Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La incongruencia de los gobernantes en Querétaro

436 | 14 junio 2016 | Posdata | 72 vistas | comentarios
La incongruencia de los gobernantes en Querétaro

Marcos Aguilar debería reducir el uso de su camioneta de casi 3 millones de pesos. Foto: Archivo Libertad de Palabra.

Iván Aldama Garnica

Con el proyecto de parquímetros las autoridades nos demuestran una vez más que además de mirar por sus intereses, antes que por los de la población, toman decisiones que a ellos no les afecta.

No profundizaré en los beneficios o en los aspectos desfavorables de los parquímetros, sobre todo porque las autoridades no permitieron que el tema fuera sujeto a debate.

Ya lo dijo el autoritario presidente municipal –tras el fallo de la concesión del servicio de recolección de basura– que él ocupa el cargo para tomar decisiones, aunque sean dolorosas.

O sea que –sin darnos la posibilidad de participar, discutir y decidir en asuntos que nos afectan– nos aguantamos ante lo que consideren Marcos Aguilar, sus secretarios y los regidores del PAN y el PRI.

Según las experiencias en otras ciudades, con los parquímetros han logrado reducir el número de vehículos en sitios con falta de espacios para estacionamiento, lo que deriva en menos tráfico y menos contaminación.

Es decir que la gente deja de utilizar su coche, por lo menos en la zona donde hay parquímetros, pero ¿qué hay de los gobernantes y de los funcionarios públicos, también dejarán de usar su vehículo?, ¿por qué ellos no son los primeros en dejar el confort de su automóvil, subirse al transporte urbano, andar en bicicleta o caminar?, ¿por qué no promueven cambios sustanciales en la movilidad de los habitantes?

Me refiero a cambios importantes, trascendentales, no como la ridícula iniciativa de los directivos del Partido Verde en Querétaro, quienes anunciaron que viajarían hasta sus oficinas en bicicleta, pero eso sí, sólo un día a la semana. ¡Payasos!

Dice el secretario de Movilidad, Mauricio Cobo Urquiza, que con la instalación de parquímetros pretenden hacer consciencia entre la gente que usa el coche, sobre todo en una ciudad de casi un millón de habitantes.

También expone que los parquímetros forman parte de un proyecto que incluye el sistema de bicicletas compartidas, la construcción de 100 kilómetros de ciclovías y un programa de transporte escolar.

Sin embargo, de esos 100 kilómetros de infraestructura para la bicicleta aún no he visto uno solo.

Cómo confiar y creer en el secretario Cobo, siendo que años atrás él fue director del Transporte. ¿Qué resultados entregó a la población?

Basta subirse a un autobús para conocer el suplicio que experimenta medio millón de personas al día. Pero el secretario Cobo no sabe de eso porque no es usuario.

El presidente municipal, Marcos Aguilar Vega, y sus funcionarios seguirán utilizando cómodamente su vehículo y cuando acudan al Centro Histórico o a las colonias en las que pretenden instalar estos aparatos, seguramente tendrán un lugar de estacionamiento reservado como actualmente lo tienen en los edificios públicos y a donde quiera que vayan.

En dado caso, imaginemos que estacionan su vehículo en la vía pública y paguen por el tiempo de permanencia, pero ¿qué son 10 pesos para funcionarios que ganan casi 100 mil pesos al mes?

¿Por qué la medida de instalar parquímetros, no la extienden también a la zona donde está el Centro Cívico o dónde está el edificio del Congreso, siendo que cuando la gente acude a estos sitios padece la falta de estacionamiento?

Ya quisiera ver parquímetros en los linderos del Centro Cívico, del Congreso, de la sede del Poder Ejecutivo o en edificios donde despachan “altos” funcionarios públicos estatales o federales, pero que además dichos funcionarios (secretarios, directores, incluidos regidores y diputados, y hasta el presidente municipal y el gobernador) cedan sus lugares reservados de estacionamiento a la población, a quien va a pagar impuestos, para quien va por información o a realizar un trámite.

¿Por qué no le dan la preferencia al ciudadano? ¿Acaso no dicen que ellos son sus empleados, estimada lectora, lector?

Existen otras alternativas para administrar mejor el espacio público, no sólo con parquímetros.

Por ejemplo, implementar un programa de transporte, con horarios escalonados de entrada y salida, para los miles de trabajadores de Gobierno y de las instituciones públicas.

Así, liberarían espacio en las calles para que la gente pueda estacionarse.

Me pregunto si las autoridades tienen falta de visión, de creatividad o sólo buscan con ahínco afectar a la población, aquella que le pega económicamente pagar por estacionarse en la vía pública, que padece un pésimo servicio del transporte público colectivo o que expone su integridad al andar en bicicleta en una ciudad pensada para el automóvil.

Cuando gobiernan, nuestras autoridades demuestran poca capacidad para generar políticas públicas de movilidad; pero mire qué curioso lectora, lector, en tiempos de campaña pueden ingeniárselas para mover a cientos de personas para sus actos de proselitismo.

ivan_aldama@yahoo.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner