Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Entre huelgas sindicales y los porros de rectoría

426 | 15 marzo 2016 | Archivo y Memoria | 335 vistas | comentarios
La huelga del Supauaq en 1975.

“Prueba oficial del paro de actividades en la Rectoría al estallar la huelga de los maestros del SUPAUAQ ayer a las 10 horas”. Foto: Archivo Histórico/Diario de Querétaro.

Kevyn Simon Delgado y Daniel Guzmán Cárdenas*

A principios de la década de los setenta, en la Universidad Autónoma de Querétaro se empezaron a organizar sindicatos de profesores, trabajadores y empleados de dicha institución, no sin muchos problemas, por supuesto. El primero en organizarse fue el Sindicato Único del Personal Académico de la UAQ, en 1973, convirtiéndose, según sus miembros fundadores, en el primero de este tipo a nivel nacional. Álvaro Arreola Valdez, entonces director de la Preparatoria Sur, inició la formación de un organismo en el cual, en un principio, sólo se unió el cuerpo docente del bachillerato.

“Nos echaron a los porros en contra, La Mosca (Alfredo) Vielma, El Tampico Mejía, y se metieron al edificio antiguo de la Universidad, encontramos bombas molotov […] tenían 3 envases de Coca de vidrio, cargadas, llevadas ya como bombas molotov. A esos yo los fui a enfrentar a las 2 de la mañana […] ‘¿qué pasó, Alfredo?’, le digo ‘estás quebrantando una huelga, estás cometiendo un delito’. ‘No pues, que a mí me pidió el licenciado Ramírez que viniéramos aquí a correr a estos’. ‘Pues ándale, ahora te estás poniendo conmigo, te voy a denunciar, porque esto se llama esquirolaje’ y ‘¡No pues que ya!’. Ya estaban bien servidos, ¿no?, ‘el abogado Ramírez quedó de mandarnos tortas, que nos iba a mandar un pozole, que un menudo’. ‘No te lo va a mandar -le dije- porque ya hablé con él’. ‘¡¿Cómo?!’, ‘¡sí!, pues cómo que me estás saboteando la huelga’”:
Mariano Amaya Serrano, ex secretario general del Supauaq.

Transcurrido el tiempo, con apoyo de Eduardo Sánchez Vélez y del ex presbítero Mariano Amaya Serrano, fue tomando forma el Supauaq, el cual, dicho sea de paso, levantó muchas voces en contra, sobre todo de parte de universitarios reconocidos por su carrera académica, así como por su conservadurismo en materia laboral, como Fernando Díaz Ramírez, José Guadalupe Ramírez Álvarez y Jorge García Ramírez, quienes consideraban que aquellos que estaban formando el sindicato sólo lo hacían para robarle lo poco que tenía la Universidad y que lo ideal era que se trabajara por amor a la misma y no por un salario digno. El estudiantado también se dividió en cuanto si apoyar o no a este proyecto. A final de cuentas el sindicato se formó con la aprobación del gobernador Antonio Calzada Urquiza a quien, según los fundadores del Supauaq, le fue llamada la atención por Gobernación por dejar continuar semejante proyecto. Recordemos que eran los tiempos de la “apertura” echeverrista y las universidades públicas recibieron mucho apoyo económico.

Por otro lado, Antonio Ayón fue de los fundadores del Sindicato de Empleados y Trabajadores de la UAQ y, en 1975 se formó el Sindicato de Empleados Administrativos de la UAQ, encabezado por Juan Trejo Guerrero y Alfredo Panini, sin embargo este tendría una vida muy corta, siendo disuelto durante la rectoría de Mariano Palacios Alcocer.

Los docentes en guardia durante la huelga.

“Antes de que un grupo de empleados y estudiantes se apoderaran del edificio de la preparatoria, los maestros en guardia”. Foto: Archivo Histórico/Periódico Noticias.

Sin embargo, todos hicieron uso de uno de sus derechos más importantes como trabajadoras y trabajadores: La huelga. Sin embargo, el grupo conservador de la Universidad no se quedó con los brazos cruzados, haciendo uso de esquiroles en varias ocasiones para intentar romper a las organizaciones, principalmente durante la rectoría de Ramírez Álvarez.

Una de las más recordadas fue contra los huelguistas del Supauaq, el 19 de septiembre de 1975 a la 1:45 de la madrugada, cuando, reportó la Dirección Federal de Seguridad, “aproximadamente 25 estudiantes de diferentes escuelas de la UAQ, en estado de ebriedad, tomaron el edificio de la escuela preparatoria, desalojando a los trabajadores huelguistas”. Dicho grupo estaba encabezado por Alfredo Vielma, alias “La Mosca”, estudiante de Contabilidad, Anatolio de la Vega Durán, alias “El Ratón”, estudiante de preparatoria, Salvador Mejía, estudiante de Contabilidad y otro apodado “El Calimán”, quienes “a empujones y golpes desalojaron a los miembros del Comité de Huelga del Supauaq, que se encontraban de guardia.” Dichos estudiantes eran “gente de confianza del Rector Ramírez Álvarez”, por lo que, sin duda parecía una maniobra orquestada por él para romper la huelga de los profesores. Mariano Amaya Serrano, entonces secretario general del sindicato, en entrevista, recordó el incidente:

“Nos echaron a los porros en contra, La Mosca Vielma, El Tampico Mejía (que tenía su papá una pescadería frente a la Plaza Corregidora), y se metieron a sabotear y a esquirolear, precisamente, la huelga. Se metieron al edificio antiguo de la Universidad, encontramos bombas molotov […] tenían 3 envases de Coca de vidrio, cargadas, llevadas ya como bombas molotov. A esos yo los fui a enfrentar a las 2 de la mañana, me corrieron a la guardia que estaba encargada del edificio, porque así lo ordena la ley, que el edificio que forma parte de la empresa tiene que estar resguardado por una ‘guardia’ y la bandera esa, que es más costumbre que formalidad, ¿verdad?, rojinegra. Entonces corrieron a los que estaban resguardando la entrada al edificio central de 16 de Septiembre y se metieron estos porritos, eran de los Gatos Salvajes, un grupo de futbol americano […] entonces me dicen ‘¿qué hacemos?’ ¡Yo fui!, estaban ellos en el balcón central ‘¿qué pasa?’, yo la llevaba bien con ellos, si nunca me peleé con nadie, digo las cosas porque así fueron, ‘¿qué pasó, Alfredo?’, se estaba casando con una alumna mía, una muchacha muy correcta, psicóloga, le digo ‘estás quebrantando una huelga, estás cometiendo un delito’. ‘No pues, que a mí me pidió el licenciado Ramírez que viniéramos aquí a correr a estos’. ‘Pues ándale, ahora te estás poniendo conmigo, te voy a denunciar, porque esto se llama esquirolaje’ y ‘¡No pues que ya!’. Ya estaban bien servidos, ¿no?, ‘el abogado Ramírez quedó de mandarnos tortas, que nos iba a mandar un pozole, que un menudo’. ‘No te lo va a mandar -le dije- porque ya hablé con él’. ‘¡¿Cómo?!’, ‘¡sí!, pues cómo que me estás saboteando la huelga’. El rector se escondió en su casa, no daba las narices fuera de la puerta, pero yo iba a verlo a las 10-11 de la noche: ‘oye, abogado, no te pongas en ese plan, vamos a arreglar las cosas’. ‘¡Es que estoy bajo presiones!’, ‘¿y yo qué?’, le digo ‘cuando tú salgas de rector me vas a pedir que te de apoyo’, y de hecho fue (risas), firmó su solicitud para pertenecer al sindicato cuando lo corrieron políticamente, el que había sido gobernador, González Cosío. […] era la parte folklórica del movimiento.”

Lamentablemente estos “porros” no han dado su versión de los hechos, pero los testimonios abundan en señalarlos por actos semejantes. Las “porras” o “porros” en las universidades mexicanas, como bien explicó el investigador Gastón García Cantú, “no son, a partir de 1968, grupos de infelices delincuentes: ladrones y asaltantes, sino medio de una política de amedrentamiento. Las ‘porras’ constituyen fuerzas irregulares contra la organización estudiantil y magisterial”, de la cual el rector Ramírez Álvarez, hizo uso de ellas, violando, finalmente, la autonomía universitaria.

*Historiadores de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner