Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El congreso “fascista” de la UAQ

439 | 5 julio 2016 | Archivo y Memoria | 183 vistas | comentarios
Be Sociable, Share!
El congreso “fascista” de la UAQ.

La convención estudiantil tuvo mención en portada. Foto: Archivo Histórico/Diario Noticias.

Kevyn Simon Delgado*

Los días 29 y 30 de abril de 1978, en las instalaciones de la UAQ, se fundó el Consejo Nacional de Estudiantes (CNE), por 22 organizaciones de ultraderecha, con la intención de “evitar la corrupción y la deslealtad y que los centros de educación superior se conviertan en focos de subversión”, donde se manifestó que “es necesario arrojar de las universidades y de todo centro de educación superior, a quienes difunden el marxismo leninismo”. El texto redactado por dichas organizaciones se tituló “El manifiesto del Cerro de las Campanas” y fue recuperado por los agentes de la Dirección Federal de Seguridad ahí presentes, el cual que decía:

“MANIFIESTO DEL CERRO DE LAS CAMPANAS

El congreso “fascista” de la UAQ. Jorge García Ramírez.

Jorge García Ramírez. Imagen: Tribunal Superior de Justicia de Querétaro.

Ciento cuarenta universitarios, de veintidós agrupaciones estudiantiles universitarias, representantes de la inmensa mayoría silenciosa reunidos en la Asamblea Constitutiva del Consejo Nacional de Estudiantes, los días 29 y 30 de abril, manifestamos que:

1. Nos proponemos la defensa de la Universidad de México, la restauración de la naturaleza de la Universidad, así como de los principios que inspiraron su nacimiento y el combate vigoroso en contra de los enemigos de nuestra Patria emboscados en los recintos universitarios.

2. Rechazamos la intromisión de partidos políticos y sus “porros”, la manipulación sindical por ellos instrumentada, que viola la autonomía de las universidades y va en detrimento de su alta misión académica y del nivel académico de nuestras casas de estudio. […]

4. Nos oponemos a que la inteligencia de los universitarios sea corrompida por las falacias dogmáticas marxistas que inscriben el odio de la lucha de clases, incitan a la subversión, sustituyen la lógica por la dialéctica, y destruyen así las nociones de verdad, cultura y humanismo que son esenciales al ser y al quehacer de la universidad.

5. Defendemos las aulas y los claustros universitarios de la intervención de minorías universitarias de filiación marxista, que intentan utilizar a las universidades desnaturalizándolas como arietes de presión política en contra del Estado, con la vana utopía de instaurar un “estado” comunista en México. A estos ilusos les decimos que los universitarios mexicanos, como pueblo que somos también combatiremos y nos opondremos siempre con todo el vigor y la lozanía juvenil, por la fuerza de la Razón y la Verdad a sus intentos anti universitarios y antipatrióticos.

6. Rechazamos por absolutamente incompatibles con el auténtico ser y con el honesto quehacer de la Universidad todos los planteamientos marxistas sea “neo” o “arcaico”; el marxismo siempre es corrupción de la inteligencia, porque es enemigo de la libertad, de la responsabilidad, de la autoridad, de la verdad, porque destruye todo lo natural y todo lo real, y lo hace con el pretexto falaz de servir solamente a una élite de soberbios y envidiosos que quieren destruir todo y hacer todo, a la imagen y semejanza del “hombre nuevo” –Frankestein personal y social– inventado por Marx.

El congreso “fascista” de la UAQ.

El desplegado del Consejo Universitario del 17 de mayo de 1978. Foto: Archivo Histórico/Diario Noticias.

7. Por todo lo anterior, a) Denunciamos la creciente intromisión de los elementos del partido comunista y demás comparsas izquierdistas en la gran mayoría de los centros de estudios superiores de la nación, violando la autonomía universitaria y creando un clima de agitación, subversión y violencia en ellas. b) Igualmente señalamos las alianzas estratégicas y tácticas del mismo partido comunista con los grupos clericales marxistas en universidades supuestamente religiosas. c) Señalamos también el gran equívoco de los que creen que los marxistas han cambiado y ahora son “euros”, “demócratas” y “humanistas”, quienes concluyen quizá por debilidad… “se puede salir de paseo con el tigre”… que ciertamente se los comerá. d) Estamos en contra de que los recintos universitarios sean lugares donde los activistas marxistas corrompen la inteligencia, almacenan propaganda y armas que más tarde utilizan, precisamente en contra de la Universidad, de los universitarios, del Estado y de todos los mexicanos. e) Permanentemente denunciaremos las infiltraciones manifestadas como complicidades de las llamadas “autoridades universitarias”, instaladas en “soviets” revolucionarios, así como la complicidad de políticos resentidos conocidos como “emisarios del pasado” que financian y promueven las agitaciones. UNIVERSIDAD SÍ, MARXISMO NO”.

Según la propia DFS, el manifiesto del Cerro de las Campanas era “un documento fascista”, lo mismo que el CNE. “Tal Consejo se constituyó nada menos que –para eterna vergüenza de Querétaro–, en el Aula Forense “José Vasconcelos” del Centro Universitario y con la presencia del Lic. Jorge García Ramírez –el autor de la famosa frase: “el mejor comunista es el comunista muerto”–, director de la Escuela de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro. Toda la sesión se desarrolló ante la bandera nacional que portaban varios jóvenes, bajo un cuadro de la Virgen de Guadalupe y ante 150 jóvenes todos ellos de traje y corbata, que mostraban gran disciplina”. Después, entrevistado por periodistas, el Director de Derecho dijo que todas las agrupaciones están dispuestas “a expulsar de las universidades, a los comunistas que ponen en peligro la vida de la nación, a cambio de prebendas económicas o políticas”. El acto se utilizó para criticar frontalmente el sindicalismo universitario “por estar manipulado desde las mafias del PCM” y contra el ex Rector de la UNAM, Pablo González Casanova, a quien acusaban de dirigir a “un nutrido grupo de exiliados comunistas sudamericanos que realizan una acción de adoctrinamiento marxista en las instituciones de enseñanza superior”.

Ante la reunión, unas semanas después, el Consejo Universitario se deslindó de lo sucedido en varios desplegados, aduciendo que la UAQ “de ninguna manera debe de convertirse en cómplice de facciones o grupúsculos que conculquen sus principios fundamentales y recurran a la violencia para defender intereses de grupos”, cuando, en realidad, en la Universidad y en las prepas se vivía un grave problema de porrismo, muy probablemente solapado por las propias autoridades universitarias.

*Historiador de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner