Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El ala “reaccionaria” de la Iglesia en Querétaro

423 | 1 marzo 2016 | Archivo y Memoria | 208 vistas | comentarios

Kevyn Simon Delgado y Daniel Guzmán Cárdenas*

El obispo Alfonso Toriz Cobián.

El obispo Alfonso Toriz Cobián. Fotos: Archivo Histórico/Diario de Querétaro.

No cabe duda que la Iglesia católica ha funcionado más, como afirmaran varios investigadores, entre ellos Miguel Concha Malo, como un “opio para las masas explotadas de México y América Latina, que una fuerza profética que trabaje para ponerlas de pie.” En México, hasta el día de hoy, en general, ha tenido un papel tradicionalista, conservador, alienante y opresor, manipulando ideológicamente los mitos y creencias de los pueblos para legitimar la dominación de las clases dominantes y la pobreza de la clase trabajadora. Sin embargo, tampoco es una institución social absolutamente monolítica y es erróneo pensar que todo en ella es enajenación y despolitización.

En Querétaro, según los reportes de la Dirección Federal de Seguridad, diversas organizaciones auspiciadas por el clero se propusieron controlar sectores como el educativo, el obrero y el campesino, desde los años cuarenta. Sobre este último, sumado a que el PRI tenía un amplio control en el campesinado, muchos sacerdotes, haciendo uso del catolicismo tan influyente en la vida rural, obstaculizaban cualquier brote de organización campesina, como rememoró el ex rector de la UAQ, Hugo Gutiérrez Vega, que sucedió entre finales de los cincuenta y mediados de los sesenta: “Para evitar los problemas de los repartos agrarios: un grupo de sacerdotes visitaban los lugares que se habían inquietado y habían creado un núcleo de población y hacían ahí una cosa que se llamaban Misiones; en pocas palabras amenazaban a los campesinos demasiado inquietos con castigos infernales, si seguían adelante con sus ideas ejidales. […] La moral social de alguna manera era dictada por el obispado.” Un reporte de la DFS de 1960 señaló al respecto:

Iglesia en Querétaro.

Acto presidido por Toriz Cobián afuera de Sta. Rosa de Viterbo, 1973.

“El Clero ha desempeñado un papel importante en la vida del pueblo queretano, al que ha controlado en gran forma que la mayoría fue incluido en las filas del Partido Acción Nacional y del Sinarquismo, pero debido a la labor que ha desarrollado el P.R.I. en la Entidad, ha llegado a sumar un gran contingente que con anterioridad dependía de la oposición. A raíz de la llegada a Querétaro del Sr. Alfonso Toriz Cobián [en 1958], Obispo de la Diócesis queretana, las asperezas que había entre las autoridades eclesiásticas y las del Gobierno del Estado, calmaron grandemente, ya que el prelado de referencia, independientemente de la cultura y preparación que tiene, es de ideas liberales, dentro de la tolerancia clerical, disponiendo que los Sacerdotes de los diversos cultos no intervinieran en asuntos de carácter político ni de orden obrero. En este último aspecto, el Presbítero J. González Vega, fallecido hace poco tiempo, tuvo gran injerencia en los casos obrero-patronales de la Entidad, motivando la división de las Federaciones Obreras en Querétaro, debido a que pretendía controlar al grupo obrero en general. La actitud desplegada por el Obispo Toriz Cobián, influyó en gran escala para que los elementos comunistas que han intentado controlar a los obreros y campesinos del Estado, hayan fracasado en sus intenciones.”

Sin embargo, la actitud de Toriz Cobián difiere de este primer acercamiento al obispo, interfiriendo en múltiples ocasiones en la política local. Por otro lado, muchos sacerdotes se acercaron al PRI o al PAN, manteniendo una entonces ilegal participación política. Por ejemplo, varios sacerdotes hicieron proselitismo a favor del PAN desde el púlpito, como lo hizo Teodoro González Segura, cura de Cadereyta, “quien el domingo 28 de junio anterior [de 1964], en su sermón, lanzó ataques en contra del Régimen y del P.R.I. y anunció que el día 5 de los corrientes, daría indicaciones sobre la forma como deben emitir su voto los ciudadanos.” Expresando en la misa que “el pueblo ya estaba cansado de que le dieran atole con el dedo y por ello se iban a tomar medidas drásticas para acabar con la imposición”.

Numerosas organizaciones de mentalidad “reaccionaria” han existido en Querétaro, como el Movimiento de Cursillos de Vida Cristiana, el Movimiento de Jornadas de Vida Cristiana, el Movimiento Familiar Cristiano, la ACJM, la Corporación de Estudiantes Mexicanos, los Caballeros de Colón, los Corazones Rojos, la Unión Nacional Sinarquista  y el Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (que solía actuar bajo el nombre Juventud Renovadora u de Comité Pro Ética Universitaria y era un grupo de choque, en el cual participaron varios importantes miembros del PAN contemporáneo), eran asesorados por dos sacerdotes españoles encargados del Templo de San José de Gracia, en la Avenida Madero, cuyos nombres eran Gonzalo Cabo Ramos y Luciano González, curas notablemente partidarios del hispanismo, de las épocas del colonialismo y por lo tanto aborrecedores desde el movimiento de Independencia, de la Reforma Constitucional Mexicana y más aún de la Revolución Mexicana.”

Desde su llegada a Querétaro se acercaron a la llamada colonia española y a personas adineradas, las cuales no escatiman “esfuerzos por brindarles fama y protección”; sus sermones se caracterizaron, a principios de los setenta, por sus ataques contra la UAQ, temiéndose que se repitiera un ataque a la misma como ocurrió en 1966, cuando “fue apedreada y lapidada por una turba” durante el recordado conflicto por la titularidad del Patio Barroco. Entre sus colaboradores, identificados por la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales, había varios estudiantes, contadores públicos y abogados, los cuales “han estado manejando las finanzas, la política baja en Querétaro desde hace cuarenta años”, es decir, desde principios de la década de los treinta.

Si bien la relación Iglesia-Estado seguía siendo algo complicada, en Querétaro, el obispo Toriz Cobián llegó a tener mucha influencia en la clase política local, desempeñándose como parte de la misma durante décadas, por lo que ni él se vio exento de la mirada controladora de los organismo de seguridad nacionales. Sin embargo, a diferencia de cómo se atacó a la oposición de izquierda, la de derecha y, sobre todo la clerical, fue tolerada y, en muchas ocasiones, apoyada por autoridades gubernamentales.

*Historiadores de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner