Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Ignacio Loyola Vera / y II

414 | 2 diciembre 2015 | Una Temporada en el Infierno | 141 vistas | comentarios
Ignacio Loyola Vera y II.

Los ex gobernadores Francisco Garrido Patrón, Enrique Burgos García, José Eduardo Calzada Rovirosa e Ignacio Loyola Vera (de izquierda a derecha). Foto: Especial.

Ramón Martínez de Velasco

Durante la administración 1998-2003 se buscó que la ciencia y la tecnología fueran motor de desarrollo y no simple ventanilla de atención para un sector.

El obstáculo no se hallaba en el sistema académico, sino en tender puentes hacia el sistema financiero, cuestión que se buscó vía la ‘Red Nacional de Consejos y Organismos Estatales de Ciencia y Tecnología’ –que presidía otro visionario: el doctor Arturo Lara López, director general del Consejo de Ciencia y Tecnología de Guanajuato en ese entonces– a fin de aportar beneficios económicos y sociales a la población, y generar conocimientos de utilidad pública (pues el sentimiento que imperaba era –y es–: “Investigamos sin que nadie nos esté esperando allá afuera. Publicamos sin medir la trascendencia que esas publicaciones puedan tener allá afuera. Los problemas locales son muy básicos y no los atendemos. Intentamos darle gusto a todos y perdemos de vista el objetivo”).

Además de fomentar la vinculación academia-Centros de Investigación-sector productivo-entorno social, era importante comunicar sus fortalezas y problemáticas, por lo que se publicó un Diagnóstico Estatal de Ciencia y Tecnología 1999-2000.

De hecho, en materia de comunicación científica y tecnológica el binomio Secretaría de Educación-Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Querétaro (Gabriel Siade Barquet-Alejandro Lozano Guzmán) fue exitoso, pues reactivó esta actividad, apuntaló espacios para ejercerla y dio voz a la comunidad académica y de investigadores a través de la revista NTHE (que perfeccionó sus contenidos y les imprimió un sello periodístico) y del programa radiofónico ‘El noticiario de la ciencia’, que se transmitió por Radio UAQ y Radio Querétaro.

Es más, con este binomio la producción de publicaciones fue abundante.

También dio voz a la comunidad académica y de investigadores al iniciarse la ‘Semana del Quehacer Científico y Tecnológico’, que tuvo como sede distintas instituciones educativas y Centros de Investigación donde se organizaron congresos, mesas redondas y cursos dirigidos a chavales de secundaria y preparatoria, no sólo en Querétaro capital.

Con Ignacio Loyola Vera también se pusieron en marcha dos áreas prioritarias que devinieron en casos exitosos: el Programa Binacional de Alcance Industrial y la ‘Red de Investigación e Innovación Aeroespacial en Querétaro’.

Todo iba bien hasta que comenzó a ir mal.

La Universidad Autónoma de Querétaro rompió negociaciones con el gobierno estatal por no entregarle recursos extraordinarios y exigió la renuncia del secretario de Educación, Gabriel Siade Barquet.

A partir de esa necedad, el Concyteq cayó en coma.

El punto final lo trazó Francisco Garrido Patrón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner