Banner Jurídico.
Banner Sorriso

Querétaro: Periodistas precarios atrapados entre el mercado y los gobiernos

448 | 6 septiembre 2016 | Querétaro | 273 vistas | comentarios
  • Investigador de la UAQ revela que el sueldo promedio de un periodista en Querétaro es de 6 mil 588 pesos mensuales, lo que lo obliga a buscar otros medios para sobrevivir, como el subsidio del Gobierno.
Periódicos Querétaro

En la celebración del Día de la Libertad de Expresión. Fotos: Poder Ejecutivo de Querétaro.

Iván Aldama Garnica

Querétaro, Qro.- En el estado de Querétaro los periodistas permanecen en una situación compleja: ejercen su labor en condiciones precarias y están sujetos a los intereses de los dueños de los medios de comunicación, de los políticos y gobernantes, sostiene el investigador Germán Espino Sánchez.

En este contexto, el periodista queretano –que en esencia debería cumplir una noble función en una sociedad democrática– queda a expensas de los acuerdos y negociaciones entre los empresarios del medio donde labora y los gobernantes, lo que deriva en que asuma la línea editorial de los Gobiernos en turno.

“… la mayoría de los medios y periodistas locales no suelen ser muy profesionales, no buscan comercializar sus páginas con las empresas privadas ni subsistir a partir de su circulación, sino que se conforman con vivir a expensas de la publicidad oficial”,

expone el investigador de la UAQ, Germán Espino Sánchez, en su artículo “Periodistas precarios en el interior de la república mexicana: atrapados entre las fuerzas del mercado y las presiones de los gobiernos estatales”.

“… el reportero se convierte en un títere de los intereses económicos del dueño del medio de comunicación”, afirma un periodista que participó con su testimonio en el estudio del también académico de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

“Con todo esto se muestra la grave precariedad –que no sólo es económica, sino también cultural y psicológica– del periodista del interior de la República. Un trabajador sometido a los intereses del mercado y de los políticos, pareciera que ya ni siquiera es dueño de su conciencia”, expone Sánchez en su artículo “Periodistas precarios en el interior de la república mexicana: atrapados entre las fuerzas del mercado y las presiones de los gobiernos estatales”, publicado en la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, que edita la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El académico de la UAQ –que para su estudio recopiló análisis de contenidos, encuestas, estudios de rating; y realizó entrevistas a funcionarios de gobierno y periodistas, y directores de medios– observa un patrón en las relaciones entre los medios y los gobiernos estatales, por un lado un gobernador con un deseo de controlar a los poderes estatales, el espacio público y por añadidura a los medios locales; y por el otro el empresario del medio de comunicación que usa los productos noticiosos para negociar un buen presupuesto de publicidad oficial y comercial.

Si bien, el autor identifica que las empresas periodísticas en los estados como Querétaro, “abrazan públicamente y asumen como una doctrina moral” un modelo de periodismo independiente y comprometido con la sociedad, en la práctica lo contradicen al subordinarse a la línea editorial que dicta el gobernador para obtener contratos de publicidad.

Inclusive, las ediciones locales de los medios nacionales en Querétaro no gozan de independencia, señala el académico, pues tienden también a subordinarse a la línea editorial del Gobierno en turno para cumplir el objetivo de ser “autofinanciables”.

Según los testimonios recogidos por el investigador, esto no sólo ocurre en el Gobierno Estatal, sino en todas las instituciones públicas, que tienen una oficina de Comunicación Social, donde son negociadas las coberturas.

Así, si el medio no logra un acuerdo, el reportero tiene la consigna de ser crítico; mientras que con los políticos, gobiernos o instituciones donde hay contrato, el periodista debe ser condescendiente.

El académico de la UAQ expone que si bien dentro de la relación Gobierno-medios hay jugosos contratos de publicidad o privilegios económicos y políticos, los reporteros suelen ser mal pagados, lo que les obliga a buscar un subsidio económico con políticos o con los gobiernos estatales.

“El Periodista 1 nos cuenta que en alguna ocasión se reunió con el director de noticias de un noticiario radiofónico: el director estaba estrenando un automóvil muy costoso y le comentó al Periodista 1 que fue un obsequio de los funcionarios del gobierno del estado de José Calzada”.

El estudio de caso de Espino Sánchez arrojó que el salario promedio de un reportero en Querétaro es de 6 mil 588 pesos al mes; que hay periodistas que trabajan para dos medios de manera simultánea e inclusive los que tienen autorización para hacer venta de publicidad, lo cual realizan con las fuentes que cubren, esto demuestra el bajo profesionalismo y la poca autonomía del reportero, señala el investigador.

Es aquí donde el autor sostiene que los gobernadores de los estados intervienen en la profesionalización de los periodistas, dada las condiciones precarias en las que ejercen su labor (bajos sueldos, nulas prestaciones sociales, sin servicio de transporte ni material de trabajo).

El término de profesionalización, según el artículo del académico de la UAQ, puede analizarse a partir de tres dimensiones: la autonomía, las normas profesionales y la orientación al servicio público, es decir, entre más profesional sea un periodista, podrá acercarse más a valores propios de un sistema democrático como la objetividad y la búsqueda de la verdad.

Sin embargo, en su estudio, el investigador Espino Sánchez detectó que la mayoría de los periodistas locales, incluidos los de Querétaro, son poco profesionales.

“… la mayoría de los medios y periodistas locales no suelen ser muy profesionales, no buscan comercializar sus páginas con las empresas privadas ni subsistir a partir de su circulación, sino que se conforman con vivir a expensas de la publicidad oficial”.

José Eduardo Calzada Rovirosa Querétaro

El exgobernador José Eduardo Calzada Rovirosa.

Si bien, en una sociedad que se precie de ser democrática debe existir un periodismo independiente y crítico de la clase política y de los poderes fácticos, en Querétaro ocurre lo contrario.

El autor identifica un grupo de estados, en el cual está Querétaro, en donde el gobernador ejerce un control casi absoluto sobre los medios locales: Coahuila, Nayarit, Estado de México, Hidalgo, Michoacán, Tamaulipas, y Veracruz, en algunas de estas entidades siempre ha gobernado un partido político.

A pesar de que en el estado de Querétaro han ocurrido tres alternancias en el Gobierno, lo que podría ser una característica de una sociedad democrática, prevalecen prácticas de Gobiernos autoritarios.

Algunos de los testimonios recopilados por el investigador dan cuenta de que en 1997 con el primer triunfo del PAN en el Gobierno Estatal de Querétaro terminaron prebendas y subsidios económicos a los periodistas, pero los dueños de los medios de comunicación renegociaron sus acuerdos con los gobernantes electos.

“Los Gobiernos del PAN ya no solían dar recompensas económicas a los periodistas (Político 1). Los gobernantes panistas optaron por negociar paquetes publicitarios con los dueños de los medios y lograr una cobertura favorable a cambio (Político 1, Periodista 1)”.

Para el 2009, en la segunda alternancia en el Gobierno Estatal del PAN al PRI, el investigador encontró que fue establecida una relación paternal con los reporteros, lo cual implicó la creación de un sistema de estímulos económicos, además de otras prerrogativas como las filtraciones de información.

“El Periodista 1 nos cuenta que en alguna ocasión se reunió con el director de noticias de un noticiario radiofónico: el director estaba estrenando un automóvil muy costoso y le comentó al Periodista 1 que fue un obsequio de los funcionarios del gobierno del estado de José Calzada”.

“Los Gobiernos del PAN ya no solían dar recompensas económicas a los periodistas (Político 1). Los gobernantes panistas optaron por negociar paquetes publicitarios con los dueños de los medios y lograr una cobertura favorable a cambio (Político 1, Periodista 1)”.

De manera adicional, en el sexenio de José Eduardo Calzada Rovirosa fue promovida la destitución y/o remoción de comunicadores o directores de medios afines al Gobierno que le precedió por otros comprometidos con el priista durante su campaña política, mientras que a los periodistas críticos los cambiaron de fuente o los despidieron.

En el artículo recuerdan los casos de Joaquín San Román, quien fue sustituido por Miguel Ángel Álvarez Vargas en la titularidad del espacio radiofónico denominado “Para Continuar” de la empresa Multimundo Radio; Edgar Pliego fue relevado del espacio Noticentro por Luis Gabriel Osejo Domínguez; y también Sergio Arturo Venegas Alarcón dejó la Dirección del Diario de Querétaro, medio que apoyó al candidato del PAN, Manuel González Valle.

Tras la tercera alternancia, con el triunfo del panista Francisco Domínguez Servién, sucedieron otros cambios en medios de comunicación.

El investigador refiere que incluso hay ruedas de prensa donde ofrecen desayunos a los periodistas y también son organizadas comidas institucionalizadas, fiestas y rifas para el gremio (ver fotografía).

Por ejemplo, destaca que en la comida de Navidad del 2011, siendo presidente municipal, Francisco Domínguez Servién rifó una casa; y 4 años después, ya como gobernador, en la Comida de Fin de Año para los reporteros de los Medios de Comunicación rifó otras dos viviendas.

En la elección a gobernador de 2009, Espino Sánchez distingue que la mayoría de los medios apoyaron al candidato oficial del PAN, Manuel González Valle, y fueron medios pequeños e incluso alternativos quienes apoyaron o dieron espacio al candidato del PRI, José Eduardo Calzada Rovirosa, lo que, una vez ocurrido el triunfo del priista, significó una nueva era para estos.

Inclusive en Internet proliferaron diversas páginas de noticias, aunque, a decir de uno de los entrevistados, justamente en Internet es más difícil comprobar el gasto de publicidad oficial, lo que da pie a contratos irregulares y sospechas de que se paga a los periodistas y no al medio.

Por otro lado, los medios pequeños y/o alternativos que mantuvieron su postura crítica, sobrellevaron una relación tensa con el Gobierno.

No obstante, el autor plantea que hay un cambio esperanzador, el surgimiento y consolidación de productos alternativos de periodismo independiente en Internet, principalmente y los internautas en redes sociales que critican los excesos de los Gobiernos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comentar

Agrega tu comentario debajo o deja un trackback desde tu sitio web.

 Suscríbete a los comentario para recibirlos en tu lector RSS.

Se pide que los comentarios se hagan con respeto, para evitar que sean editados.

* campos requeridos

Comentario

¿Quiéres recibir nuestras actualizaciones por e-mail?

Simplemente ingresa tu dirección de correo en la casilla siguiente, aparecerá una ventana confirmándote tu suscripción. A partir de ese momento recibirás un correo electrónico con las últimas noticias.

Ingresa tu e-mail:

Actualizaciones entregadas por FeedBurner