Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Mejora regulatoria en materia ambiental

| 30 agosto 2016 | Recursos Naturales | 54 vistas | comentarios
Be Sociable, Share!
Desarrollo urbano.

Área Natural Protegida colindante con un desarrollo urbano. Fotos: Semarnat.

César Chávez Nava*

La obtención de un permiso en materia ambiental sea éste federal, estatal o municipal, muchas de las veces es promovido más como un mal necesario para iniciar un negocio o una obra pública o privada, debido a los múltiples trámites que se deben seguir ante diversas instancias y no como un acto de convicción y corresponsabilidad por las personas físicas y morales que lo solicitan.

Regularmente los tiempos establecidos para dar respuesta a una solicitud, son rebasados, lo que orilla a muchos inversionistas, sin ser una justificación pero si entendible, a decir: “mejor pedir perdón que permiso”.

El plazo para dar respuesta no se cumple, entre otras, por las siguientes razones: insuficiencia de personal técnico, carencia de recursos económicos suficientes, los estudios ambientales se presentan con deficiencias o no son acompañados de permisos o licencias vinculantes con la obra o proyecto que se promueve y siendo autocríticos, por una mala orientación y preparación del prestador de servicios técnicos ambientales.

El tema ambiental es tan complejo que requiere el conocimiento de varias disciplinas, por ejemplo, en materia forestal y ambiental, específicamente en cambio de uso de suelo sea forestal o no, considero que es necesario tener nociones básicas de hidrología superficial y subterránea, botánica, edafología, ecología, dendrometría, planimetría, fotointerpretación, manejo de sistemas de información geográfica, de cuencas, estadística, modelación, leyes concurrentes, etcétera.

¿Para qué? Para estar en condiciones de motivar y fundar debidamente una resolución, sea negativa o positiva, y no se judicialice la solicitud como ya ha sucedido en varios estados de la República Mexicana, incluyendo Querétaro.

La sobrerregulación es un factor de riesgo para que se tomen decisiones discrecionales o poco transparentes, por ello se deben generar mecanismos administrativos y legales que sean más efectivos y menos punitivos para hacer que las leyes ambientales se cumplan, es decir, una mejora regulatoria en materia ambiental.

Creo firmemente que el cumplimiento de las Leyes, Normas y Programas ambientales no debe medirse por el número de sanciones ni demandas impuestas, permisos negados, número de árboles plantados o recursos económicos invertidos, sino por el nivel y la calidad con que se cumplen las metas de los programas, las condicionantes asignadas en un permiso y los resultados que se tienen en el medio ambiente por éste cumplimiento.

Ejemplo, en el tema de reforestación, es importante saber cuántos árboles se plantaron, pero lo es más cuántos de estos sobrevivieron; es importante saber la cantidad de permisos de cambio de uso de suelo otorgados, pero también lo es conocer el impacto que tienen y tendrán estos en el sistema ambiental y en la calidad de vida.

Mejora Regulatoria Ambiental

Nadie duda que la rehabilitación de drenes o su construcción son importantes para reducir el riesgo de inundaciones, la pregunta es: ¿cómo se mide su impacto?, lo que no se puede medir, no se puede evaluar.

Negando las solicitudes e materia ambiental, ¿se protege el ambiente?

Si a una instancia privada o pública se le niega el permiso para una obra, ¿realmente no la hará en el futuro?

¿Al negarse un permiso de cambio de uso de suelo forestal significa que no se deforestará el día de mañana?

Si se autoriza un cambio de uso de suelo, ¿no se afectará un servicio ambiental?

Cuando se autoriza una obra en materia de impacto ambiental federal o estatal, ¿se mitigan realmente todos los impactos ambientales?

¿Cómo se cualifica el resultado de la aplicación de una medida de prevención y mitigación de impacto ambiental?

¿Qué es un daño severo al ambiente?

¿Cómo se determina la severidad?

¿Con qué bases técnicas y numéricas se demuestra?

Una zona sujeta a conservación ecológica, ¿garantiza su permanencia?

¿Qué es más importante, determinar el volumen de escurrimiento de un predio o conocer su impacto aguas abajo?

Y si el predio no aporta grandes volúmenes pero se ubica aguas abajo y recibirá los escurrimientos de aguas arriba, ¿será el mismo impacto y las mismas obras de prevención y mitigación de impacto ambiental que se necesitan en ambos terrenos?

Respuestas difíciles de contestar, en lo personal siempre he manifestado que estoy a favor de un aprovechamiento ordenado de los recursos naturales (claro, en lugares que la normatividad lo permite), ya que la autorización se puede condicionar al cumplimiento, no sólo de las medidas enunciadas en el estudio ambiental, sino también a las que la autoridad considere necesario incluir, en resumen, facilitar o ayudar al cumplimiento de la legislación ambiental y no provocar la omisión o la búsqueda de vacíos legales.

Una mejora regulatoria con la participación de los tres órdenes de gobierno de la entidad además del Poder Legislativo y la Comisión Estatal de Mejora Regulatoria, sumará a eficientar la gestión ambiental que va mucho más allá de negar u otorgar un permiso ambiental o plantar árboles.

*Correo electrónico: cesar.chavez66@gmail.com

Twitter: @sumandovocesqro

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner