Banner Jurídico.
Banner Sorriso

¿Y esta remodelación (de 23 mdp) para qué? Preguntan al gobierno de Querétaro

438 | 28 junio 2016 | Testigo Ocular | 1.374 vistas | comentarios
Obras en Jardín Zenea.

Las consignas en el Jardín Zenea, el 18 de junio. Foto: Especial.

Eric Pacheco Beltrán

Querétaro, Qro.- Un grupo de jóvenes protestaron en contra de la erogación de poco más de 23 millones de pesos en una obra de embellecimiento en el Jardín Zenea, ubicado en pleno Centro Histórico de Querétaro, a cargo de la Secretaría de Obras Públicas del Estado de Querétaro, que encabeza Romy Rojas Garrido.

Indignados por la manera de gastar el dinero público en el gobierno, los inconformes se atrevieron a manifestar su rechazo a través de algunas consignas que escribieron en el cercado, montado con tablas de madera, que fue colocado alrededor de una parte del jardín, a propósito de la remodelación, el pasado 18 de junio.

Una de las consignas exponía: “¿Y esta remodelación para qué?”. Otra más agregaba: “Queremos escuelas y hospitales, no jardines bonitos”.

También podía leerse una propuesta: “Huertos en los parques”, e incluso, quedó manifiesta la preocupación en otros temas de mayor gravedad: “¿Estás enterado de los feminicidios en Querétaro?”.

Obras en Jardín Zenea.

El 27 de junio, en Facebook, la secretaria de Obras Públicas difundió información sobre las acciones en el Jardín Zenea. Imagen: Especial/Facebook Romy Rojas Garrido.

La reacción inmediata desde el gobierno –donde suelen llenarse la boca con el discurso de que les importa que la ciudadanía participe– fue agresiva en contra de los inconformes, quienes fueron intimidados por elementos de la Policía Municipal de Querétaro, que encabeza el panista, Marcos Aguilar Vega.

Fue la intervención de varios ciudadanos y ciudadanas, quienes lograron que los policías desistieran de su intentona por “poner orden” en contra de los jóvenes, a quienes pretendían encarcelar por dañar la propiedad privada, al haber rayado las tablas utilizadas para cercar la obra.

¡Fuera! ¡Fuera! Les gritó un tumulto de gente que, lejos de solidarizarse con los elementos de Policía, apoyó a aquellas personas que manifestaron su rechazo al dineral que es ejercido en una obra de embellecimiento.

De las consignas manifestadas por los inconformes pueden advertirse varias situaciones:

Primero, la falta de información de las autoridades para comunicar y transmitir, en dado caso, la información que justifique la realización de una obra de embellecimiento en el Centro de Querétaro, cuando existen otras muchas necesidades en otras partes marginadas del estado.

También la falta de apertura y diálogo para recibir propuestas, es decir, para hacer partícipe a la ciudadanía que, de una u otra forma, se manifiesta y muestra el deseo de incidir en las políticas públicas del Estado y en la adecuada erogación de los recursos públicos.

En cuanto a la transparencia, falta información como lo es: ¿Quién decidió hacer esa obra? ¿Cuál es el diagnóstico que llevó a las autoridades de Querétaro a considerar que era prioritaria? ¿Tomaron en cuenta la opinión de la ciudadanía? ¿Qué es lo que se hace en realidad detrás de esos muros? ¿Por qué 23 millones de pesos?

Si los policías se equivocaron en simplemente reaccionar de manera agresiva para reprimir a los jóvenes, las autoridades de la Secretaría de Obras Públicas y su empresa contratista se equivocan al intentar meter bajo la alfombra la inconformidad social que fue manifestada, en lugar de brindarles la atención debida.

Y es que lejos de tender un diálogo con los inconformes, pareciera que en la Secretaría de Obras Públicas están más preocupados en que las consignas de rechazo a la obra no sean vistas por las miles de personas que cruzan por el lugar, al optar por pintar las tarimas y finalmente por cubrirlas con una especie de pasto sintético.

El mensaje que se manda desde el gobierno de Querétaro que encabeza el panista, Francisco Domínguez Servién, no es de apertura, mucho menos es el de un gobierno sensible que favorezca la participación ciudadana y la inclusión de los jóvenes.

En la Secretaría de Obras Públicas del Poder Ejecutivo exhiben la intolerancia y falta de madurez para atender a un grupo de jóvenes que, ante la carente información y diálogo de las autoridades, no se equivoca en manifestar su inconformidad sobre una obra decorativa que costará a las arcas públicas 23 millones de pesos (mdp).

Habrá quien se indigne por la manera de protestar de estos jóvenes al “dañar” las tarimas que ocultan las obras en el Jardín Zenea, como también hay quien se indigna por la erogación de 23 millones para incrementar la belleza de este jardín.

La mejor opinión de lo ocurrido la tiene Usted estimado lector y lectora.

Para comentarios: eric_pachecob@hotmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner