Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La prensa queretana vista por la DFS (primera parte)

420 | 2 febrero 2016 | Archivo y Memoria | 179 vistas | comentarios
La prensa queretana vista por la DFS (primera parte)

Juan C. Gorráez (al centro), Fernando Díaz Ramírez (a su derecha), rodeados de estudiantes, tras la obtención de la autonomía.

Kevyn Simon Delgado y Daniel Guzmán Cárdenas*

Es interesante y necesario conocer, aunque sea brevemente, la relación prensa-poder en Querétaro, ya que este medio de comunicación, desde mediados del siglo XX hasta mediados de la década de los ochenta, era de los más cercanos al gobierno, el cual manejó para dar a conocer su proyecto político e ideológico, así como para denostar a sus opositores, sirviendo, entonces, como un megáfono de los intereses gubernamentales. De igual modo, al ser una fuente muy importante que nos permite reconstruir el periodo de los cuarenta a los ochenta, hay que tener en cuenta la delgada línea que separaba las posturas editoriales de las gubernamentales, porque muchos de los presidentes de los periódicos, directores y patrocinadores de los mismos eran cercanos al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y, por ende, al Gobierno Local, ya sea por simpatía o porque a casi cualquier periódico no le quedaba de otra, debido al monopolio del papel que controlaba el Gobierno Federal, lo que hizo que prácticamente no hubiera espacios para la crítica a los gobiernos en turno.

La Dirección Federal de Seguridad (DFS), de vez en cuando, realizó una serie de radiografías sobre la situación de la prensa en Querétaro, revelando importante información sobre la misma, aunque, cabe aclarar, pareciera que nunca fueron del todo  el centro de su atención, como sí lo fueron en la Ciudad de México y los periódicos de distribución nacional. Varios periódicos se editaron durante estas décadas, entre unos: El Amanecer, El Regional, Tribuna, El Mundo, El Día, La Opinión, La Corneta, Buzón Queretano y después, seguramente los más importantes de la entidad, Diario de Querétaro y Noticias. De todos ellos, sólo el semanario Tribuna, dirigido por J. Jesús de la Isla Esparza, tenía una línea editorial opositora al gobierno, claramente de derecha, pudiéndosele considerar, en parte, como vocero del Partido Acción Nacional (PAN), de la Unión Nacional Sinarquista (UNS) y del clero.

En los demás, se pueden encontrar críticas veladas al gobierno, contra las autoridades que se pueden criticar, como alcaldes y funcionarios menores, pero jamás contra gobernadores y mucho menos contra al presidente y, en gran medida, todos difundieron el discurso gubernamental a través de sus hojas. Sin embargo, lograr el control de la prensa no siempre fue simple.

La prensa queretana vista por la DFS (primera parte)

Coronel José García Valseca. Foto: Especial.

El primer diario contemporáneo de trascendencia en Querétaro fue El Amanecer, publicado de 1951 a 1962, el cual se propuso, entre otros puntos “combatir las doctrinas o tendencias que conspiren contra el orden social establecido”, “propiciar toda actividad con tendencias al mejoramiento de la raza” y “rendir tributo a la verdad, informando con exactitud y juzgar sin otra mira que la del pueblo y sin otro afán que el de ser justos”. Quizá en un principio el periódico sí aspiró a ser independiente, sin embargo, tras una pronta crisis financiera, la Cadena García Valseca se hizo del mismo, quedando supeditado a la línea editorial de esta, desatándose un problema muy conocido entre el gobernador Juan C. Gorráez Maldonado (1955-1961) y El Amanecer en 1958, durante la huelga de la Universidad de Querétaro.

Según Fernando Díaz Ramírez, rector de la Universidad de Querétaro desde 1951 hasta 1963, el gobernador Manuel González de Cosío (1961-1967) “acabó con la Libertad de Prensa […] con conflictos obreros provocados y por otros medios igualmente reprobables, logró que la Cadena García Valseca abandonara esta ciudad y calló para siempre AMANECER el gran periódico queretano, el periódico que había formado la conciencia cívica de Querétaro”.

Lo que no menciona Díaz Ramírez es que el Coronel poblano José García Valseca, fundador y dueño de decenas de periódicos por todo el país, según la DFS, “solicitó al Lic. Juan C. Gorráez, la cantidad de $800.000.00, una de las Senadurías del Estado así como una Diputación Federal para sus amigos. Como el funcionario aludido no accedió a los deseos del Corl. García Valseca, quien a cambio alabaría la labor que al frente del Gobierno desarrollara, ordenó que mediante el diario mencionado se criticara la administración del actual gobernante”.

José Alcocer Pozo, designado rector por Gorráez en sustitución de Díaz Ramírez en enero del 58, se entrevistó con el Coronel en su hacienda de Ajuchitlán, en el municipio de Colón, el 17 de enero de 1958, con la encomienda de Gorráez de pedir que el Amanecer no atacara con tanta fuerza tanto al gobernador como a su persona, aclarando que García Valseca pedía “$50,000.00 mensualeas y no $100,000.00 por tratarse de un estado pobre”, con tal de cesar los ataques.

Alcocer Pozo transmitió este mensaje al gobernador quien tajantemente contestó “¡no participaremos económicamente para mejorar nuestra imagen!” argumentado que esto no era honrado. Sin embargo, el conflicto entre Valseca y Gorráez iba más allá del intento de extorción mal logrado, pues el director del Amanecer, José Guadalupe Ramírez Álvarez, aseguró que el conflicto tenía orígenes de carácter más personal. El problema se hizo tan evidente que incluso se llegó a asegurar que García Valseca estaba detrás de la lucha universitaria del 58. Sin embargo, hasta el momento no hay elementos que sostengan esta hipótesis; si bien los participantes del movimiento reconocen el apoyo del periódico, ninguno le atribuye un papel como patrocinador o dirigente.

Y, de hecho, las críticas contra el gobierno nunca terminaron, afirmando el periódico que, entre otras cosas, “fomenta el abigeato; que entrega obras a su nombre cuando éstas costaron al pueblo; que no cumple sus promesas; que permite que se abran centros de vicio”, etc. Sólo su salida y la llegada de Manuel González de Cosío a la gubernatura en 1961 frenaron los señalamientos. El enfrentamiento entre el gobernador en turno y el dueño de la cadena provocó que ésta fuera expulsada del estado. Clara muestra de la convenenciera relación entre el poder y la prensa.

El director de El Amanecer continuó siendo Ramírez Álvarez, a la postre, rector de la UAQ de 1971 a 1976 y director del Diario de Querétaro, periódico que surgió tras la aparente salida de la Cadena García Valseca del estado. Como vemos, ambos intereses, el del gobierno del estado y el de la empresa, chocaron de frente haciéndose con el control de la prensa el primero, tambaleándose la versión de Díaz Ramírez, quien, seguramente escribió en contra del triunfante González de Cosío porque éste había logrado retirarlo de la rectoría tras doce años en el puesto y colocar a un hombre más cercano a sus beneficios, a Alberto Macedo Rivas (1964-1965), cosa que el anterior gobernador, Gorráez, no logró hacer cuando lo intentó a principios de 1958.

*Historiadores de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner