Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Querétaro: Un crimen en la impunidad al paso de 3 gobiernos…

414 | 6 diciembre 2015 | Querétaro | 270 vistas | comentarios
  • El homicidio de Marco Antonio Hernández Galván a manos del conductor de una camioneta BMW negra X5, ocurrida en el 2004, todavía no ha sido esclarecido.
El Caso BMW Negra, 11 años de impunidad.

El padre de Marco exige justicia por el crimen de su hijo. Foto: Libertad de Palabra.

Iván Aldama Garnica

Querétaro, Qro.- El señor José Luis Hernández Guerrero –padre de Marco Antonio Hernández Galván, joven asesinado el 27 de noviembre de 2004 por el conductor de una camioneta BMW X5 de color negro– participó en el programa La Suave Patria que transmite la radiodifusora de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Hernández Guerrero recordó que son ya 3 gobernadores (Francisco Garrido Patrón, José Eduardo Calzada Rovirosa y Francisco Domínguez Servién) a los que les ha demandado justicia, sin que hasta el momento haya obtenido respuesta.

El padre de la víctima narró que en lo que va de la nueva administración del panista Francisco Domínguez Servién, le ha solicitado en 2 ocasiones una audiencia, pero es fecha que no lo atiende, a pesar de que refirió que en su campaña política el ahora mandatario le dijo que “conocía bien su caso” y le prometió que le iba a brindar una “atención especial”.

El conductor del programa radiofónico, Agustín Escobar Ledesma, inició la emisión con una síntesis del caso: “… hoy se cumplen 11 años, exactamente el 27 de noviembre de 2004, un Tsuru blanco que iba circulando por las calles de esta ciudad, también una camioneta BMW negra, en algún momento en una de las calles cercanas a esta plaza, hubo un altercado, alguien disparó una pistola 9 milímetros, de uso exclusivo del Ejército, y a partir de ese momento y hasta este momento no hay un responsable, no se sabe quién disparó esa arma, no hubo un detenido, no hubo un consignado, en fin, no hubo nada, bueno, tal vez sí hubo algo, digamos que hubo impunidad hasta el momento”.

A 11 años del crimen

4 gobernadores

(Francisco Garrido Patrón, José Eduardo Calzada Rovirosa, Jorge López Portillo Tostado y Francisco Domínguez Servién).

3 procuradores

(Juan Martín Granados Torres, Arsenio Durán Becerra, Alejandro Echeverría Cornejo).

6 secretarios de Gobierno

(Alfredo Botello Montes, Jorge García Quiroz, Roberto Loyola Vera, Jorge López Portillo Tostado, Juan Carlos Espinosa Larracoechea, Juan Martín Granados Torres).

Uno de los testigos principales del homicidio –Miguel Gerardo Rivera Alcántar, amigo de Marco Antonio– identificó al pudiente empresario queretano Federico Ruiz Lomelí como el agresor, pero las autoridades en aquel momento no investigaron al señalado.

Inclusive, el entonces procurador, Juan Martín Granados Torres (hoy secretario de Gobierno), convocó a una rueda de prensa para deslindar de toda responsabilidad a Ruiz Lomelí.

De igual manera, desde la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitieron la recomendación 035/2005 al gobernador Francisco Garrido para que, entre otros puntos, instruyera al entonces procurador Juan Martín Granados Torres, con la finalidad de determinar la averiguación previa I/929/2004, iniciada por el homicidio del joven también conocido como “Kikín”.

Así, a 11 años del crimen no hay justicia para las víctimas, pese a que durante este lapso han transitado 4 gobernadores (uno que va comenzando); 3 procuradores; y 6 secretarios de gobierno.

El escritor Julio Figueroa Medina, quien también tuvo participación en el programa radiofónico, ha intentado mantener en la memoria colectiva el caso, pero sostiene que éste no ha sido resuelto debido a que existe un amasiato entre el poder político y el poder económico.

LE APUESTAN AL OLVIDO

El abogado Arnulfo Moya Vargas, quien defiende al señor José Luis Hernández Guerrero, expuso que desde la Procuraduría de Querétaro han nulificado la posibilidad a las víctimas para que obtengan justicia.

Y es que en el transcurso de estos 11 años no han consignado el caso ante un juez para que lo resuelva.

“La Procuraduría General de Justicia le ha apostado al olvido”, afirmó.

Moya Vargas advirtió que, si en la Procuraduría mantienen el caso sin determinación, acudirán ante un juez e incluso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), pues con el nuevo sistema penal acusatorio pueden valerse de este recurso.

Posterior a la emisión, el padre de la víctima, el abogado Arnulfo Moya y el escritor Julio Figueroa entregaron una petición en la sede del Poder Ejecutivo, dirigida al gobernador Francisco Domínguez, al secretario de Gobierno, Juan Martín Granados Torres, y al procurador Alejandro Echeverría Cornejo, para que los atiendan y les expongan el estado procesal en el que permanece el caso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner