Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Queretanas 2016 / III

437 | 22 junio 2016 | Una Temporada en el Infierno | 187 vistas | comentarios
  • “De lo único que estaba cansada era de ceder siempre. Alguien tenía que dar el primer paso”: Rosa Parks.

En Brasil la comunidad científica unió esfuerzos. Imágenes: Academia Brasileña de Ciencias.

Ramón Martínez de Velasco

La semana pasada científicos brasileños arreciaron sus protestas por lo que consideran la degradación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. La inconformidad de los investigadores ha ido en aumento en los campus universitarios y fuera de los laboratorios nacionales, donde portan carteles con la leyenda ‘Sin ciencia no habría viagra’.

La protesta de la comunidad científica constituye un acontecimiento inusual no sólo en ese país, sino en el mundo, pues, de hecho, la noticia de las manifestaciones callejeras ha tenido espacio en las principales revistas científicas y en las secciones de ‘Ciencia’ más profesionales y leídas.

Más ciencia, menos paciencia… en Brasil.

Más ciencia, menos paciencia… en Brasil.

El dato lo tomo de Javier Flores (La Jornada), quien alerta sobre cómo el sistema científico brasileño vive una paradoja, pues no obstante ser reconocido a escala mundial por sus contribuciones al conocimiento (del virus ‘zika’, el más reciente), el nuevo gobierno brasileño sugirió la posibilidad de colocar a un obispo evangélico creacionista al frente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

En respuesta, la comunidad científica de Brasil hila y teje una rebelión, pues con un fanático a la cabeza el gobierno provisional degrada al Ministerio de Ciencia, “lo que parece una versión contemporánea de los Golpes de Estado que buscan retroceder a los tiempos de la asfixiante dependencia científica y tecnológica que aún padecemos en las naciones latinoamericanas” (Jorge Flores).

En México, por el contrario, todo se deja para después, todo se arregla con dinero, todo se cubre con propaganda… y todo se desborda.

En Querétaro la comunidad de investigadores no es ‘carioca’.

Y hasta la regaña uno de los tres diputados que conforman la ‘Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación’ (así le apodan) de la Legislatura local: “El nivel de competitividad de los diputados no debe medirse por las iniciativas de ley que presenta cada uno de ellos, sino por el beneficio que tienen para la ciudadanía (y ésta) tiene que tomar en consideración el impacto social que tiene cada iniciativa que se presenta”.

Haiga sido como haiga sido.

“Las Universidades no están preparando profesionales con un compromiso social. Y fíjense… hasta la gente puede suponer que los científicos somos idiotas en busca de curiosidades” (Marcelino Cereijido Mattioli).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner