Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¿Y ahora qué privatizamos? / II

423 | 1 marzo 2016 | Expresiones | 200 vistas | comentarios
El ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

El ex Presidente Carlos Salinas de Gortari. Foto: www.forbes.com.mx

Ivonne Olascoaga Correa*

Las primeras empresas en ser vendidas a partir del año 1984 fueron Nacional Financiera (Nafinsa) y Sociedad Mexicana de Crédito Industrial (Somex), organismos financieros respaldados por el estado y fundados con la intención de otorgar créditos empresariales a mexicanos, al ser privatizadas estas paraestatales con ellas fueron puestas en venta todas sus filiales: Dirona, Dicona, Forjamex, Sosa Texcoco. En estos tiempos también se privatizó Telégrafos Mexicanos junto con otras 155 empresas de inversión paraestatal.

En la rama siderúrgica se puso en venta SiderMex que operaba las tres más grandes siderurgias del país: Altos Hornos, S.A., Fundidora Monterrey, S.A. y Siderúrgica Lázaro Cárdenas-Las Truchas, S.A. de C.V., estas transacciones se llevaron a cabo entre los años 1976 a 1982.

En 1982 se decreta la nacionalización de la Banca con el fin de respaldar a las instituciones financieras de los embates devaluatorios del mercado internacional, dicha disposición duró apenas 8 años, cuando en 1990 se declara la privatización de los bancos mexicanos. Se obtuvieron casi 38 mil millones de nuevos pesos (casi 10 000 millones de dólares) por la venta.

El resultado de esta medida se padeció apenas cuatro años después cuando el gobierno implementó un programa de rescate financiero de las instituciones bancarias en crisis por malos manejos, malversación de fondos, y corrupción. Es entonces cuando aparece el fatídico Fobaproa que es sustituido años después por el IPAB. Gravísima ha sido la privatización bancaria y ahora el 90 por ciento de los activos bancarios está en manos extranjeras; esto le ha quitado a México el control del sistema financiero que es vital para impulsar el desarrollo y seguimos “rescatando” a esos bancos extranjeros a través del IPAB, lo que nos ha costado más de 1 billón de pesos, y cada año pagamos alrededor de 35 mil millones de pesos para apoyar bancos extranjeros.

La industria azucarera fue otra rama de operación gubernamental que fue vendida a las operadoras de azúcar extranjeras.

Fertilizantes Mexicanos Fertimex S.A. de C.V., filial de PEMEX fue vendida a la iniciativa privada extranjera muy por debajo de su valor real tras ser abandonada por varios años por las autoridades mexicanas por motivos inexplicables, ya que esta productora de fertilizante era altamente rentable y ofrecía grandes ganancias durante su funcionamiento.  En la venta prácticamente se regalaron: Por Sicartsa I se obtuvieron 164 millones de dólares; por Sicartsa II, 170 millones de dólares, y por Altos Hornos de México, 145 millones de dólares, un total de 755 millones de dólares, frente a un capital contable que se estima por en por lo menos 6 000 millones de dólares (los pasivos fueron absorbidos por el gobierno federal).

Ferrocarriles Nacionales (Ferronales) desapareció tras una ardua estrategia de presión y desmantelamiento gubernamental que se consolida hacia el año 1994. Con esta privatización se llevó a la quiebra a la Constructora Nacional de Carros de Ferrocarril (CNCF), que era una empresa de participación gubernamental encargada de la fabricación de locomotoras cien por ciento mexicanas, que cumplían con los más altos estándares de calidad a nivel mundial. En dicha empresa se fabricaban de igual forma los convoyes del Metro de la Ciudad de México que ante la desaparición de la CNCF tienen que ser adquiridos o reparados en Canadá, España, Estados Unidos y Alemania a costos muy superiores de lo que tomaba construirlos aquí.

Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) era otra empresa paraestatal que terminó siendo mutilada y rematada en partes a empresas extranjeras, del mismo modo, aerolíneas como Compañía Mexicana de Aviación, y Aeronaves de México (Aeroméxico) eran empresas públicas encargadas del servicio de aero-transportación y que hoy en día están bajo el control de grupos extranjeros y lo único mexicano que conservan es su denominación. La decisión de privatizar los aeropuertos vino poco después de la privatización de los Ferrocarriles, para lo cual se consideraron aquellos aeropuertos rentables –35 de los 57 operados por Aeropuertos y Servicios Auxiliares.

*Ex candidata de Morena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner