Banner Jurídico.
Banner Sorriso

La afectación a Peña Colorada en 6.4 hectáreas “fue a machete”

439 | 5 julio 2016 | Destacado | Querétaro | 236 vistas | comentarios
  • El procurador ambiental dijo que la información con que cuenta es que los propietarios de las parcelas, donde ocurrió el desmonte, fallecieron hace algunos años.
Peña Colorada.

El desmonte en Peña Colorada. Foto: Especial/Difundida por Ambientalistas de Querétaro.

Eric Pacheco Beltrán

Querétaro, Qro.- El titular de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente y Desarrollo Urbano (Pepmadu), Felipe Urbiola Ledesma, informó que derivado de los indicios en la afectación de 6.4 hectáreas en Peña Colorada, consideran que el daño no ocurrió con maquinaria, sino “a machete”.

“Te encontrabas, cuando iban derrumbando van amontonando, entonces te encontrabas un montón seco, que ya requería una buena cantidad de tiempo, uno más fresco y uno mucho más fresco, entonces te dabas cuenta que iban haciéndolo en tiempos, llegaban, trabajaban, ocho días después regresaban, volvían hacer otro corte y así iban trabajando y esa fue la manera en como está”.

Urbiola precisó que sin hacer una investigación a profundidad, el personal técnico fue insistente en hacerle notar las “diferentes etapas” de afectación a esa zona conocida como Peña Colorada.

“La verdad que una cosa que sería muy buena para esa zona es que, a la orilla de la carretera, se diera el desarrollo, ¿por qué?, porque eso generaría un muro que le daría cierta privacidad, osea, lo protegería”.

Felipe Urbiola Ledesma.

“Nosotros vimos ahí cierta vegetación que había sido tirada, que había sido cortada, eh, principalmente algunas cactáceas, algunos árboles mezquites, etcétera, pero lo que sí se notaba es que había diferentes etapas y al parecer fue en forma manual”, puntualizó.

El funcionario descartó la participación de maquinaria para retirar el área verde de esta área, al explicar que quizá sí había huellas de algunos vehículos, pero no de maquinaria, como algunos ambientalistas sospechan que ocurrió.

“Cuando no hay intervención de maquinaria y demás, a veces es más claro lo que específicamente se desmontó, y más que lo hicieron con machete, no vimos, al menos ese es el reporte que yo tengo, no vimos indicios de que hubieran metido maquinaria, que esta genera otro tipo de movimientos en la tierra”, afirmó.

Urbiola Ledesma explicó que desde la vialidad Fray Junípero Serra, no se apreciaba la afectación que se hacía a esta área ecológica, lo que facilitó que estos trabajos fueran realizados durante meses.

“No es una zona que se vea tan claramente desde el área de la carretera que es la que tiene el tráfico, entonces, es la razón por la cual al parecer una cuadrilla o unas cuántas personas estuvieron derribando la mayoría a machete y en diferentes tiempos (la) vegetación”, señaló.

El funcionario se dijo dispuesto a continuar colaborando con las autoridades que se lo requieran “si la autoridad federal, la Procuraduría, la Fiscalía determina que le podemos ser de utilidad a efectos de una determinación técnica, pues estamos en disposición de hacerlo”, dijo.

Sobre la denuncia que aparentemente las autoridades estatales presentaron a la Procuraduría General de la República, el funcionario aclaró que él no está seguro de que haya ocurrido así.

¿LA AFECTACIÓN?

El funcionario admitió que esa institución no realizó un estudio técnico por considerar que no tienen competencia, no obstante, dijo que su participación consistió en coadyuvar con las autoridades federales en un levantamiento del área afectada que finalmente fue determinada por Profepa en un polígono de 6.4 hectáreas.

“En la última medición fueron 6.4 hectáreas, nosotros teníamos una medición original de 8 hectáreas, pero te repito que de esas 8 hectáreas fueron determinadas por una medición que abarcaba una zona, donde aparentemente había sido todo, al parecer la autoridad federal restringió la zona a donde específicamente están los daños”, dijo.

Al funcionario le fue preguntado si la variación en las cifras –el secretario de Desarrollo Sustentable incluso habló de 12 hectáreas– obedecía a la existencia de una afectación ocurrida años atrás que no hubiera sido contabilizada esta ocasión.

“No, más bien tiene que ver un poco con el tema de las parcelas, donde empieza la parcela, llega hasta acá, estos son los límites, y entonces esa es la zona, porque originalmente se hablaba de 12 hectáreas, aparentemente eran las 3 parcelas que resultaron afectadas, después se hizo una medición, la hicimos en forma conjunta, tratando de delimitar el polígono donde estaba la afectación, que son las 8 hectáreas, y la autoridad federal hizo una nueva medición de la zona donde estaban residuos y donde había indicios de haber sido afectadas, y determinó 6.4 hectáreas.

Consideró que la diferencia puede parecer importante, “pero en realidad se refiere exclusivamente a la parte donde se encontraban los indicios de que había alguna afectación, y algunas personas que podían no haber sido afectadas, porque de manera natural no tenían el tipo de vegetación que podían haber sido afectadas, las dejaron fuera”, añadió.

“Ten en cuenta que las actividades que nosotros realizamos siempre, van encaminadas siempre a la integración de elementos probatorios para seguir un proceso.

Entonces, no es solamente llego, verifico y digo ‘sí, algo está sucediendo en este lugar’, sino que tenemos que entrar en un proceso de probanza”, agregó.

¿LOS RESPONSABLES?

El titular de la Procuraduría Ambiental Estatal, aclaró que si bien es relativamente sencillo acreditar la infracción, porque hay elementos para acreditar que ahí había lo que ya no hay, así como las sanciones previstas en la Ley, lo complicado es dar con el responsable.

“… hasta donde tenemos entendido, los propietarios de esas parcelas fallecieron hace tiempo, entonces la propiedad es un poco incierta, que es la información que yo tengo”.

El funcionario explicó que eso “significa que muy probablemente sean parcelas que han sido vendidas en privado y todavía no se han cumplimentado las formalidades para poder acreditar la propiedad. Y que la labor ha sido la labor realizada por gentes (sic) vinculadas, pero a final de cuentas por terceros”.

Por ello anticipó que el tema es complejo y se requerirá mucha investigación y cuidado, mientras tanto consideró que lo correcto fue la suspensión por parte de las autoridades de la Profepa “para efectos de que haya continuidad, porque ahorita cualquier cosa que se realice, implica una gravedad mucho mayor”.

De igual forma consideró importante mantener la vigilancia en el lugar para evitar que el daño pudiera continuar.

MURO DE EDIFICACIONES

Aunque públicamente se ha planteado la reparación del daño, Felipe Urbiola Ledesma expuso que el problema es el tiempo que demora un área verde, como lo fue la sección afectada, para que finalmente sea recuperada.

“Creo que lo más delicado del lugar, es que tarda en recuperarse, no es una zona de grandes crecimientos, un mezquite se lleva una buena cantidad de tiempo, entonces su recuperación es una recuperación tardada que sí requiere de tiempo, entonces cualquier daño que le provoques, es un daño que puede, sobre todo por la ubicación y la cercanía de la zona urbana, pues puede ser la muerte del lugar.

Fue en este punto donde Felipe Urbiola Ledesma lanzó una propuesta que, de entrada, anticipó que le generará críticas, pero que en su perspectiva generará la protección de esta área verde, la cual consiste en autorizar la construcción de edificaciones después del Libramiento Fray Junípero, para impulsar un “cinturón de edificaciones”.

“La verdad que una cosa que sería muy buena para esa zona es que, a la orilla de la carretera se diera el desarrollo, ¿Por qué? Porque eso generaría un muro que le daría cierta privacidad, osea, lo protegería, porque cambiaría el esquema, no es un lugar aislado, pero es un lugar que debe mantenerse en las condiciones en las que está, entonces ese mantenerse requiere de ciertas cosas”, afirmó.

En esa tónica recordó que ante la tentación permanente por impulsar un desarrollo inmobiliario en la zona, esto evitaría que ocurriera.

“Si en la carretera, que creo de manera natural va a irse ocupando, si te fijas toda la zona ha ido desarrollando diferentes, casi siempre negociaciones, oficinas, zonas comerciales, tiendas, etcétera, que tienen espaldas hacia, en este caso hacia Peña Colorada, se convierten en un muro de contención, porque todo el movimiento se da en la zona donde hay movimiento, que es la carretera, todo ese tramo, es una zona de muchos restaurantes, es una zona de muchos lugares donde venden autos, hoteles y cosas por el estilo, entonces eso protege toda la parte de atrás, se convierte en un muro de contención, cuando limitas a que precisamente tenga barda trasera que esté perfectamente delimitada y que no pueda permitir el deambular.

– Que sólo se autorizara una construcción pegada a la carretera. ¿Cómo un cinturón de cemento?, le preguntamos.

–Eso sería bueno. Como un cinturón de… llamémosle así.

Urbiola recordó que las carreteras son detonantes de desarrollo, por lo que consideró que debe hacer con cuidado y tener el control.

“… no me gustó el término de un muro de cemento, porque no es la idea, porque la idea son las construcciones y no necesariamente tiene que ser cemento, pero sí una barda, que haya una delimitación”, insistió.

“Sé que me van a criticar por lo que te dije de la carretera, y va a haber gente que va a decir no… cuando le preguntes a otro va a decir más de la carretera, uno de los temas que se discutió fue si el área afectada estaba o no dentro del polígono de Peña Colorada y en una de las medidas no está dentro del polígono, en otras de las medidas sí está dentro del polígono, depende en cual de los instrumentos te fijes, entonces ese es el punto, esa es una parte que yo creo que ha generado el titubeo de la autoridad, pero es un tema que hoy se está atendiendo y que creo que el gobernador ha sido muy claro, y en una etapa muy temprana de su gobierno, lo que permite que él pueda llevar a cabo todas las acciones para la protección, y que haya la actividad de la ciudadanía organizada, con intereses ecológicos, para que vigile esta situación”, agregó.

Urbiola Ledesma nunca había laborado en una área relacionada con el medio ambiente, aunque dijo que tomó algunos cursos y diplomados en la materia, pues su experiencia se remite más al ámbito legislativo, además de haber tenido un acercamiento con el campo desde Agroasemex.

Llegó ahí por invitación de su correligionario, el gobernador, Francisco Domínguez Servién.

“Es una invitación que me hace el gobernador, y es una en la que uno puede colaborar, una materia que está tomando un auge importante, que no es una materia urgente, sino más bien emergente, urgente el transporte, emergente la protección al medio ambiente”, dijo.

En el sexenio del exgobernador Francisco Domínguez, fue subsecretario de Gobierno, en la Secretaría de Gobierno que encabezaba el actual secretario de Educación, Alfredo Botello Montes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner