Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El origen de la CNTE en Querétaro

445 | 18 agosto 2016 | Archivo y Memoria | 218 vistas | comentarios
CNTE Querétaro

Movilización de profesores en mayo de 1980. Foto: Archivo Histórico/Periódico Noticias.

Kevyn Simon Delgado*

20 años después de reprimido el Movimiento Revolucionario del Magisterio y encarcelado su líder disidente, Othón Salazar, las y los profesores inconformes con las antidemocráticas y acarreadoras formas del SNTE, intentaron reorganizarse frente al cacicazgo ejercido por el potosino Carlos Jonguitud Barrios, líder del sindicato desde 1972.

Cabe aclarar que, a diferencia de la opinión popular o de lo que algunos medios promueven, la CNTE se ve a sí misma no como otro sindicato, sino como un organismo que aglutina y coordina a los movimientos de trabajadores de la educación, los cuales pueden mantener su independencia y demandas particulares dependiendo de cada sección, sin verse obligadas a tener la misma línea de acción.

Jonguitud Barrios era todo lo que la expresión “hombre de partido” representaba para el PRI en aquel entonces. Militaba con el mismo desde que tenía apenas 18 años en 1942, se hizo de la dirección del sindicato mientras era miembro del CEN del PRI, acabando con el liderazgo de Manuel Sánchez Vite, de quien fuera cercano colaborador, pasando por alto los estatutos del sindicato. La llegada a la dirigencia del SNTE y la fuerza de su posición le abrieron las puertas para ocupar cargos como el de gobernador de San Luis Potosí, dos senadurías, una diputación y la dirección general del Issste, además, la corriente que encabezó al interior del SNTE, Vanguardia Revolucionaria, lo colocó como líder vitalicio por 17 años a pesar de haber tenido roces con dos presidentes. Bajo su liderazgo el SNTE trató de dar una imagen más democrática con la formación de Vanguardia Revolucionaria, aunque lo cierto es que esta rápidamente se transformó en una herramienta que se encargaba de impartir la “línea dura” en la base del magisterio a base de golpeadores y algunos asesinatos, lo que provocó que los profesores disidentes buscaran reorganizarse.

El Prof. Francisco Flores Espíritu destacó como uno de los principales impulsores del movimiento magisterial en el estado; adherido al MRM, comentó que la lucha magisterial disidente comenzó a partir de 1972, en la sección 24 del SNTE, sin embargo esta se mantuvo dentro “del orden institucional” durante casi diez años hasta que recibió un nuevo impulso por parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); durante este tiempo (1972-1979) las rencillas entre estos grupos (MRM y Vanguardia Revolucionaria) y las estrategias típicas del charrismo que se dieron contra los disidentes impidieron que la disidencia magisterial arraigara con mayor fuerza en Querétaro. En su intento por reorganizarse, una gran parte de maestros en varios estados de la república, como Chiapas y Oaxaca, se agruparon alrededor de lo que denominaron como la CNTE a finales de 1979.

CNTE Querétaro

En calles del Centro de Querétaro, junio de 1980. Foto: Archivo Histórico/Periódico Diario de Querétaro.

Cabe aclarar que, a diferencia de la opinión popular o de lo que algunos medios promueven, la CNTE se ve a sí misma no como otro sindicato, sino como un organismo que aglutina y coordina a los movimientos de trabajadores de la educación, los cuales pueden mantener su independencia y demandas particulares dependiendo de cada sección, sin verse obligadas a tener la misma línea de acción. Esto explica por qué el magisterio democrático en Querétaro no ha tenido la misma estrategia de lucha que el magisterio en otros estados como Guerrero, Oaxaca y Chiapas, que claramente son más aguerridos.

Al año de haber sido organizada la Coordinadora, decenas de miles profesores movilizados se lanzaron a las calles demandando aumentos salariales y la democratización del SNTE, en Querétaro se realizaron varios paros parciales como los del 6 y 19 de marzo o el 7 de mayo (un día antes de la represión a los normalistas en las inmediaciones de la Preparatoria Sur o “Salvador Allende”).  Al respecto del paro del día 19 de marzo, la DGIPS apuntó: “El problema que creó un grupo de maestros de filiación comunista, pertenecientes a la Sección XXIV del SNTE, al incitar a maestros de escuelas secundarias de diferentes municipios para realizar un par de protesta por no pagárseles los salarios a tiempo, dicho problema se ha resuelto, ya en parte desde el viernes de la semana pasada, se ha estado pagando los sueldos atrasados faltando todavía una gran parte de maestros por recibirlos, pero la Dra. Lilia Berthely ha informado que espera que en el transcurso de este día se termine de pagarles”.

Estaban conformados en su mayoría por mujeres y hombres de varias escuelas secundarias generales y técnicas de los municipios cercanos a la capital, sus exigencias principales eran el pago de sueldos atrasados, un 30% de aumento al salario base, el descongelamiento de sobresueldos y la salida de la doctora Lilia C. Berthely Jiménez por malos manejos y por estar plenamente identificada con el charrismo del SNTE.

El rumor era que el retraso del pago se debía a los problemas intersecretariales entre la SEP y la Secretaría de Programación y Presupuesto, encabezados por Solana y Miguel de la Madrid, respectivamente, quienes “se sienten con los tamaños suficientes para sentarse en la silla que dejará el Lic. López Portillo, de tal manera que debajo de los pupitres no más las puras patadas se oyen y cada uno trata de perjudicar al otro y en este caso el señor de la Madrid le pone piedritas en el camino al señor Solana y para que mejor que detener las máquinas que hacen los cheques de los maestros sin ponerse a pensar que los meros perjudicados son los pobres maestros que se ven en la necesidad de tener que pedir fiado para comer”.

Si bien lo intempestivo del movimiento logró que se alcanzaran las primeras demandas, este fue decreciendo debido a contraofensiva sindical, en la cual fueron cooptados la mayoría de los dirigentes de la Coordinadora Estatal y a la fluctuación natural de este tipo de movimientos que no pueden mantenerse activos todo el tiempo. Jaime Santana se ve disminuido dentro de la misma organización sin ser excluido pues el Comité Ejecutivo Nacional del SNTE envió al secretario de organización Eduardo González quien aparentemente funge como una suerte de freno ante los disidentes. Este periodo de la lucha (1979-1982), se puede entender como un estira y afloja donde la Coordinadora y el Sindicato midieron fuerzas a nivel nacional; el 11 de marzo de 1982 el asesinato del profesor Misael Núñez Acosta en el Estado de México, atribuido a Jonguitud Barrios, representó un duro golpe a la insurgencia del cual no se recuperaron hasta 1989. Durante este periodo de debacle (1982-1989) la disidencia en Querétaro se limitó a luchas aisladas sostenidas principalmente (sino es que únicamente) por la secundaria de El Pueblito, la secundaria No. 3 y la secundaria No. 2 “Mariano Escobedo”.

*Historiador de la UAQ.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner