Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Venta de Sexo –Recapitulando– / I

445 | 19 agosto 2016 | Expresiones | 173 vistas | comentarios
Prostitución Querétaro

Quienes ejercen la prostitución están expuestos a diversos riesgos y a sufrir violaciones de sus derechos humanos. Foto: Human Rights Watch.

Ivonne Olascoaga Correa*

Son varias las circunstancias que llevan al ejercicio del trabajo sexual, entendiendo por trabajo sexual aquella actividad elegida de manera voluntaria como forma de ganar dinero a cambio de un servicio. El hablar de trabajo sexual circunscribe no sólo a las mujeres, sino también a los hombres en sus diferentes variantes, es decir como travestis, como homosexuales o como transexuales y heterosexuales.

Mi intención es hablar sobre la necesidad (o no) de normar ésta actividad, pues al carecer de una normatividad o legislación, también son víctimas de la discriminación, cuando lo cierto es que, por elección propia ejercen el trabajo sexual, al mismo tiempo que se ven violados sus derechos humanos, acallándolas o quitando su voz en intervenciones políticas, sociales y legales. Anulando su derecho a la libre elección ocupacional así como a un trabajo digno y seguro, según afirma Mirtha Grande Muyon es su documento titulado “Trabajo sexual y derechos humanos”.

La Real Academia de la Lengua indica que “prostitución” es: “Actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero”. La prostitución abarca varios tipos de actividades jerarquizadas económica y socialmente, de ahí que los varones no sean estigmatizados socialmente por su actividad sexual, que tiene que ver con su posición como sujeto con libertad en el uso de su cuerpo. Cuando es sabido científicamente que el impulso sexual se da por igual en los seres humanos y es la sociedad quien “limita” el impulso sexual femenino.

Existe prostitución de manera clandestina y pública; que va desde las mujeres que se paran en la esquina de “cualquier calle”, las escorts y hasta “las de alto nivel”, como las actrices o cantantes que llevan el mote de “divas”, quienes tal vez no reciban dinero en efectivo, pero si en especie como dádivas u obsequios.

Mirtha Grande Muyon (quien posee estudios en Género y Salud Internacional, con experiencia de trabajo en Salud Sexual y Reproductiva, y quien integra la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe), dice en su ensayo “Trabajo sexual y derechos humanos”, que la sociedad estigmatiza la identidad de las personas por su actividad sexual: las mujeres han sido marcadas de una manera diferente en comparación con los hombres con quienes tienen relaciones sexuales. Las mujeres son deshonradas y se les llama putas como sinónimo de prostitutas, como un adjetivo calificativo denigratorio, mantengan o no relaciones sexuales comerciales o a cambio de dinero, pues también se le llama “puta” a la que se acuesta con muchos hombres, aunque no cobre.

Grande Muyon, afirma que una sociedad con doble moral no concibe las relaciones sexuales de las mujeres como una búsqueda de placer, a no ser que se legitime a través del amor o el matrimonio, aunque se trate de una relación cobijada por la infidelidad, etiquetando a la prostituta como aquella que busca dinero o placer, de tal manera que con una mentalidad de género, es la que medie la sexualidad de manera un tanto cuanto torcida, misma que determina si una mujer es “decente”, “puta” o como lo refieren los chicos en la actualidad “zorra”.

Por otra parte Roberta Tatafiore refiere (en “Le prostitute e le altre” Memoria, núm. 17, 1986.) que en el sistema cultural de género, aún se sigue valorando la castidad en las mujeres, mientras que por el otro lado se valoran las actividades sexuales de los hombres; sin caer en cuenta que para que se dé lo segundo tiene o tiende a desaparecer lo primero, a esto se le llama doble moral.

La antropóloga mexicana, Marta Lamas, afirma (en un ensayo sobre trabajadoras sexuales), que las trabajadoras sexuales son vulnerables y carecen de un poder organizacional por el estigma y rechazo social, así como por la discriminación lo cual transgrede sus derechos de trabajo en el marco de la defensa de sus derechos humanos, civiles y laborales. La marginación que es una forma de discriminación que genera sufrimiento y ésta a su vez es un tipo de violencia social.

*Ex candidata de Morena.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner