Banner Jurídico.
Banner Sorriso

El país ya no está para presos políticos

444 | 12 agosto 2016 | Democracia o barbarie | 255 vistas | comentarios
Francisco Domínguez y Marcos Aguilar.

El gobernador Francisco Domínguez y el alcalde Marcos Aguilar. Foto: Poder Ejecutivo de Querétaro.

Germán Espino Sánchez*

La liberación de Pablo González Loyola envía un mensaje fuerte y claro del nivel federal. El gobierno federal no va a ser comparsa de las arbitrariedades de los gobiernos de Marcos Aguilar y Francisco Domínguez.

Si la absurda detención del líder social Pablo González Loyola tenía un tinte político; su liberación también tiene un ligero matiz político, aunque éste sea más legal. El juez federal que amparó a Pablo González Loyola advierte que no hay razones para encarcelarlo.

La detención había sido una maquinación política del alcalde Marcos Aguilar y del gobernador Francisco Domínguez. Habían prometido represión de los líderes y movimientos sociales críticos de la administración, especialmente de los que se manifestaron el 1 de mayo. Con el encarcelamiento de Pablo González Loyola y el despido laboral de Sergio Jerónimo Sánchez, los gobiernos estatal y municipal enviaban un mensaje a todos los disidentes, corrían el riesgo de ser encarcelados.

No importan los motivos, el poder brutal de los gobernantes caería sobre los disidentes. Para estos gobernantes autoritarios la sociedad es como una cárcel, tienen que “madrear” a alguien para que el resto de ciudadanos aprenda que nadie se debe meter con ellos.

Ahora el gobierno federal manda un mensaje fuerte y claro a estos políticos locales: el país ya no está para presos políticos; el país ya es un polvorín y lo menos que se necesita son presos políticos que alimenten las manifestaciones. El pueblo mexicano ya ha sido muy afrentado por los casos de Ayotzinapa, Tlatlaya, la Casa Blanca y muchos otros. Justo en las últimas semanas, el movimiento de la CNTE tiene tomado el sur el país. La nación ya no es tierra fértil para que los gobernantes arbitrarios repriman a los movimientos sociales; mucho menos cuando se hace de manera tan arbitraria.

El lunes el  periódico El Universal publicó la noticia de que Pancho Domínguez se fue de gira a Europa, pero no fue a hacer negocios, sino a celebrar con su gabinete su primer año de gobierno. Se les descubrió en numerosos restaurantes lujosos celebrando a todo lo que daba. Todo con cargo al erario, gastaron casi un millón de pesos en la celebración. Con esto se les cae el argumento de que estamos en crisis y todos los sectores públicos se aprietan el cinturón. Falso, se han hecho graves recortes al sector salud y a la educación pública. El rector de la UAQ ha denunciado que se les recortaron 51 millones de pesos. ¿Quién le aplaude a este gobernador y a este alcalde? Sólo corifeo panista, el resto del pueblo de Querétaro nos sentimos agraviados.

Marcos Aguilar tampoco tuvo un buen comienzo de semana. Anunció que recortará el servicio de recolección de basura a la mitad. Antes pasaban 6 días por la mayoría de las colonias de la ciudad y ahora pasarán sólo 3 días.

Privatización y recortes de servicios públicos, aumento de impuestos y creación de otros tantos, este ha sido el sello del gobierno de Marcos Aguilar. Ha sido tan mal alcalde que ya ha anunciado que no va por la reelección, la cual perdería, obviamente. Irá por el Senado, pues ahí, aunque pierda la elección, se quedaría con el cargo por ser primera minoría.

La liberación de Pablo González Loyola se realiza casi en el fin de semana, cuando los Juegos Olímpicos han iniciado y todo mundo está pendiente de la inauguración. Se trata de ocultar, así, el fracaso del alcalde Marcos Aguilar y del gobernador Francisco Domínguez.

A estos políticos hay que recordarles que el sistema de justicia no es para golpear a los disidentes. Hay que recordarles que en una democracia no se encarcela a los críticos ni se persigue a los movimientos sociales opositores.

A las minorías se les respeta, pero claro; ellos no son demócratas, con la persecución de líderes y movimientos sociales se han mostrado como tiranos.

Corresponde ahora al pueblo de Querétaro exigirles en las redes sociales y en las calles que no sigan persiguiendo a los disidentes. Sobre todo ahora que ya muy pocos toleran los atropellos a la calidad de vida de la ciudad y del estado.

Con tantos abusos de Pancho Domínguez y Marcos Aguilar, casi todo el pueblo de Querétaro somos disidentes, entonces ¿qué van a hacer? ¿Encarcelar más disidentes para intimidarnos? No creo que logren intimidar a la mayoría, pero corresponde al pueblo de Querétaro plantar cara a estos gobiernos autoritarios para que no sigan adelante con la represión.

*Profesor-investigador de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner