Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Transporte colectivo: democracia en acción

436 | 14 junio 2016 | Columna invitada | 60 vistas | comentarios
Transporte urbano sostenible.

En enero de 2016 la ciudad de Yichang, China, obtuvo un premio de transporte sostenible. En la imagen, uno de los barrios de la ciudad con acceso a banquetas, ciclovías y paraderos de transporte público. Foto: ITDP.

Sergio Olvera León*

Una buena ciudad no es aquella donde los pobres tienen coche, sino donde inclusive los ricos usan transporte público. Enrique Peñalosa.

Juan Matus, el chamán de “The teachings of Don Juan” (FCE, 1968) pedía a su discípulo Carlos Castaneda que aprendiera a “ver” y no sólo observar el mundo. ¿Qué pasa si hacermos el ejercicio de “ver” nuestra ciudad? Los políticos dicen que la desigualdad disminuye.

En el terreno de la movilidad, vemos la existencia de habitantes de primera y de segunda. Aquellos, poseedores de un automóvil. Estos, quienes no quieren o no pueden tener uno. Para aquellos, hay ámplias vialidades con bacheos en menos de 24 horas, subsidio a la tenencia, puentes peatonales que quitan de su camino a las indeseables personas caminando, abundante oferta de combustibles (contínuamente vemos por algún punto de la ciudad una nueva estación de servicio) y pronto, estacionamiento gratuito en plazas y centros comerciales. Los ciudadanos de segunda, usan banquetas en mal estado (si las hay), a veces la banqueta mide apenas 50 cms.de ancho, con un auto pasando a su lado a más de 80 km/h. También padecen las aceras ocupadas por vehículos, en los hechos estacionamientos públicos y gratuitos. El queretano de segunda también tiene el peor transporte colectivo del país (encuesta de Calidad e Impacto Gubernamental, ENCIG 2016).

La administración de Francisco Domínguez tiene la oportunidad histórica de romper con este esquema de ciudadanos de primera y de segunda, con la mejora sustancial del transporte colectivo: un sistema de rutas distinto al actual (dividir la ciudad en una retícula con un circuito exterior y rutas alimentadoras), mejor sistema de cobro (tarjetas, abonos o usando el celular), horarios más extensos y un carril confinado para todo transporte público, sea BRT/Metrobús o no. El transporte colectivo ha de competir con el auto privado no en comodidad, pero sí en periodicidad, tiempos de traslado y precio. Una ciudad democrática favorece el desplazamiento de los autobuses, no el de autos privados. El transporte colectivo debería ir más rápido que ahora, y al menos igual de rápido que el auto particular. Querétaro tiene elementos (topografía, calidad de vida, clima) para convertirse en un modelo de ciudad latinoamericana de avanzada.

La democracia no es votar cada tres años por nuevas autoridades. El transporte público, en palabras del periodista Ricardo Raphael, “da calidad de vida, da dignidad humana, y es uno de los elementos más democratizadores que existen” (En YouTube, http://bit.ly/1sxqYBF). Un mejor transporte colectivo, mejorará las condiciones de todos: menos autos en las calles, menos congestión, más ganancias a los transportistas, una ciudad con mejor ambiente colectivo. Ganar-ganar. ¿Esta administración se caracterizará por ser la que sí mejore el transporte público? De hacerlo, es muy probable que no requiera hacer campaña política en un buen tiempo. ¿Cómo competir contra resultados tangibles?

*Vocero del Observatorio Ciudadano de Movilidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner