Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El largo ocaso de las centrales obreras

425 | 10 marzo 2016 | Archivo y Memoria | 175 vistas | comentarios
José López Portillo con Rafael Camacho Guzmán, 1980.

José López Portillo con Rafael Camacho Guzmán, 1980. Fotos: Archivo Histórico/Periódico Diario de Querétaro.

Kevyn Simon Delgado y Daniel Guzmán Cárdenas*

Desde principios del siglo XX, los obreros se han visto envueltos entre las banderas rojinegras y la cooptación gubernamental. En 1938, se organizó la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en el estado de Querétaro bajo el manto de Lázaro Cárdenas y el gobernador Ramón Rodríguez Familiar, la cual, a pesar de su creciente influencia, también tuvo que lidiar con la Federación de Trabajadores del Estado de Querétaro (FTEQ), central católica, cuando la CTM mantenía una política antiimperialista e internacionalista cercana al socialismo, con el objetivo de alcanzar “una sociedad sin clases”. Poco le duraría esa etapa. El giro a la moderación que emprendió a finales de su sexenio el General Cárdenas y que concretó Manuel Ávila Camacho, y las propias luchas internas de la CTM entre los grupos de Vicente Lombardo Toledano, Fidel Velázquez y sus lobitos y los ya golpeados comunistas, llevó a la principal central obrera de México a darle la espalda a sus agremiados y “bajo la mesa” aliarse con los patrones para beneficio de los líderes sindicales allegados al gobierno. Desde entonces, división, sumisión, apatía, conformismo, represión y cooptación han caracterizado a la clase obrera en Querétaro.

Para finales de los cincuenta la FTEQ permanecía en la derecha, según la Dirección Federal de Seguridad: “la mencionada Central Obrera es el organismo más fuerte de su clase en el Estado, ya que cuenta con siete u ocho tantos más que la C.T.M., la cual cuenta con solo 500 agremiados. La referida F.T.E.Q. es de filiación total de ala derecha y hay personas que llegan a creer que sus verdaderas cabezas son miembros del Clero”. Sus dirigentes de aquel entonces, los señores Antonio Muñoz, Secretario General; Sebastián Ramírez, Pastor Martínez, Filiberto Lugo, Fernando Padilla, José Molina “expresan que ellos no se dedican a intervenir en la política, que solamente a la unidad y bienestar del trabajador” -además de criticar duramente al Seguro Social-, sin embargo, en el Congreso Local, José Centeno era diputado y Secretario General del Sindicato Textiles Hércules, gremio pilar de la FTEQ, por lo que para el agente de la DFS “claramente se ve que solos se desmienten.” La FTEQ agrupaba en aquel entonces a 57 organizaciones sindicales, que sumaban a aproximadamente 6 mil agremiados, de entre los cuales había varios elementos del Partido Acción Nacional y, sobre todo, de la Unión Nacional Sinarquista, “pero la mayoría los controla para que con el tiempo dejen esas ideas”.

Antonio Domínguez Trejo, secretario general de la CTM estatal, 1979.

Antonio Domínguez Trejo, secretario general de la CTM de Querétaro, 1979.

Por su parte la CTM, había dejado bien atrás su origen revolucionario y antiimperialista. A finales de 1957 “controla a unos 450 trabajadores”, en su mayoría panaderos, telefonistas y de la industria cinematográfica (es decir, empleados de cines). Su Secretario General Raymundo Molina y demás secretarios como Marcelino Valdelamar, Manuel Romero E., “han manifestado que desde hace tiempo no han tenido ningún conflicto obrero-patronal y que sus simpatías políticas todo mundo las conoce”, es decir, el Partido Revolucionario Institucional.

Tres años después, ya con “1,400 trabajadores organizados”, un reporte de la DFS sería más contundente, afirmando que “los miembros de esta Federación son de filiación priísta y afines al Régimen Federal. Al decir de sus dirigentes no existen en sus filas agitadores u opositores, participando en todos los actos cívicos y políticos para los que son requeridos por el P.R.I., portando cartelones donde hacen resaltar las siglas C.T.M. a cuya central pertenecen. La actividad constante de sus dirigentes va encaminada a la de afiliación al P.R.I. y de orientación a favor del Régimen Local y Federal, con quienes conservan buenas relaciones.” Ya para ese año de 1960, su Secretario General era Antonio Domínguez Trejo, longevo líder cetemista muy cercano al Secretario General a nivel nacional, Fidel Velázquez, quien desde que tomó la Secretaría General de la CTM, (primero de 1941 a 1947 y después de 1950 a 1997) no la soltaría hasta el día de su muerte, a sus 97 años, repitiéndose periodo a periodo el teatro en el que era reelecto por aclamación en el puesto.

Desde mediados de los sesenta, durante las gubernaturas de Manuel González de Cosío y de Juventino Castro Sánchez, se dio un fuerte y decidido impulso a la industrialización y urbanización de la entidad, lo que por supuesto fortaleció a la CTM, consolidándose a finales de los setenta y principios de los ochenta, durante las gubernaturas de Antonio Calzada Urquiza y Rafael Camacho Guzmán, dejándose muy de lado las actividades primarias, como la agricultura. De hecho, tanto Castro Sánchez, como Camacho Guzmán y, posteriormente, Enrique Burgos García, serían electos gobernadores de la entidad como candidatos cetemistas, central que obtenía diversos cargos de “elección popular” para sus dirigentes, como numerosas diputaciones locales y federales, senadurías y presidencias municipales, como muestra de su importante poder al ser un pilar fundamental del corporativismo del PRI durante décadas.

Hoy en día, si bien el proyecto neoliberal le ha restado fuerza, en cierta medida, a la CTM, recientemente encabezada por Carlos Aceves del Olmo en sustitución del fallecido Joaquín Gamboa Pascoe, aún mantiene un par de docenas de diputaciones federales y sigue mostrándose fiel al régimen, al apoyar la Reforma laboral propuesta por el Ejecutivo, la cual carece de una consulta con la base trabajadora, aumenta la inestabilidad en las relaciones laborales y no atiende las demandas por una mejora de los derechos de las y los obreros.

*Historiadores de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner