Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Walmart viola el derecho a la vida íntima

434 | 1 junio 2016 | Expresiones | 639 vistas | comentarios
Cámaras de video en los baños de Wal-Mart.

La cámara de videovigilancia en uno de los baños de Walmart. Fotos: Cortesía Ivonne Olascoaga Correa.

Ivonne Olascoaga Correa*

Si tomamos en consideración que aquellas imágenes que identifiquen a individuos o los hagan identificables constituyen un dato personal y que el tratamiento de datos personales conlleva cualquier actividad que se realice con relación a los mismos, incluidos la obtención, uso, divulgación, almacenamiento, acceso, manejo, aprovechamiento, transferencia y disposición de datos personales, es que la Video-Vigilancia (V-V) implica un tratamiento de datos personales de aquellas personas cuya imagen es, entre otras actividades, obtenida, almacenada, consultada o transferida.

Esta actividad es regulada por la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares (LFPDPPP) y su Reglamento (RLFPDPPP), cuando sea llevada a cabo por personas físicas o morales de carácter privado, denominadas “responsables” en su instalación, como es el caso que describiré –siempre y cuando dicha actividad no se lleve a cabo al interior de una casa habitación–.

Así, es necesario lograr un equilibrio entre el fin que estos sistemas de seguridad persiguen y el respeto a la privacidad, honor y la propia imagen de las personas, en virtud de que es un medio particularmente invasivo ya que, por ejemplo, puede llegar a identificar patrones de conducta y otros aspectos de la vida privada de las personas.

De acuerdo con la LFPDPPP y su reglamento, se deben colocar avisos de privacidad: “A) Modalidad. Se sugiere utilizar la modalidad de aviso de privacidad corto, al que refiere la fracción III del Decimoctavo de los Lineamientos del Aviso de Privacidad en la zona en la que ocurre la V-V. B) Contenido. La información mínima que debe incluirse en el aviso de privacidad corto para V-V es: i. La identidad y domicilio completo del responsable bajo los siguientes criterios: (…) ii. Descripción de la(s) finalidad(es) del tratamiento, es decir, indicar expresamente para qué fines serán utilizados los datos personales que se recaben a través de la V-V. … Adicionalmente, se recomienda incluir una advertencia o leyenda que indique al titular de las áreas que están siendo video grabado. … D) Ubicación. Los responsables que realicen V-V podrán cumplir con el principio de información colocando avisos visibles para las personas dentro de los espacios sujetos a videograbación, al menos, en la(s) entrada(s) a zonas que se encuentren bajo V-V, independientemente de si son interiores o exteriores”.

Me parece de suma importancia tener presente ésta información, porque considero un acto de violación a la nuestra intimidad cada vez que utilizamos los baños que se encuentran al interior del centro comercial Walmart, Plaza de Toros, pues al interior de los sanitarios se encuentra una cámara de video vigilancia sin ningún aviso de privacidad, ni debajo de ella ni afuera de los sanitarios.

El propio individuo es el único facultado para decidir cuándo y cómo y hasta qué grado comparte su información personal.

El Derecho Internacional de los Derechos Humanos señala el derecho que toda persona tiene a no ser objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, siendo éste un argumento jurídico para mejorar la protección del derecho a la privacidad en nuestro país, ya que han sido firmados y ratificados por el Estado mexicano.

Sin embargo, el abogado constitucionalista con experiencia en el que antes se denominaba Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI, hoy INAI), Diego García Ricci –en su artículo “Video vigilancia del Bicentenario: un límite al derecho a la privacidad y una vulneración al Estado de Derecho–, señala que  la primera ocasión en que perdimos nuestra privacidad fue cuando nos vimos obligados a registrar nuestro número telefónico en el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía  Móvil (Renaut), con el falso argumento (falso argumento porque cuando se celebró el acuerdo nacional por la seguridad jurídica, la justicia y la legalidad como una iniciativa del gobierno federal, nunca se presentaron evidencias empíricas contundentes que lo llevaran a justificar el porqué de ese registro) de que era por la seguridad jurídica, la justicia y la legalidad.

En el caso particular que aquí comparto, el reconocido doctor en Derecho y columnista del periódico El Universal, Miguel Carbonell, señala que el derecho a la intimidad se viola cuando se genere una intrusión en la esfera o en los asuntos privados ajenos, cuando se genere una apropiación indebida para provecho propio del nombre o de la imagen ajena.

Y a pesar de todo lo anterior… la impunidad y la violación de nuestro derecho a la intimidad está perdido o como dirían los abogados, “hay un vacío jurídico” que al parecer a nadie le importa.

*Ex candidata de Morena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner