Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Defender a los defensores

407 | 13 octubre 2015 | Global-Local: Mirador Internacional | 119 vistas | comentarios

Dra. Marisol Reyes Soto*

Defender a los defensores

Imagen: www.oxfam.org

Cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dio a conocer el pasado 2 de octubre un comunicado de prensa con los aspectos más relevantes obtenidos de su visita en seis estados del país, se abrió un nuevo episodio en las relaciones internacionales de México.

Aunque la CIDH es un organismo internacional que se encarga de la protección y la promoción de los derechos humanos en el continente americano, su actuación y veredictos suelen ser discretos y poco controvertidos. Dicha conducta se explica en alguna medida porque esa institución es parte de la Organización de los Estados Americanos y es bien conocido que los países miembros pueden ejercer cierta influencia en su diagnóstico y recomendaciones. Bajo esas circunstancias no deja de ser sorprendente que la delegación de especialistas, encabezada por la presidenta de esa organización, haya afirmado abierta y contundentemente que México vive una grave crisis de derechos humanos.

El comunicado es severo y alarmante cuando menciona que la crisis en México se caracteriza por una extrema inseguridad y violencia; en especial desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y tortura; niveles críticos de impunidad y una atención inadecuada e insuficiente a las víctimas y familiares. Además se establece que esas situaciones son especialmente graves y desproporcionadas con las personas en situación de pobreza, migrantes, solicitantes de asilo, refugiados y desplazados internos, mujeres, niños, niñas y adolescentes, defensoras y defensores de derechos humanos, periodistas, pueblos indígenas, personas lesbianas, gay, bisexuales y trans (LGBTI), entre otros. Se concluye que la falta de acceso a la justicia ha creado una situación de impunidad que perpetúa y en ciertos casos impulsa la repetición de las graves violaciones a los derechos humanos.

Solucionar una problemática tan compleja, sin duda, implica transformar aspectos estructurales en muchas instituciones de gobierno y del propio sistema político. En otras palabras, un cambio de tal magnitud implicaría virtualmente un rediseño del propio Estado mexicano.

No obstante lo anterior, en el corto y mediano plazo hay algunos aspectos prácticos que se pueden atender, por ejemplo, es prioritario demandar que como condición básica se garantice la seguridad y protección de aquellas personas que se han comprometido con la defensa de la verdad y la justicia. No es posible que hoy en día los defensores de los derechos humanos reciban amenazas, hostigamientos, e incluso pierdan la vida.

Existen múltiples casos de activistas sociales en todo el país, y en el estado de Querétaro, que han intentado visibilizar problemáticas muy graves que ocurren cotidianamente, pero los gobiernos han optado por ocultar e ignorar sus denuncias. Aún más, resulta increíble que las autoridades prefieran reprimir a los denunciantes antes que perseguir a los criminales.

Con el amedrentamiento de la sociedad mexicana sólo se incrementa la situación de incertidumbre, desconfianza y falta de credibilidad en las instituciones de justicia. Para atender ésta crisis es necesario que la ciudadanía confíe y sea respetada.

*Académica especialista en temas internacionales.

Correo electrónico: mreyess@itesm.mx

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner