretano, pero son las mejores y más efectivas.

Allí estaba el periodista favorito del priismo queretano recalcándome que era amigo de Pepe con una actitud de soberbia porque era el coordinador del grupo de élite de contrainteligencia. El sistema político mexicano es tan corrupto y prevaricador que ha logrado convertir a no pocos periodistas en burdos corifeos de propaganda gobiernistas. Y allí estaba yo, lleno de impotencia y desespero. Allí estaba el egocéntrico, narcisista, perseverante, tenaz, selectivo. También manipulador, cautivador y meticuloso recalcándome que era amigo de Pepe. No tenía más que una palabra. El mérito que valía era ser amigo de Pepe.

Acepté. Pero a los pocos días me bajé. En un abrir y cerrar de ojos –como se acostumbra escribir en los viejos cuentos– me vi en la calle. Poco tiempo trabajé para el coordinador contra inteligente y amigo de Pepe. No soporté a los amigos de Pepe Calzada. Ni modo que qué. Ni una semana. No iba a ser fácil.

*El autor es ex trabajador de la Secretaría de Gobierno de Querétaro.

*Correo electrónico: motel.garage@hotmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner