Banner Jurídico.
Banner Sorriso

“Terrorismo” en la UAQ. El incendio del Aula Magna

442 | 27 julio 2016 | Archivo y Memoria | 236 vistas | comentarios
Be Sociable, Share!
Incendio en la UAQ.

El hecho fue consignado el 11 de junio de 1975. Foto: Archivo Histórico/Diario de Querétaro.

Kevyn Simon Delgado*

El 10 de junio de 1975, dos bombas molotov fueron arrojadas entre las 2:30 y las 3 de la tarde en el Aula Magna de la entonces Preparatoria Centro (hoy Facultad de Filosofía), incendiando la misma. El recordado y controvertido Rector José Guadalupe Ramírez Álvarez consideró que “fueron manos criminales quienes atentaron contra la autonomía”; si bien el Ejército consideró que el atentado quizá tendría que ver con “el aniversario de los sucesos de San Cosme” [el halconazo de 1971, acaecido cuatro años atrás en la Ciudad de México], los rumores señalaban que el siniestro, al parecer, tenía más relación con las próximas elecciones de directores en la Universidad Autónoma de Querétaro que tendrían lugar el 20 de junio y la elección para director de la Preparatoria que habían sido efectuadas el pasado 9 de junio, donde, aparentemente, Guillermo “Billy” Herbert, habría obtenido un amplio triunfo pero este no le fue reconocido, obteniendo el puesto Eduardo Sánchez Vélez, brazo derecho del director saliente Álvaro Arreola Valdés, ya con varios años acumulados en el cargo. Por esto, las sospechas señalaban a Herbert de causar el atentado, sumado a su conservadurismo y su supuesta relación con grupos de ultraderecha y los porros de la Universidad.

Querétaro. Incendio en la UAQ.

Guillermo “Billy” Herbert. Fotos: Archivo Histórico/Diario Noticias.

Para el ex Rector Fernando Díaz Ramírez, el incendio fue provocado por los mismos estudiantes que apoyaban la candidatura de “Billy” Herbert; para los también ex rectores, Agapito Pozo Balbás y Alberto Macedo Rivas, el hecho fue incitado por “grupos ajenos” a la UAQ, acorde a las opiniones gubernamentales ante cualquier muestra de descontento o lucha social, cuando siempre señalaban [señalan] a personas venidas de otros estados o, en su caso, a agentes extranjeros que buscaban sacudir al país como parte de un oscuro y nunca esclarecido plan para imponer sus intereses. Díaz Ramírez, quien había transitado en carne propia del cielo al infierno, gobernando de una manera muy personal la Universidad desde su fundación en 1951 hasta que fue destituido en 1963 por la presión del gobernador Manuel González de Cosío, no temía en dar su opinión de manera directa, al fin y al cabo que, muy resentidamente, había sido sacado de “su Universidad”, desplazándolo de la jugada política.

Incendio en la UAQ.

Bombero apaga el incendio.

Los “bombazos” de índole “terrorista”, curiosamente, no provocaron tanta alarma como ahora se pudiera imaginar, esto se explica debido a que los actos de este corte, como amedrentamientos de los porros (varios de ellos pertenecientes al equipo de futbol americano “Gatos Salvajes” y repartidos en prácticamente todas las escuelas), enfrentamientos entre grupos estudiantiles, tomas de camiones (ya sea por “celebrar” el inicio de clases, desatándose el vandalismo por la ciudad, o por exigir que disminuyera el precio a la tarifa del transporte urbano), riñas con la Policía, quemas de patrullas y balazos repartidos a diestra y siniestra, no estaban tan fuera de lo común. Incluso se podría notar en las notas que les dedicaron los entonces únicos diarios del estado, Diario de Querétaro sólo dio cobertura al día siguiente, en cambio el Noticias sí le dio continuidad durante varios días, dando espacio a diferentes declaraciones al respecto, donde casi todos señalaban la mano negra de alguien sin identidad como responsable.

Entre las y los estudiantes, las opiniones estuvieron divididas. Por un lado, la Federación de Estudiantes Universitarios de Querétaro, entonces encabezada por Arturo Proal de la Isla (a la postre secretario de educación pública en Chihuahua durante muchos años), políticamente correcto, demandó se esclarecieran los hechos. En el otro extremo, las escuelas opositoras a la FEUQ que se manejaban con consejos estudiantiles y no con sociedades de alumnos, encabezadas por el grupo de Ingeniería, popularmente conocido como “Voz Crítica”, sí señaló a los elementos porriles de la UAQ y a los grupos de choque de ultraderecha como el MURO, como responsables de lo sucedido, además, añadieron, todos ellos tenían cierta relación con el mencionado “Billy” Herbert.

Sin embargo, a pesar de las averiguaciones del Procurador General de Justicia del Estado, el michoacano y militar, Ernesto Zepeda Vázquez, apoyado por el Ejército, nunca se esclareció quién o quiénes fueron los autores intelectuales y materiales de este ataque a la Universidad o al menos nunca se dio a conocer y, a 41 años del hecho, se desconoce el nombre y el rostro de quienes arrojaron las bombas molotov dentro del Aula Magna de la UAQ.

*Historiador de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner