Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El Magisterio mexicano en pie de lucha

438 | 22 junio 2016 | Desde Nuestra América | 240 vistas | comentarios

Oscar Wingartz Plata*

CNTE

Imagen: CNTE.

En estos momentos estamos presenciando por parte del gobierno federal el recrudecimiento de su estrategia contra el Magisterio nacional, a través de diversas actuaciones y procederes que hacen ver, no sólo su cerrazón absoluta, sin una incapacidad superlativa para enfrentar la movilización de los mentores. Una de “sus estrategias” ha estado dirigida contra la dirigencia magisterial con el propósito explícito de acabar con su movimiento. Pensando con ello que los van a debilitar, esa idea en principio es totalmente errónea, entre otras razones, porque es un movimiento de base, no de caudillos, ni de iluminados, cuestión central. La muestra de esto fue aprehensión del líder de la Sección 22 de Oaxaca y su confinamiento en un penal como si literalmente fuera un delincuente.

En todo esto hay una serie de cuestionamientos severos y profundos que debemos tener presentes para no confundirnos y ni desviar la atención sobre lo medular. La pregunta de fondo es: ¿por qué los maestros y maestras están en paro desde el pasado 15 de mayo? Por un asunto que tiene su antecedente concreto con la entrada en vigor de la mal llamada “Reforma Educativa”. Ese es su origen, su génesis. En dicha reforma, hay una serie de disposiciones legales, laborales, administrativas, en ninguna parte del dicho documento se habla de una revisión seria, profunda de los modelos pedagógicos, formativos, didácticos profesionales, es decir, lo realmente educativo no aparece por ningún lado. En cambio, se muestra una transformación radical del status laboral de los docentes de educación básica, es decir, entran en una total incertidumbre. Esa reforma, dicho en términos muy crudos, es un ajuste de cuentas contra el Magisterio mexicano. Como afirmó la dirigencia del Ejército Zapatista, es un “ajuste de nómina”. ¿Qué quiere decir esto? Modificar estructuralmente al Magisterio mexicano en su forma de contratación, permanencia y desarrollo profesional. Ante tales hechos, es de absoluta consecuencia que los maestros y maestras no se iban a quedar con los brazos cruzados, viendo como los despojan de su fuente de trabajo, de su vida, de sus anhelos y esperanzas.

“…se impuso la descentralización y se establecieron los sistemas de “evaluación”, sobre los estudiantes, para controlar la matrícula, sobre los profesores de todos los niveles para controlar sus actividades y los salarios otorgando contados estímulos, sobre los programas educativos […] Procesos que como bien sabe sabemos, profundizaron la desigualdad educativa a niveles agudos, introdujeron todas las lacras de la mercantilización y privatización de la educación”.

Tatiana Coll.

Todas estas acciones se inscriben en un proyecto muy amplio por parte del gobierno federal, el paulatinamente ir privatizando educación en todos sus niveles. Mucha gente ha dicho que esto es una exageración, que es desproporcionado  afirmar tal cosa, que está fuera de toda lógica, pero debe decir que no tiene nada de exagera ni desproporcionada, es una realidad presente y ya se echó a andar, como muestra de esto, son las llamadas evaluaciones docentes, con la presencia de la Policía, el Ejército, y demás cuerpos de seguridad en los recintos donde los maestros y maestras hacen sus evaluaciones. ¡Digno ejemplo para un país!

Otro ejemplo de esto es, ir desvirtuando, abandonando, desincentivando a los jóvenes para que abracen la carrera docente, vía la formación normalista. Es decir, el gobierno federal está apostando para cerrar todas las Escuelas Normales del país, ya lo ha estado haciendo. Esto ha sido parte del mensaje emitido por el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, que sin la mínima consideración ha estado amenazando a los mentores con todo tipo de sanciones, es claro, que ante tales anuncios los jóvenes piensen en otras opciones.

En esto hay una arista en extremo peligrosa que el secretario Nuño le tiene sin pendiente, o si la ve, no le importa, ¿dónde se van a formar los futuros maestros y maestras? Porque la labor docente en los ciclos iniciales es un asunto de una preparación específica, no cualquiera puede trabajar con niños y adolescentes, se requiere de una formación muy concreta. En este punto hay que decirlo de manera explícita, el secretario Nuño y las “autoridades educativas” se equivocan rotundamente si creen que cualquiera puede ocupar el sitio de los maestros de educación básica. Es una labor en extremo delicada, entregada y minuciosa. Entre otras cuestiones, porque se requiere un conocimiento del desarrollo infantil y juvenil. Pero como el secretario Nuño nunca ha estado ante grupo, ni sabe de la vida docente, se le hace muy fácil decir que se puede suplantar su función.

En este orden, el mismo secretario hace poco hizo unas declaraciones que realmente son insensatas, absurdas y descabelladas, al afirmar que ya tenía listos los relevos de los maestros y maestras que van a ser cesados del servicio docente, la pregunta es: ¿en qué cabeza cabe hacer tales declaraciones? Decir eso es una muestra más de su impresionante ignorancia en materia educativa.

Como pueden apreciar estimados lectores, la lucha magisterial tiene razón y fundamentos sólidos, no son “ocurrencias”, ni desplantes o altanería por parte de los mentores. Ellos han visto con enorme claridad, esta reforma lo único que está haciendo es desalojarlos de su vida misma. Han puesto en claro que están dando la batalla por todos nosotros como país y ciudadanos, sin ánimo estridente en todo esto, también se está jugando el desarrollo futuro del país. Están dando la batalla por un México que sea realmente nuestro, no de los políticos, ni de la plutocracia, ni de los extranjeros, ni de los vende-patrias. Como nación hemos vivido cosas realmente horrendas, incalificables, desproporcionadas, la historia puede corroborar esto que se está afirmando, por ello, su lucha es nuestra lucha.

Se debe decir que el proyecto de nación que el Magisterio mexicano está defendiendo se inscribe en las causas más nobles y ejemplares, ante la cual no debemos dejarlos solos, ni abandonarlos. Muy por el contrario, debemos tomar distancia de las mentiras y las patrañas que el secretario Nuño dice. Muchas de sus afirmaciones, simplemente no tienen fundamento y sustento alguno. El diálogo que solicita el Magisterio nacional objetivamente es viable, razonable y sensato. Las imposiciones, las amenazas, represiones y descalificaciones sólo muestran la absoluta incompetencia de un gobierno perdido, sin rumbo y carente de proyecto propio. ¡Apoyemos al Magisterio mexicano!

*Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM. Profesor-investigador en la Facultad de Filosofía de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner