Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La prensa queretana vista por la DFS (segunda parte)

421 | 9 febrero 2016 | Archivo y Memoria | 357 vistas | comentarios
Archivo y Memoria.

El día de la inauguración del Centro Universitario de la UAQ. De izq. a der., Antonio Calzada Urquiza, Luis Echeverría Álvarez, Víctor Bravo Ahuja y José Guadalupe Ramírez Álvarez. Foto: Tomada del libro “Testimonios de cinco décadas”.

Kevyn Simon Delgado y Daniel Guzmán Cárdenas*

La relación prensa-poder o medios de comunicación-poder en Querétaro aún no ha sido muy explorada. Tan importante tema sigue esperando a su investigadora o investigador. Los documentos de los organismos gubernamentales, la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS), nos dan un breve esbozo de ella, sobre El Día, El Regional, Tribuna, Diario de Querétaro y Noticias.

El Día, dirigido en sus últimos años por Daniel R. Antigüedad, fue un semanario que se publicó desde 1943 hasta, por lo menos, 1968. Aunque se observan posturas anticomunistas, sobre todo contra la Revolución Cubana y contra los “invasores comunistas” del Vietcong, la DFS consideró que este órgano tenía una postura “neutral”, es decir, no completamente partidista. Extraño caso. En nuestra revisión, dicha publicación sí era pro-régimen. En cambio, el semanario El Regional, dirigido por Antonio de P. Torres, era, según la DFS, un “órgano de difusión del Gobierno Local”. Además, igual que toda la prensa cercana al régimen, se puede leer su anticomunismo, principalmente contra el “terrorismo” del Vietcong durante la guerra de Vietnam.

Estas posturas, repetidas en todos los periódicos, se entiende como parte de la campaña “antisubversiva” orquestada por las élites, donde los medios de comunicación contribuyeron a crear y fortalecer una atmósfera de peligro ante el supuesto avance del comunismo en América Latina y en nuestro país, ideología que, acusaban, atentada contra la esencia de lo mexicano y buscaba imponer sentidos que son ajenos a nuestra historia, proveniente de la Independencia, la Reforma, el triunfo sobre el Segundo Imperio y la Revolución Mexicana, movimientos de los que la clase en el poder se consideraba sucesora, continuadora y defensora.

Rogelio Garfias Ruiz

Rogelio Garfias Ruiz. Foto: Tomada del libro “25 años de autonomía universitaria”.

Sobre el semanario Tribuna, única publicación opositora al gobierno desde la década de los cuarenta hasta los setenta, impreso desde 1946 en los talleres gráficos del “Sagrado Corazón” en avenida Madero, la DGIPS reportó que su director J. Jesús de la Isla Esparza, nacido en Querétaro en 1918, quien estudiara Química en Bélgica y Periodismo en España, “es miembro de una familia católica de esta ciudad y con amplios nexos con el clero queretano”, “también tiene relaciones con el gobierno por conveniencia de su negocio y está relacionado con las principales gentes de Querétaro. La familia De la Isla es numerosa y tiene negocios de papelerías e imprentas” (como la conocida “Sagrado Corazón” donde todavía hace nos muchos años se podían apreciar calcomanías de la campaña “Cristianismo sí, comunismo no”), lo que explicaría el por qué su semanario duró tantos años –33 años– y manteniendo una postura contraria al gobierno. Además, por varios años Isla Esparza fue miembro del Partido Acción Nacional, aproximadamente de 1952 a 1960, con el cual fue candidato a la presidencia municipal de Querétaro en 1958. Sobra decir que tenía una línea de derecha.

El Diario de Querétaro, el diario más importante de la entidad por su distribución, años de existencia y peso político, surgió unos meses después de la desaparición de El Amanecer, el 18 de marzo de 1963, con el auspicio del gobierno de Manuel González de Cosío (1961-1967). José Guadalupe Ramírez Álvarez fue su primer director y, en 1965, sería sustituido por Rogelio Garfias Ruiz, hombre muy cercano a los intereses gubernamentales y quien había participado en la huelga universitaria de 1958. Años después, en 1974, durante el régimen de Luis Echeverría Álvarez, la cadena periodística García Valseca pasó a manos de la Secretaría de la Presidencia por unas deudas contraídas (y no perdonadas) con Gobernación y éste, en 1976, la vendió al Sr. Mario Vázquez Raña, quien le cambiará el nombre por el de Organización Editorial Mexicana (OEM), organización que surgió supeditada al presidente y que, desde entonces, siempre ha apoyado al gobierno en turno y a la cual pasó a pertenecer el mencionado diario.

El Noticias surgió hasta 1973 y se ha mantenido hasta la fecha como el segundo periódico en importancia en el estado, con una línea más “independiente”, pero de igual forma cercana al gobierno; entre sus accionistas se encontraba Manuel Suárez Muñoz, también participante en la huelga de 1958, secretario de Gobernación en funciones durante el gobierno de Juventino Castro Sánchez (1967-1973) y un fuerte precandidato para ocupar la candidatura del PRI para la siguiente gubernatura, puesto para el que, finalmente, fue designado Antonio Calzada Urquiza (1973-1979). El propio Garfias Ruiz y Manuel Guevara Castro serían los dirigentes del mismo durante décadas, y si bien se pueden localizar posturas algo más abiertas con respecto al Diario de Querétaro, además de algo más de espacios para la oposición, llegada la hora de los procesos electorales o en algún momento de crisis, este se alineaba, como casi todos, al servicio del Gobierno, y aquel medio o periodista que no lo hiciere, pagaba con las consecuencias.

La vigilancia a la que también son sometidos los medios de comunicación por parte del gobierno sirve para mantenerlos controlados y dentro de la línea gubernamental, sobre todo en momentos de crisis política, de no ser así, la información personal que se tiene sobre los directores de los periódicos y periodistas, es utilizada para chantajear y amedrentar las críticas en su contra y, por supuesto, cambiar la opinión pública a su favor.

Una mayor apertura en los medios de comunicación y la pluralidad de posturas en estos tardaría en llegar a Querétaro, con contadas y pequeñas excepciones, esta no se puede apreciar sino hasta la última década del siglo XX cuando, de la mano con la transición política, la anhelada libertad de prensa, de comunicación y de crítica pudo transitar por caminos más seguros, aunque aún no se ha consolidado del todo, debido, en buena medida, a la poca voluntad de los grupos políticos en el poder de favorecer esto y a la constante y casi tradicional necesidad de comprar las portadas, noticieros y comunicadores, quienes moldean la información para beneficio mutuo.

*Historiadores de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentarios cerrados.

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner