Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¡Que se abra la Galería 1 del Archivo General de la Nación!

414 | 2 diciembre 2015 | Archivo y Memoria | 416 vistas | comentarios
¡Que se abra la Galería 1 del Archivo General de la Nación!

La Hemeroteca del Archivo General de la Nación en México, D.F. Foto: www.agn.gob.mx

Daniel Guzmán Cárdenas-Kevyn Simon Delgado*

Desde inicios del 2015, el acceso a la información del Fondo de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), ubicado en la Galería 1 del Archivo General de la Nación (AGN), se vio fuertemente restringido, debido a una serie de medidas que limitaron su consulta.

La DFS fue, desde 1947 hasta 1985, el organismo oficial de seguridad e inteligencia nacional, pero es recordada por su labor de espionaje y represión, sobre todo contra los opositores al régimen durante la llamada guerra sucia. Durante estos años se espió a muchísima gente de los ámbitos político, económico, militar, religioso, sindical y estudiantil, por diversas razones, aunque en la mayoría de estos seguimientos se excusaban por cuestiones de “seguridad nacional”. De igual modo, se mantuvo un registro de las actividades de innumerables instituciones legales e ilegales, como universidades o grupos estudiantiles, así como de organizaciones guerrilleras. Toda la información recopilada fue almacenada en la Galería 1 y, tras una serie de demandas de organizaciones civiles durante la coyuntura de la transición federal, se logró que en el año 2003 se abriera el acceso a dichos documentos con la finalidad de poder comprobar y conocer el tipo de información de la cual disponía este aparato gubernamental, buscándose una reivindicación de la memoria, de la verdad y de la justicia.

A lo largo de estos últimos años, muchos investigadores se han acercado al archivo, en un principio revisar estos documentos era algo complicado, debido al desorden del mismo y al desconocimiento que se tenía sobre su contenido. Además, paradójicamente, algunos de los encargados de custodiar el fondo, habían sido agentes de la DFS, ahora trabajadores del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). Sin embargo, desde el 2012 hasta el 2014, se vivió una apertura que permitió que se profundizara en su análisis, dando como resultado trabajos cuya aportación es importante para la investigación de acontecimientos sociales de esa época. Lamentablemente, el fondo fue censurado desde inicios del 2015, sin previo aviso por parte del AGN e, incluso, con una reiterada negación del problema. ¿En qué consisten estas medidas? Principalmente, la consulta que antes se podía realizar en unos minutos, apenas instalado en la Galería 1, ahora se transformó en un trámite que puede demorarse hasta 40 días hábiles, previa solicitud de la información realizada por Internet ante el Instituto Federal de Acceso a la Información (ahora Instituto Nacional), cuando antes este paso tampoco era necesario. Además, los documentos originales han quedado completamente restringidos, por lo que sólo se podrán revisar copias testadas por el mismo personal de la Galería, quitando información que puede ser vital para un completo entendimiento de estos documentos.

A simple vista pareciera que esto sólo afecta a los investigadores que pretendan revisar el archivo. Sin embargo, dicha censura no sólo afecta a una cuestión académica, si no que atenta contra la libertad de expresión y acceso a la información y es un claro obstáculo contra la verdad, ya que restringe un mayor conocimiento al respecto de esta parte obscura de nuestra historia contemporánea.

LOS DOCUMENTOS

SOBRE QUERÉTARO

Que se abra la Galería 1 del Archivo General de la Nación

Documentos de la Dirección Federal de Seguridad sobre huelgas y movimientos estudiantiles en Querétaro. Fotos: Daniel Guzmán-Kevyn Delgado.

Hasta el momento, la revisión de este fondo había dado mucha luz sobre acontecimientos de trascendencia nacional. Pero, tras una amplia revisión que realizamos en este Fondo, encontramos documentos muy importantes para la reconstrucción de la historia contemporánea del estado. En general, podemos reconstruir la versión de la DFS sobre la fundación de la Universidad de Querétaro en 1951; la huelga estudiantil que le dio su autonomía en 1958; la ninguneada lucha ferrocarrilera y magisterial de Demetrio Vallejo y Othón Salazar; la recordada “toma” del Patio Barroco por cientos de feligreses quienes asaltaron la UAQ como respuesta al anexo del mismo patio por parte de la rectoría de Hugo Gutiérrez Vega en 1966; la olvidada marcha y muestras de apoyo al movimiento estudiantil de 1968; manifestaciones, protestas y mítines de los estudiantes a lo largo de la década de los setenta, donde organizaciones y personajes muy conocidos en la vida universitaria, tanto de derecha y de izquierda fueron vigilados y, en teoría, analizados sus pasos para las determinaciones que la DFS quisiera hacer después; la lucha de la Normal del Estado en 1980, que prendió tras la represión que sufrieron el 8 de mayo de ese año.

Luchas obreras bastante considerables que se debatieron entre el charrismo sindical y las banderas rojinegras de huelga; muy pocas campesinas propiamente, aunque sí varias invasiones de tierras y problemas relacionados con los ejidos, lo cual puso las bases para un creciente y aún vivo movimiento urbano-popular; una interesante participación de diversos partidos políticos como el Partido Comunista Mexicano, el Partido Popular Socialista, el Partido Mexicano de los Trabajadores, entre otros. Todo esto nos proporciona un panorama que, hasta ahora, permanece casi completamente olvidado por historiadores, politólogos y periodistas, quienes son los que podrían más entrar al tema.

Para la situación directamente relacionada con la guerra sucia, hemos podido reconstruir varios episodios que son bastante llamativos. Como la de El Partido de los Pobres e Inconformes de la Sierra y Querétaro, única organización de tipo “guerrillero” en la entidad; la participación de los hermanos Rigoberto y Carlos Lorence López, probablemente los únicos queretanos en formar parte de las guerrillas urbanas; y, finalmente, la desaparición forzada del obrero comunista, Arnulfo Córdova Lustre, secuestrado, torturado y asesinado en San Juan del Río en 1981, hasta donde hemos averiguado, la única desaparición de este tipo llevada a cabo en Querétaro.

Es claro que estas medidas de censura afectan el desarrollo de las investigaciones sobre la historia contemporánea de México a lo largo y ancho de la República, por lo que nos sumamos al reclamo de transparencia y verdad ¡Que se abra la Galería 1!

*Historiadores de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner