Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Dieciocho y van diez / y II

421 | 12 febrero 2016 | Una Temporada en el Infierno | 164 vistas | comentarios

Ramón Martínez de Velasco

Dieciocho y van diez / y II

“Todos los días individuos sin talento, capacidad o conocimiento, nos informan sobre el acontecer nacional”.

Harto es una bella palabra / al filo de la cual todo puede ocurrir”: Ignacio Betancourt.

Durante dieciocho años escribiendo en la ciudad de Querétaro he intentado apegarme a la recomendación del maese Miguel Ángel Granados Chapa: “Combata la ambigüedad. No insinúe. No exagere. No minimice. Elija una postura y defiéndala. Un juicio no depende de la complicidad del lector, sino del apego a la verdad”.

También he intentado apegarme a la línea editorial bajo la cual escribí con Jaime Septién en El Observador, primer periodista queretano con quien trabajé: dar fe de la injusticia, de lo injusto.

A mi parecer, he sido consecuente con esa ‘ruta crítica’ en los impresos donde he naufragado, Libertad de Palabra incluido.

Lo que significa que todo puede ocurrir.

Quien mejor ha definido lo atestiguado desde esta ‘Temporada en el Infierno’ es Juan Villoro: “Pasamos de la Dictadura Perfecta a la Caricatura Perfecta”.

Del periodismo complaciente a la propaganda.

Del periodismo declarativo al periodismo gráfico en las páginas de la Very Important People.

Y sí, desde esta trinchera he observado cómo la impunidad de los políticos se alimenta de la impunidad del diarismo mediocre y provinciano, y cómo la aspiración más relevante de los reporteritos es la fama (¡todos somos Andrea Legarreta!).

“Todos los días individuos sin talento, capacidad o conocimiento, nos informan sobre el acontecer nacional” (John Ackerman).

“Las batallas de opinión pública se dan hoy en los códigos impuestos por la cultura del espectáculo: ofrecer diversión a las masas, generar temas que se sucedan unos a los otros y se evaporen sin dejar huella” (José Woldenberg).

Así las cosas… tampoco es para sorprenderse.

Se sabía que con “la alternancia” (así le llaman) no sólo no cambió nada, sino que “nos convertimos en un país más ridículo” (Juan Villoro).

Se sabía que desde el 1 de enero de 1994 se hizo añicos el Sistema.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner