Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¡El que no brinque es Marcos!

429 | 18 abril 2016 | Querétaro | 102 vistas | comentarios
  • Fue el grito de repudio de parte de cerca de 150 empleados de limpia que protestaron el lunes pasado tras la concesión del servicio de recolección y traslado de residuos que aprobó el Ayuntamiento.

Fotos: Libertad de Palabra.

Eric Pacheco Beltrán

Avanzaron por Bernardo Quintana.

Querétaro, Qro.- ¡El que no brinque es Marcos! gritaban al presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, unos 150 empleados de limpia, como parte de su rechazo a la concesión del servicio de recolección y traslado de residuos a la empresa Red Recolector S.A. de C.V., que los deja fuera de la nómina municipal.

Los empleados iniciaron un paro el fin de semana pasado, por ello y posteriormente el lunes 11 de abril salieron en una marcha desde la parte trasera de la Delegación Epigmenio González hasta la Plaza de Armas de Querétaro, donde está la oficina del gobernador.

En su mayoría hombres que recogen la basura durante las noches en Querétaro –aunque también al paro de labores se sumaron algunas trabajadoras del área de barrido– habían permanecido a las afueras de un predio donde habitualmente son resguardados los camiones para recolectar la basura.

Con sus uniformes de color naranja aguardaron hasta cerca de la 1:30 de la tarde en espera de que el secretario de Servicios Municipales, José Luis Sainz Guerrero, les presentara una respuesta a su petición de revocar la concesión.

A la misma hora el funcionario continuaba ofreciendo una conferencia a la prensa sobre las bondades de la concesión que el gobierno otorgó a la empresa Red Recolector S.A. de C.V.

Atentos algunos escuchaban los noticiarios locales, abucheaban los comentarios de quienes reproducían la postura de los funcionarios del Gobierno Municipal sobre la concesión otorgada.

Para ese momento varios empleados habían leído en Internet un pronunciamiento del gobernador, Francisco Domínguez Servién, quién públicamente rechazó la concesión.

Los minutos de júbilo de algunos se esfumaron en unos minutos, cuando todos coincidieron que fue él quien pretendió hacer lo mismo cuando fue presidente municipal de Querétaro, en el periodo 2009-2012.

De pronto, sin más, una parte de los empleados inconformes decidieron tomar las calles. Tomaron algunas de las pancartas que tenían pegadas en sus vehículos y se dirigieron hacia la avenida Pie de la Cuesta.

Muestras de apoyo.

Los trabajadores de limpia dijeron que sólo harían un breve recorrido que bajaría por la calle Pie de la Cuesta, hasta Bernardo Quintana y que subiría de nuevo al punto donde estaban concentrados por avenida Sombrerete.

Sin embargo, la marcha tomó un nuevo rumbo por la avenida Bernardo Quintana hasta Corregidora y de ahí hasta el centro de Querétaro, al que entraron por la calle Juárez. ¡No a la concesión! ¡No a la concesión!, gritaron mientras avanzaban hacia la Plaza de Armas, ante el ánimo de quienes los veían.

En una de las pancartas se podía leer “Marcos Aguilar por tu culpa cerca de 400 familias quedarán desamparadas… Marcos Aguilar ante los ojos del pueblo eres un FRAUDE”.

Los trabajadores de limpia, quienes a diario recorren entre 5 y 10 kilómetros recogiendo bolsas de basura, avanzaron con rapidez por las calles del centro histórico de Querétaro.

Durante su recorrido jubilosos gritaban: “¡El que no brinque es Marcos!” de manera reiterada, mientras saltaban, ante el respaldo de automovilistas que tocaban el claxon o gente que les gritaba: “No se dejen”.

En calles del Centro Histórico.

En otra pancarta se podía leer “Queretanos necesitamos su apoyo”.

Quienes forman parte de un grupo de empleados del gobierno municipal de Querétaro, que han sido de los más reconocidos en la ciudad, no entienden cómo es que el presidente municipal decidió desecharlos.

Y es que el municipio de Querétaro ha sido reconocido durante varios años con premios internacionales por la limpieza de la ciudad.

Sentados a las afueras de la oficina del gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, le gritaban a Marcos Aguilar Vega para que les diera la cara.

Un empleado del gobierno de Querétaro ofreció que formaran una Comisión para que fueran atendidos, pero el grito que se impuso fue que todos querían ser recibidos. “No sabemos de Leyes, pero sí de cargar 9 toneladas a un camión”, gritó uno de ellos.

Aguardaron afuera de la oficina del gobernador.

El gobierno municipal de Querétaro explicó que el servicio fue concesionado porque no cuenta la capacidad para brindarlo.

En contraste, el gobernador de Querétaro, quien fue presidente municipal, sostuvo que en su opinión personal se cuenta con los camiones y la gente para ofrecerlo.

Después de unos minutos, a las afueras de la oficina del mandatario, los trabajadores regresaron como vinieron con el resto de sus compañeros.

El gobierno que presumía su trabajo, ahora los desechó.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner