Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Triple discriminación para la mujer indígena

435 | 8 junio 2016 | Expresiones | 189 vistas | comentarios
La mujer indígena, en vulnerabilidad.

La mujer indígena, en vulnerabilidad. Fotos: Conapred.

Ivonne Olascoaga Correa*

La mujer indígena, necesita de una posición o estatus social que existe entre los hombres y las mujeres, pues en una sociedad patriarcal como la actual se suele estimular la desigualdad y opresión del género considerando como inferior o con menos valor a las mujeres, lo que ocasiona subordinación, falta de recursos, de educación, vulnerabilidad y que los sujetos sean más pobres y sufran más violencia.

Basta recordar que hace 10 años condenaron injustamente a Jacinta Francisco Marcial, Alberta Alcántara Juan y Teresa González Cornelio, encarceladas por 3 años. En el caso particular de Jacinta, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito, confirmó que la Procuraduría General de la República (PGR) debe realizar una disculpa pública, por haber detenido, procesado y haber contribuido ilegalmente para su condena por el delito de “secuestro” que no cometió, ya que una indemnización no resarcía por sí sólo el daño.

Indígenas y discrimnación.Lo anterior por el presunto secuestro de seis miembros de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI), quienes realizaban un operativo para decomisar mercancía en un tianguis de Amealco, a pesar de que la PGR no pudo presentar conclusiones acusatorias en su contra, ésta institución se negó a reconocer su inocencia.

Los académicos suelen decir que se deben hacer prácticas de concientización hacia las mujeres y hacia los hombres en posición de desventaja, pero mientras eso no inicie en quienes tienen el poder, el cambio seguirá siendo tan sólo un buen deseo.

Las mujeres indígenas de Querétaro sufren de la llamada triple discriminación (por ser mujeres, indígenas y pobres) y es justamente a partir de dicha situación que permanecen en una situación de mayor vulnerabilidad.

La principal necesidad de estas mujeres es respecto al empleo y acceso a los recursos, ya que sus comunidades poseen los mayores índices de marginación y pobreza. Muchas de estas mujeres dependen de las remesas de sus maridos que laboran en Estados Unidos, mismas que no son constantes y, a veces, inexistentes.

Es necesario que se reconozcan las diferencias, la diversidad y la pluralidad del otro y de ésta manera poder generar un Querétaro más integrado y democrático. No podemos dejar de admitir y reconocer que hay estancamiento que produce intolerancia y marginación.

La desigualdad se mira en las indígenas que trabajan la tierra porque no cuentan con los recursos necesarios para obtener un beneficio que vaya más allá de la producción de autoconsumo, y como por lo general la tierra se encuentra registrada a nombre del marido, tampoco son susceptibles de créditos o apoyos económicos para invertir en sus parcelas.

En general, las comunidades indígenas presentan las mismas necesidades en cuanto a salud y educación, pero éstas se agravan cuando los prestadores de dichos servicios no hablan la lengua de la región, sobre todo porque, en su mayoría, las mujeres de la tercera edad son monolingües, o no saben leer y escribir, por lo que cualquier tipo de trámite o solicitud les resulta complejo, además de que constantemente son objeto de discriminación por parte de los funcionarios públicos. Imagínense Ustedes, ¿qué es lo que pasa cuando estas mujeres tienen que declarar ante un ministerio público o cuando acuden al médico?

Es necesaria una política pública que genere  información en su lengua, respecto a los apoyos y programas que impulsa la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y con ello generar fuentes de ingreso, así como de asesoría legal para poder llevar a cabo sus proyectos; pero, también, necesitan que dichos programas no sigan reforzando los estereotipos de género, o de la imagen del indígena. Es prácticamente nulo un programa que no vaya encaminado a la elaboración de artesanías o la agricultura; no se impulsan apoyos que vayan encaminados a otro tipo de rubros.

En 2005, únicamente en 6 municipios había más número de mujeres indígenas que de hombres indígenas, aunque se debe considerar que los municipios con mayor concentración de población indígena sí presentan mayor cantidad de mujeres, los cuales son Amealco, Tolimán y Querétaro. Además el índice de intensidad migratoria a Estados Unidos para el municipio de Querétaro es alto, se verá que ambos fenómenos se relacionan y la situación de rezago puede recaer en la mujer indígena.

En Querétaro, cabe una política pública que permita la organización de las mujeres indígenas para discutir y analizar sus condiciones de opresión y desigualdad, donde ellas mismas sean partícipes de la toma de decisiones. Pero lograr tal fin es indispensable la discusión de los problemas comunes y comunitarios, a la par de la exigencia en cuanto al cumplimiento de las leyes y la normatividad internacional, así como de los acuerdos firmados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

*Ex candidata de Morena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner