Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Modus operandi de los desarrolladores para obtener cambios de uso de suelo

441 | 20 julio 2016 | Columna invitada | 112 vistas | comentarios
Peña Colorada.

El desmonte en Peña Colorada. Foto: Especial/Difundida por ambientalistas de Querétaro.

América Vizcaíno Sahagún*

Cuando un fraccionador adquiere pequeñas o grandes extensiones de terrenos en zonas de protección ecológica, planea sus desarrollos a corto, mediano y largo plazos, los cuales pueden ir de 1 a 50 años.

Lo que hacen los desarrolladores es ir construyendo en fases, ir devorando nuestras zonas de protección ecológica en fases, y en los terrenos que quedarán próximos a su siguiente fase de construcciones, van impactando ilegal y gradualmente la vegetación.

Con el tiempo, y ya que están preparados para urbanizar, el deterioro ambiental en los terrenos que desmontaron o incendiaron es tal, que al solicitar el cambio de uso de suelo de preservación ecológica o de terreno forestal para uso urbano, la zona está tan degradada, que las autoridades consideran viable urbanizarla y se les otorgan los permisos.

Los desarrolladores, al destruir la vegetación y al remover el suelo, favorecen condiciones propicias para que empiece a crecer vegetación no nativa. Esta vegetación indica perturbación y es señal de impacto ambiental, pero al dejarla crecer, pretenden ocultar la evidencia del ilícito, así como el tiempo en el que se realizó el desmonte o el incendio.

Sin embargo, la vegetación colonizadora es precisamente el indicador del deterioro ambiental ocasionado.

En el caso que nos ocupa, la reciente destrucción de 6 hectáreas en Peña Colorada, denunciada el 6 de junio del 2016, es muy grave, no sólo por la afectación ambiental, sino porque no es el único desmonte realizado en ese terreno. En el año de 2012, denunciamos la devastación también de 6 hectáreas, denuncia que fue atendida por el anterior delegado de la Profepa, abriéndose el expediente correspondiente y que obra en la Procuraduría.

Esta situación es crítica porque sin lugar a dudas refleja el modus operandi de los desarrolladores.

La devastación de 12 hectáreas en el ecosistema de Peña Colorada no debe quedar impune, y es necesario que al desarrollador le sea clausurado definitivamente el terreno y le ordenen la restauración total del sitio.

*Integrante de la Asociación Ecologistas de Juriquilla.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner