Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La desaparición forzada de un obrero comunista

427 | 30 marzo 2016 | Archivo y Memoria | 264 vistas | comentarios
La desaparición forzada de un obrero comunista

“¿Dónde está Arnulfo Córdova?”, poster del PCM. Imagen: Tomada de La gráfica política en México.

Kevyn Simon Delgado y Daniel Guzmán Cárdenas*

El 24 de marzo de 1981, Arnulfo Córdova Lustre, un líder obrero originario de Oaxaca y militante del Partido Comunista Mexicano (PCM), fue desaparecido en San Juan del Río, frenando la lucha obrera en la entidad. En ese año, las huelgas de las fábricas de Tremec, de Kellog y de la Kimberly Clark, donde trabajaba Arnulfo, parecían anunciar un incremento de las movilizaciones proletarias.

Sin embargo, se puso un dique a ese camino. De aproximadamente 30 años, Arnulfo venía de participar en las huelgas de Nacozari, Sonora y de Sicartsa, en Lázaro Cárdenas, Michoacán, llegando a Querétaro con la intención de continuar con la labor obrera-sindical.

El PCM inició la denuncia de forma pública, constancia de esto son la información expuesta en el periódico del partido, Oposición, y las pocas notas que el Noticas hizo al respecto, resaltando aquí que el Diario de Querétaro jamás mencionó el suceso, ni tampoco El Sol de San Juan del Río, lugar donde sucedió la desaparición. Al contrario, dicha prensa oficialista, no hizo más que publicar sobre los “progresos de Querétaro” encabezados por el gobernador Rafael Camacho Guzmán, quien con su mandato, cumplía “con la Revolución, con el Partido y con el Estado.”

Como medida de protesta y para acelerar las averiguaciones, vinieron al estado Valentín Campa y Gerardo Unzueta, diputados federales comunistas. En cambio, los militantes de Querétaro, como su secretario Francisco Flores Espíritu y varios profesores, iniciaron sus propias averiguaciones, ante la reticencia de las autoridades, a quienes acusaron de estancar las investigaciones para localizar a Arnulfo, entre ellas, al propio gobernador y a miembros de su gabinete, como Enrique Burgos García, Sonia Alcántara Magos, Ricardo Vázquez Mellado, Ramón Gerardo Robles Ordónez y a Sergio Herrera Trejo, este último entonces procurador general de Justicia, quien, en una entrevista que sostuvimos, señaló: “Personalmente, no me siento corresponsable de ninguna situación que hubiera tenido que ver con una investigación amañada o con una omisión deliberada de la investigación hecha en aquellos días. Yo siempre se los decía a los familiares, cuando los recibía o a Valentín Campa u otros dirigentes del Partido Comunista Mexicano, que los primeros interesados en que pudieran acercarnos a personas que pudieran dar datos fidedignos de lo que había ocurrido, éramos nosotros, por lo menos, un servidor […] jamás recibí indicación alguna de Rafael Camacho Guzmán, lo juro, primero, para hacer una cosa que estuviera fuera de la ley […] Pero si Camacho se llegase a atrever a proponerme algo totalmente en contra de mis principios y en contra de la integridad física de una persona, cualquiera que esta fuera […] en ese momento le presento mi renuncia”.

La desaparición forzada de un obrero comunista

Gerardo Unzueta, Valentín Campa y Francisco Flores Espíritu en las instalaciones del periódico Noticias durante las averiguaciones sobre la desaparición de Arnulfo Córdova Lustre. Foto: Archivo Histórico/Noticias, 26 de mayo de 1981.

Sin embargo, Raúl Jardón Arzate, jefe de Redacción del Oposición, siendo uno de los periodistas más respetados del Partido Comunista, informó sobre la “maraña gubernamental para ocultar un crimen”. Por ejemplo, señaló que una “investigación oficiosa” de la Dirección de Averiguaciones Previas de Querétaro iniciaba con la frase Un obrero comunista no vale demasiado trabajo, donde se tomó la declaración del agente de la Policía Judicial, Vidal Ignacio Padilla Calderón, “quien presumía de haber asesinado en los últimos días de marzo a Arnulfo Cordova”. Curiosamente, poco después de marzo, el agente judicial fue transferido de San Juan del Río a Querétaro. (También cabe señalar que el nombre de los presuntos policías asesinos suele cambiar dependiendo la fuente).

En el primer aniversario de la desaparición de Arnulfo Córdova Lustre el ahora Partido Socialista Unificado de México, de manera simbólica, lo postuló como candidato al Senado de la República en tanto que, al mismo tiempo, el gobernador Camacho Guzmán inauguraba con gran pompa la fábrica de Kimberly Clark.

En los años recientes, el PCM sufrió los asesinatos de no pocos de sus militantes. Rubén Jaramillo y su familia fueron acribillados 19 años atrás, en Morelos. En la cárcel de Lecumberri, en 1968, Pablo Alvarado Barrera fue asesinado en un ataque orquestado por la Policía supuestamente encargada de su cuidado. En Puebla, en 1972, fueron asesinados los maestros Joel Arriaga Navarro y Enrique Cabrera Barroso. En Jalisco, César Augusto Manzanero y en la Ciudad de México, en los separos policiacos, fue torturado y asesinado el maestro comunista Hilario Moreno Delgado. En el Estado de México, el líder magisterial Misael Núñez Acosta fue liquidado por la espalda apenas en enero de 1981, crimen adjudicado por la recién formada CNTE, a los líderes del SNTE, Elba Esther Gordillo y Carlos Jonguitud Barrios. Todos estos crímenes, y muchos más, permanecieron impunes, pesando sobre ellos la oscura mano del gobierno priísta.

El informe completo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), realizado veinte años después de la desaparición de Córdova Lustre, tras una queja por escrito de la Comisión Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos de México, concluyó que, en efecto, le fueron conculcados sus derechos a la vida, a la seguridad jurídica, a la libertad e integridad personal y de adecuada defensa, previstas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La investigación realizada por la Dirección Federal de Seguridad, a la que tuvimos acceso, señala que, además de arrestar momentáneamente a los 4 policías estatales involucrados en el asesinato de Arnulfo para consignar sus declaraciones (¡para después dejarlos libres!), se llevó a cabo un peritaje apoyado con evidencia fotográfica. Varias son las hojas, con 4 fotografías cada una; si bien la Ley Federal de Archivos prohíbe la publicación de las mismas para no afectar (más) a los involucrados, (al menos que se consiga el permiso de algún pariente para hacerlo) logramos verlas por unos instantes: 4 fotografías, tomadas desde distintos ángulos, nos enseñan el lugar donde tiraron el cadáver del obrero comunista: en el kilómetro 104.5 de la autopista de Querétaro, junto a un riachuelo con muchas hiervas color verde, al lado de un árbol torcido y viejo, bajo el cielo azul acompañado de unas cuantas nubes; las otras 4 fotografías, de igual modo tomadas desde distintos ángulos, revelan el estado casi indescriptible en el que los asesinos dejaron a Córdova Lustre: en una habitación oscura, con las paredes pintadas entre verde y blanco, vestido con camisa blanca, pantalones de mezclilla y botas, en una mesa metálica, yacía su cuerpo prácticamente irreconocible por la descomposición, con la piel en tonalidades negras y rojas, y las claras señas de tortura. Es decir que, a dos meses de ser desaparecido y asesinado por la Policía Municipal, la DFS, entonces dirigida por Miguel Nazar Haro, supo de todo lo acontecido, sin darlo a conocer y sin encarcelar a los asesinos, convirtiéndose, por lo tanto, en cómplice del crimen contra Arnulfo Córdova Lustre, y hoy, a 35 años de su desaparición forzada, la justicia no se ha hecho presente.

*Historiadores de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner